23 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

La azúcar de la naturaleza

Conoce la miel de agave

NADIA HEREDIA HERNÁNDEZ
Torreón, Coahuila, martes 25 de septiembre 2018, actualizada 12:46 pm

Enlace copiado

Mucho se ha hablado y escrito acerca de los beneficios de la miel del maguey, sobre todo de su consumo benéfico para los pacientes diabéticos, sin embargo, no es un producto milagro y a continuación hablaremos porqué.

Como muchos alimentos, posee nutrientes que son benéficos para el organismo si se consumen con moderación, sobre todo si hablamos de este tipo de producto, ya que se trata de un compuesto a base de carbohidrato simple (alto en fructuosa) y su consumo en exceso podría generar problemas en el control de la glucosa de pacientes diabéticos.

Los beneficios reales

La miel de maguey es un endulzante de origen 100 por ciento natural elaborado a base del aguamiel extraído del maguey. Tendríamos que tener la certeza de que su proceso de extracción fue natural y no procesado, ya que entonces se convierte en un sirope, el cual aumenta su contenido en fructuosa y en su índice glicémico.

El aguamiel de maguey tiene un alto contenido de fructooligosacáridos, componentes que facilitan el buen funcionamiento del sistema intestinal, así como del organismo en general, gracias a sus efectos directos sobre la producción de las bifidobacterias. Además inhiben el crecimiento de bacterias patógenas, como E. Coli, Listeria, Shigella y Salmonella.

Una propiedad muy interesante de la miel de maguey es que es tolerada por personas diabéticas y es ideal para los hipoglucémicos. Su índice glicémico es de 11, (el del azúcar refinado es de 60). Entendamos el índice glicémico como la propiedad de un carbohidrato de aumentar los niveles de glucosa en sangre en términos de rapidez. Entre más alto el índice, más rápida la absorción y más rápido el aumento de glucosa en sangre, lo que en pacientes diabéticos les genera un mayor descontrol en sus niveles de glucosa.

La miel de maguey contiene minerales, hierro, calcio, fósforo y magnesio y también un poco de fibra, que estimula la flora intestinal, por lo que también es recomendado para personas con estreñimiento, siendo este un alimento prebiótico (contiene elementos no digeribles pero que benefician la flora normal intestinal mejorando hábitos intestinales).

Los riesgos

Como se comentaba anteriormente, la mayoría de los productos que se ofertan comercialmente como miel de agave, sus azúcares (altos en fructuosa: del 70 al 97 por ciento) son procesados, y cuando se consume en exceso generan las mismas alteraciones en la insulina como lo hace el jarabe de maíz de alta fructuosa, altamente dañina.

Además la fructuosa se descompone en el hígado, lo que en exceso genera un aumento en los niveles de triglicéridos, grasa que en grandes cantidades genera problemas cardiovasculares.

Así que, aunque la fructuosa es el azúcar recomendada, y es el azúcar presente en las frutas, éstas tienen gran cantidad de fibra que favorece que la digestión y absorción sea lenta y no genere un pico alto de glucosa en sangre. Hay que tener cuidado con el consumo de la miel de agave, que aunque tiene un alto contenido en fructuosa, consumirla en exceso también genera problemas.

En balance

Si se toma la decisión de usar miel de agave, la primera recomendación es verificar que se trate de un producto orgánico cuyo proceso de extracción es natural y no procesado. Aún así, su uso debe de ser moderado, sobre todo en pacientes diabéticos que necesitan tener un control sobre sus niveles de glucosa en sangre.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...