Nosotros
El Siglo de Torreón Domingo 12 de ago 2018, actualizada 4:13am ... Anterior El Siglo 3 de 22 Siguiente ... El Siglo

Mujeres plenitud

El Siglo

LÁSER VAGINAL: ¿QUÉ DEBEMOS SABER?

La atrofia vaginal, también conocida como vaginitis atrófica, es el adelgazamiento, la sequedad y la inflamación de la pared vaginal, debido a la falta o disminución de los estrógenos circulantes. La atrofia vaginal a menudo se produce después de la menopausia, pero también puede ocurrir en la lactancia, el puerperio (postparto), o durante una disminución de la producción de estrógenos que se desarrolla en cualquier otro momento, y por múltiples causas, como la quimio y radioterapias oncológicas, trastornos inmunitarios y extirpación de los ovarios. Los síntomas más comunes a nivel vaginal, que nos advierten de su aparición, son: Sequedad, ardor, flujo blanco, prurito, sangrado leve después del coito y dolor durante las relaciones sexuales. Los síntomas del tracto urinario incluyen: Dolor al orinar, sangre en la orina, aumento de la frecuencia de la micción, incontinencia y aumento de la probabilidad y la aparición de infecciones.

Se estima que cerca de la mitad de las mujeres experimentan atrofia vaginal después de la menopausia, aunque rara vez buscan tratamiento. Muchas mujeres se avergüenzan de hablar con sus médicos por el tabú que todavía rodea el envejecimiento y la sexualidad.

La atrofia vaginal como vemos, es causada por el descenso en la producción de estrógenos. Con menos estrógenos, el tejido vaginal se adelgaza, se seca y pierde flexibilidad.

Existen ciertos factores que pueden contribuir a la atrofia vaginal, tales como:

• Fumar afecta la circulación sanguínea, provocando que la vagina y otros tejidos no puedan obtener suficiente oxígeno. Fumar también reduce el impacto en su cuerpo que produce naturalmente el estrógeno. Además, las mujeres que fuman suelen experimentar la menopausia temprana.

• Parto por cesárea. Las mujeres que nunca han tenido un parto vaginal tienen más probabilidades de desarrollar atrofia vaginal que las mujeres que han tenido partos vaginales.

• Falta de actividad sexual. La actividad sexual regular, con o sin una pareja, puede ayudarle a mantener un tejido vaginal saludable.

Y es bueno recalcar que la atrofia vaginal aumenta el riesgo de infecciones vaginales y problemas urinarios, porqué: 1) Infecciones vaginales. La atrofia vaginal produce cambios en el equilibrio de la acidez de la vagina, por lo que es más fácil para que la mujer contraiga infecciones vaginales (vaginitis); y 2) a nivel urinario, los cambios atróficos y cambios en el sistema urinario vaginal (atrofia urogenital), pueden estar asociados a problemas urinarios, como ser aumento de la frecuencia o urgencia, o ardor al orinar, y algunas mujeres experimentan más infecciones del tracto urinario o incontinencia.

Ahora bien, está demostrado, y de hecho avalado por múltiples Sociedades Internacionales de Ginecología y Obstetricia, que esta patología, devenida por el proceso natural del envejecimiento en la mayoría de los casos y por otro lado algunas cuestiones que mencionamos más arriba, pueden ser perfectamente manejables con el Tratamiento Vaginal con Láser y en caso de ser necesario, asociado a terapia hormonal de reemplazo.

LÁSER EN GINECOLOGÍA

Últimamente, se habla mucho de láser y cada vez más mujeres consultan sobre la eficacia de este tratamiento en ginecología, qué es y para qué se está utilizando el láser vaginal. La tecnología láser es conocida desde los años 60 en los que fue inventada después de que Einstein nos iluminara con su descubrimiento del MASER, pero el uso del láser como terapia para la patología genitourinaria de la mujer es menos conocida porque es un arma terapéutica relativamente nueva, aunque en Torreón la vengo utilizando hace más de 10 años.

Existen actualmente en el mercado dos tipos de láser que dependen de la sustancia activa de los mismos y son el Láser de CO2 y el Láser de Erbio. Ambos tipos ya han demostrado ser seguros y eficaces en la vía vaginal y la elección de uno u otro tipo dependen de la experiencia del médico que lo utiliza y de las preferencias.

¿Qué características tiene el láser vaginal? El tipo de láser que se utiliza por vía vaginal tiene una determinada longitud de onda que hace que sea imposible producir daños al tejido ni que sea capaz de cortar o realizar incisiones como el láser quirúrgico (este último más conocido).

La longitud de onda que utilizamos es la específica para producir en las capas profundas de la vagina una energía térmica (calor) suficiente como para que se bioestimule el tejido, mejore la vascularización local y se restablezca el colágeno dañado.

Este efecto térmico favorece por lo tanto también la neocolagenogénesis con lo que se consigue devolverle a la vagina el "esqueleto" de colágeno y reforzar de esta manera sus paredes.

¿Cuáles son las indicaciones del láser vaginal? Las indicaciones básicas del láser vaginal son la incontinencia de orina de esfuerzo (que se debe en muchas ocasiones a una falta de resistencia de la zona suburetral), la atrofia vulvovaginal (que se produce sobre todo durante el climaterio en el que los estrógenos caen drásticamente) y la hiperlaxitud vaginal postparto (sensación de escaso cierre vaginal tras el parto asociado o no a incontinencia de orina).

Hay otras indicaciones médicas en las que el láser es comprobadamente efectivo: la incontinencia de urgencia, el síndrome urgencia-frecuencia de la menopaúsica, el liquen escleroso e incluso el prolapso genital de bajo grado, pero, en lo que todos los expertos estamos de acuerdo, es que lo ideal sería utilizar el láser como tratamiento preventivo.

Las últimas investigaciones van a favor de que, ya que este efecto bioestimulante mejora la calidad celular vaginal con el aumento de glucógeno y la consiguiente producción de lactobacilos, se piensa que mejora por tanto la calidad de la microbiota y de la inmunidad local, con lo cual estaríamos al mismo tiempo en el camino de conseguir prevenir las infecciones vaginales y de orina de repetición tan molestas en algunas mujeres.

¿Es un método realmente seguro? El láser vaginal se utiliza actualmente como un método seguro y eficaz, que no precisa de preparación ni ingreso hospitalario ni anestesia y que por lo tanto es una solución rápida y eficaz para muchos problemas que afectan a la calidad de vida de las mujeres.

Nosotros contamos hoy en la Laguna con el Monalisa Touch, equipo de última generación, que es un equipo láser de CO2 fraccionado, considerado el Gold Standard de los equipos láser, que nos permite llevar a cabo estos tratamientos, en forma ambulatoria, sin dolor, sin anestesia, sin efectos secundarios y sin tiempo posterior de inactividad.

  Por: Dr. Raúl Domínguez González




Más de Nosotros

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT