Nosotros
El Siglo de Torreón Domingo 12 de ago 2018, actualizada 4:13am ... Anterior El Siglo 1 de 22 Siguiente ... El Siglo

NUESTRA SALUD MENTAL

El Siglo

ASOCIACIÓN DE PSIQUIATRÍA Y SALUD MENTAL DE LA LAGUNA, A. C. (PSILAC).

CAPÍTULO ESTATAL COAHUILA DE LA ASOCIACIÓN PSIQUIÁTRICA MEXICANA

ADOLESCENCIA SIGLO XXI CENTÉSIMA PARTE

Definitivamente, no ha sido fácil mantener el ritmo sobre esta serie de observaciones, reflexiones y comentarios que se podrían considerar como algunos aspectos de lo que respiran las nuevas generaciones de adolescentes de nuestro siglo XXI. Mis notas se han prolongado interminablemente más allá de un año en la siempre afable hospitalidad del área de Sociales de El Siglo de Torreón, y seguramente se podrían prolongar aún más. Y sin embargo, al igual que sucede con toda experiencia, ésta también debería alcanzar un final, de modo que llegar hasta el capítulo cien, me pareció el momento apropiado para finalizar. Podría servir además, como ese momento de cuestionarnos internamente cada uno de nosotros como adultos, qué aprendimos de nuestra propia adolescencia, cómo la podemos visualizar ahora a equis número de años de distancia, y qué influencia ha tenido en nuestro desarrollo y nuestra formación como adultos. Un experimento fascinante sin duda alguna, especialmente si podemos localizarla y explorarla siendo lo más honestos posible con nosotros mismos. Me parece que practicar tal ejercicio, nos haría más conscientes de nuestra identidad, de nuestras propias experiencias positivas o negativas, y posiblemente nos encontraríamos en una mejor posición para entablar un diálogo más abierto y honesto con nuestros adolescentes. Cómo padres, cómo adultos: ¿Qué les vamos a decir, cómo los vamos a guiar, a orientar y asesorar sobre el mundo en qué vivimos, pero especialmente sobre el país en el que hemos nacido, que es el que les estamos heredando? Los mexicanos sin lugar a dudas, podemos presumir que somos los privilegiados poseedores de un enorme territorio bendecido de norte a sur con vastas riquezas naturales, así como de innumerables riquezas culturales heredadas y conformadas a lo largo de nuestra geografía y de nuestra historia, producto a su vez de una variedad de recursos intelectuales y emocionales pertenecientes a las diversas generaciones de sus habitantes de todas las edades, géneros y niveles sociales. Y sin embargo, y por otra parte también, debemos aceptar desgraciadamente el desperdicio, el derroche y la indiferencia con las que utilizamos tales recursos tan valiosos. Debemos aceptar igualmente que conformamos una sociedad bastante primitiva todavía, caótica, dispersa y desorganizada, sin el orden o las disciplinas suficientes y necesarias para consolidar una estructura sólida. Somos una sociedad que para madurar ha padecido infinitas dificultades, zozobras y obstáculos, ya que fácilmente nos dejamos llevar por los instintos e impulsos básicos, al reaccionar visceralmente de inmediato, sin medir las consecuencias ni consultar o tomar en cuenta la razón, la lógica o la planeación. Un país en el que "el moche" representa la interacción popular a todos los niveles, convertida en el hábito, la frase y la acción cotidiana abiertamente o "bajo el agua" , ya que desde niños lo hemos aprendido en el hogar y las escuelas, donde las reglas, los límites y las leyes presentan una bonita y respetable fachada en el papel y en los infranqueables e interminables trámites burocráticos que la estimulan, pero que al fin y al cabo aprendemos que en el fondo estas normas pueden ser más o menos violables, según el dinero, los atractivos y las "palancas" que se tengan para negociar; una herencia respetable generada en el pasado, importada desde las entrañas de la corona española, más allá de la Conquista hace 500 años. ¿Cómo guiar a los adolescentes actuales en este país de contrastes tan desmesurados, en el que acabamos de gastar carretadas de dinero para levantar un espectáculo mundial, envidia de los grupos rockeros, construido con una serie de partidos políticos fantasmas patrocinados inútilmente como comparsas y adornos carísimos, o debates televisivos a todo pulmón con candidatos que fácilmente cambiaron sus planes y ponencias para solucionar los problemas nacionales por insultos y acusaciones de telenovela; un show electoral que se prolongó varios meses a un costo exorbitante que podría haberse utilizado más productivamente en escuelas o en hospitales tan carentes de todo, tan fatídicamente descuidadas todavía, ante presupuestos que desaparecen en los sólitos actos de prestidigitación de cada sexenio, sin llevar a cabo sus objetivos. Un verdadero show tecnológico que seguramente puede servir para sostener mundialmente esa imagen que demuestre a los europeos y a los norteamericanos que no somos esos bárbaros primitivos que nos seguimos asesinando los unos a los otros en guerras de cárteles, sino que ya nos hemos civilizado y hasta practicamos la democracia? ¿Qué les decimos entonces a nuestros adolescentes? ¿Cómo les orientamos a navegar en esta cultura tan bizarra y llena de contrastes, perdida en una doble moral entre pagana y religiosa, entre delincuente y formal, entre folclórica, cómica y terriblemente dramática, que a la larga nos produce tanta confusión e incertidumbre a todos, al grado que nosotros mismos como adultos no sepamos a ciencia cierta cómo hemos aprendido a caminar y a movernos en ese oleaje bipolar en el que tiende a moverse nuestra sociedad entera? No cabe duda entonces, que se trata de una tarea extraordinaria y titánica para nosotros los adultos, orientar y encaminar a los adolescentes del ahora, e igualmente para ellos, encontrar sus propios estilos y ritmos personales para moverse y navegar en estas aguas cenagosas que recibimos como herencia generacional y que ahora les estamos traspasando. ¿Cuál es entonces la mejor enseñanza, los mejores consejos y las guías más adecuadas para ser mexicano y vivir en este país en el Siglo XXI? Excelente pregunta… (final).

  Por: Dr. Víctor Albores García




Más de Nosotros

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT