Finanzas
AGENCIAS Miércoles 12 de sep 2018, actualizada 10:15am ... Anterior El Siglo 13 de 20 Siguiente ... El Siglo

A 10 años de la crisis 'subprime'

El Siglo
Efecto subprime. A diez años de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, hoy el mercado muestra debilidad. (ARCHIVO)

NUEVA YORK, EU
El tsunami financiero generado en EU frenó la economía dos por ciento

Este 15 de septiembre se cumplirán 10 años de la caída de Lehman Brothers, el que fuese cuarto banco de inversiones de EEUU y símbolo del inicio de la mayor crisis desde 1929, un tsunami que los economistas esperan que no se reproduzca pese a temer al bajo control de los fondos y al alto endeudamiento.

La caída de Lehman Brothers fue la gota que colmó el vaso en una práctica que asumieron determinadas entidades financieras con las "subprimes" o créditos hipotecarios de alto riesgo, en un sistema financiero poco transparente que demostró la necesidad de una mayor regulación y controles.

Estados Unidos aprobó un rescate de los activos tóxicos de su banca por 700.000 millones de dólares y posteriormente activó un plan de estímulo por 790.000 millones.

En 2009, el G20 acordó impulsar la regulación del sistema financiero internacional, y es que había que mejorar los estándares de calidad. El tsunami había llegado y la economía mundial se contrajo un 2.1 por ciento por primera vez desde la segunda guerra mundial, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y es que tras el colapso registrado en el número 725 de la Séptima Avenida de Nueva York, cayó el 20 por ciento del comercio mundial, un 80 por ciento de los países entró en recesión -las economías emergentes aguantaron- y se puso en cuestión la zona euro, con países con graves dificultades, como Grecia, Portugal o España, lo que llevó al Banco Central Europeo (BCE) a un plan de recompra de deuda pública y a ajustes presupuestarios que afectaron los servicios públicos.

"Lehman Brothers es un símbolo, porque todo empezó mucho antes", apunta a Efe Nicolas Veron, experto en regulación financiera y profesor en el Peterson Institute for International Economics.

Para el autor de "La gran depresión. Crónicas del capitalismo financiero", antes del colapso de Lehmna Brothers hay que recordar, por ejemplo, el rescate en 2007 por parte de la Reserva Federal de Bears Stearns, que acabó engullido por JP Morgan tras su mala praxis con las hipotecas basura.

El mismo día en que quebró Lehman Brothers, Bank of America y Merrill Lynch se fusionaron y poco después Goldman Sachs y Morgan Stanley se convirtieron en un "holding".

Las firmas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac y la aseguradora AIG fueron rescatadas por el Estado y luego aún vendría otra megafusión entre los bancos Wells Fargo y Wachovia.

"Ya en aquel momento había una gran incertidumbre y no se sabía quién tenía realmente garantías de seguridad", apunta Veron, que recuerda que la crisis demostró "la falta de supervisión del sistema financiero en Estados Unidos" y la "debilidad bancaria en Europa".

Los economistas ven dos riesgos principales en el sector financiero, el poder de los fondos de inversión y el sobre-endeudamiento público y corporativo, mientras hay un tercero, la concentración bancaria, que relativizan diez años después.

Los analistas también están expectantes para ver hasta qué punto el presidente estadounidense, Donald Trump, tensionará la economía con su política comercial proteccionista y arancelaria, sobre todo con China.

Para Edmund Fitzerald, catedrático en Finanzas Internacionales de la Universidad de Oxford, la concentración bancaria derivada de la crisis debe compensarse con una mayor "segmentación" que sirva de "cortafuegos" y contemplar cada vez más la banca como un servicio público, con una "supervisión aún más activa".

Rianeri pide perdón

Hace cuatro décadas, Lewis Rianeri revolucionó el acceso de los hogares al financiamiento al desarrollar un mercado secundario para hipotecas. Pero el abuso y la especulación provocó un desastre. A diez años de la crisis todavía vive con la culpa.

Una nota del Diario Financiero señaló Lewis Ranieri es el padre de los bonos hipotecarios. Cuando desarrolló estos productos, hace cuatro décadas atrás, estaba a la cabeza de una verdadera revolución del financiamiento. Al crear un mercado secundario para los activos hipotecarios, mejoraba las posibilidades de cientos de miles de familias para acceder a mejores viviendas.

Sin embargo, todo resultó mal. El mercado se descontroló. Los instrumentos cayeron pronto en el centro de una ola especulativa. Las instituciones financieras descuidaron la tarea de verificar los antecedentes financieros de quienes pedían préstamos y las agencias calificadoras se relajaron en su obligación de certificar la calidad de los valores respaldados por las hipotecas.

Al final, una burbuja en el mercado de estos CDO (Obligaciones de Deuda Colateralizada) estalló, hundiendo los precios de las viviendas, y disparando las tasas de los créditos. Las familias no pudieron seguir pagando sus compromisos, y los bancos sucumbieron bajo el peso de su creciente cartera de préstamos incobrables. El mercado inmobiliario se derrumbó, arrastrando luego al resto de la economía.

Comenzaba así la denominada crisis subprime, que luego se extendería desde Estados Unidos al resto del mundo, y que provocaría la “Gran Recesión”, la mayor desde la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, a sus 71 años, el padre de los derivados hipotecarios, no cesa de lamentarse de las impensadas consecuencias que provocó su innovación.

A diez años de la caída de Lehman Brother, uno de los mayores hitos de la crisis, Ranieri reconoció en una entrevista con el Wall Street Journal que esta es una culpa que todavía lo atormenta.

“Yo soy el sujeto que jugó un papel central en este tema de los hogares y me arrepiento porque… se cometieron abusos más allá de lo que cualquiera podría haber imaginado”, se lamentó. ‘Nunca, nunca, nunca podré sanar la cicatriz que llevo por lo que ocurrió con algo que yo creé. Hizo tanto daño a tantas personas”, se lamentó.

Se anotan más de 100 puntos

El Dow Jones de Industriales se anotó ayer más de 100 puntos en una buena sesión en Wall Street, en la que los otros dos principales indicadores también acabaron en verde, gracias a una recuperación del sector tecnológico, que ha sufrido varias jornadas consecutivas de pérdidas.

El Dow inició la jornada en rojo, pero se vio impulsado por la buena marcha de compañías como Apple, que subió un 2,23 por ciento tras cuatro días de retrocesos con una evaluación positiva de las perspectivas de la empresa de la manzana, que mañana presentará nuevos productos.El S&P 500 y el Nasdaq también se apuntaron notables avances, gracias al empuje de Netflix o Amazon, que subieron más de un 2 por ciento, mientras que Twitter se apreció un 1,15 por ciento.

El sector tecnológico, sin embargo, aún registra pérdidas del 1,5 por ciento en lo que va de mes, afectado por la posibilidad de futuras regulaciones por parte del gobierno de Estados Unidos.

A 10 años de la crisis

Efecto subprime. A diez años de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, hoy el mercado muestra debilidad. (ARCHIVO)

A 10 años de la crisis

Lewis Rianeri. El creador de los bonos hipotecarios se arrepiente de lo que desarrolló. (ARCHIVO)


Etiquetas: LEHMAN BROTHERScrisis financiera 2008

Más de Finanzas

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT