22 de mayo de 2019 notifications
menu
Doctor en Casa

¿A qué eres intolerante?

Las diferencias entre los lácteos y la lactosa

SALMA MARTÍNEZ
Torreón, Coahuila, viernes 21 de septiembre 2018, actualizada 11:34 am

Después del periodo natural de lactancia materna, el hombre incorpora progresivamente variedad de alimentos con los que conforma una alimentación completa en nutrientes, que sufre pocos cambios a lo largo de toda la vida. En el plan alimentario, la leche de vaca y sus derivados ocupan un lugar muy importante; representan a uno de los grupos de alimentos protectores, porque aportan proteínas de excelente calidad y son la fuente más importante de calcio.

La lactosa no es dañina, es solo un tipo de azúcar que contiene la leche y funge como fuente de energía para el organismo.

Sus nutrientes

• Proteínas: La leche en su mayoría aporta un 80 por ciento de caseína, mientras que el resto se da mediante el suero de la leche y este aporta lactoalbúminas y lactoglobulinas.

• Grasas: Son las responsables de la mitad del valor calótico de la leche, así como lo son las características físicas y nutritivas porque contienen vitaminas liposolubles (A, D y E).

• Hidratos de carbono: Brinda, principalmente, la lactosa; una fuente de energía que facilita la absorción del calcio.

• Vitaminas y minerales: Aporta vitaminas hidrosolubles como B1, B2, niacina y ácido fólico. Así como minerales como el fósforo, magnesio, potasio, zinc y en su mayoría calcio.

¿Intolerante a la lactosa?

Esto quiere decir que tu cuerpo tiene problemas para digerirla; se debe a la insuficiencia de una enzima que produce el intestino llamada lactasa.

La intensidad y frecuencia de los síntomas de ser intolerante a la lactosa dependen de la cantidad y el tipo de lácteo que consumas, muchas de las veces puede depender de alguna enfermedad digestiva que padezcas.

Las personas que sufren intolerancia a la lactosa se privan de consumir productos lácteos por miedo a padecer consecuencias, sus principales señales son: gases, inflamación, nauseas y diarrea. Quizá no sea una condición peligrosa, pero sus síntomas suele ser muy molestos e incluso vergonzosos.

¡Resuelve tus dudas!

• ¿Tiene poca azúcar? La leche deslactosada no modifica los niveles de azúcar, solo reduce las molestias intestinales.

• ¿Tiene menos proteínas? Contiene la misma cantidad de proteínas que la leche normal.

• ¿Tiene poca grasa? El proceso de la leche deslactosada no le quita grasa, por ello quien padece intolerancia y quiere bajar de peso o tiene una enfermedad cardiovascular.

• ¿Es para alérgicos a la leche? Esta leche no altera el contenido de caseína, proteína de origen animal a la cual gran cantidad de personas sufren alergia, que se caracteriza por alteraciones intestinales, manchas o incluso provoca que se cierre la garganta.

• ¿Es mejor que las leches vegetales? Aún cuando esta leche contiene proteínas y minerales, hay otras leches de origen vegetal como de soya, avena, nueces y almendras, que también te proporcionan estos nutrientes.

• ¿Es solo para adultos? No, hay algunos niños e incluso bebes que padecen intolerancia a la lactosa desde que nacen, sin embargo en niños y bebes esta leche debe ser recomendada por su pediatra.

10 recomendaciones para intolerantes

1. No excluyas los lácteos de tu dieta. Personas con riesgos de osteoporosis pueden verse perjudicadas al excluir la lactosa de su plan alimenticio.

2. Si tu intolerancia es secundaria, debes excluir la lactosa y reintroducirla en pequeñas cantidades para que el organismo se vaya adaptando.

3. Realiza cambios en la dieta que afecten al vaciamiento gástrico.

4. Elige versiones sin lactosa.

5. Los productos fermentados son mejor.

6. Utiliza las galactosidesas. Lo puedes encontrar en forma de capsulas, gotas o tabletas que deberás consumir antes del alimento y se encargará de hidrolizar la lactosa por ti.

7. Revisa los medicamentos, muchos de ellos pueden contener lactosa como excipiente.

8. Presta atención a las etiquetas. Los alérgenos presentes en el producto final deben aparecer de forma destacada en el etiquetado.

9. Refuerza el contenido de calcio en tu dieta con otros alimentos.

10. Cuidado con alimentos que contienen lactosa (leches y sus derivados, galletas, pan, chocolates, dulces y embutidos).

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...