18 de junio de 2019 notifications
menu
Finanzas

El automóvil que no pasa de moda

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 08 de agosto 2018, actualizada 12:56 pm

Enlace copiado

Para cada segmento del mercado de autos a nivel global existen referentes que sirven de comparación para el resto. La Ford Lobo para las pick-ups, la Chevrolet Suburban para las SUVs más grandes y de esta misma manera, el punto de comparación para todos los hatchbacks de volumen ha sido el Volkswagen Golf desde su nacimiento en 1974.

A medida que el mercado y la industria focaliza sus esfuerzos por encontrar en las SUVs y crossovers su mejor despliegue de tecnología y comodidad, el equipo responsable del desarrollo del Golf realiza, sin mucho alarde, una de las mejores opciones en cuanto a manejo, equipamiento y economía de combustible.

Por fuera, no llama la atención. Su geometría no ha cambiado considerablemente desde la presentación de la séptima generación en 2012 y para muchos, esto puede ser considerado como un error o desatino.

Sin embargo, la madurez en sus trazos lo han convertido en un modelo altamente identificable y con un aspecto que, a pesar de sus mínimas modificaciones a lo largo del tiempo, sigue luciendo fresco y atemporal.

Para bien o para mal, muchos modelos del Grupo Volkswagen (en toda su oferta multimarca) han homogeneizado la tecnología y mecanismo presente en sus ejemplares. En cierta medida, esto ha vuelto un poco predecible el comportamiento de sus unidades. El Golf no es la excepción a esta tendencia y como fuente de impulso utiliza el conocido motor de 1.4 litros turbo que es capaz de generar 150 caballos de fuerza. Como complemento al propulsor, la versión Highline (en la cual realizamos la prueba) integra una transmisión automática de doble embrague de siete velocidades.

Sin embargo, me atrevo a decir que este combo mecánico le va tan bien a pocos productos de la compañía como lo hace con el Golf.

Las verdaderas virtudes de este hatchback se encuentran en su configuración y su puesta a punto que le permiten tener un manejo altamente dinámico y ágil, gracias al chasis y su siempre precisa dirección.

Esta combinación hace posible sentir la seguridad de empujar el acelerador con plena confianza de que su comportamiento no nos hará un movimiento extraño en una curva, a pesar de ir a altas velocidades.

Sorprendentemente, el Golf es más cómodo que otros autos familiares y es notablemente más suave que otros modelos con un perfil que pareciera más dirigido a esta tarea. La suspensión es lo suficientemente flexible como para sacar lo mejor del auto cuando cae en baches.

¿Qué hay de nuevo, viejo? Los cambios del Golf son relativamente menores para la versión año/modelo 2018, pero se agradecen para volverlo más competitivo. En la versión tope de gama, la defensa ha sido ligeramente modificada y hay una nueva rejilla con borde cromado en la parte delantera.

En el interior, la pantalla de infoentretenimiento es más grande en toda la alineación, con una pantalla táctil de ocho pulgadas con la actualización más reciente del sistema de vinculación Apple CarPlay y Android Auto.

Otras ligeras transformaciones que suceden en el aspecto del Golf tienen lugar en la parte trasera, donde las calaveras han sido reestilizadas para tener dimensiones más grandes.

Asimismo, hay un nuevo difusor y las molduras cromadas que asemejan unas salidas de escape dobles nos hacen sentir más cerca al aspecto visual de la versión GTI. Algo que se agradece por el precio que tiene.

¿Por qué sigue siendo encantador? Aunque no es el modelo más barato que se puede encontrar en este segmento, el Golf es una excelente opción que ofrece todo lo que la mayoría de la gente necesita.

Además, es reconocido que es uno de los modelos con mejor valor de reventa en el mercado nacional y presume un motor que, a pesar de ser turboalimentado, es de los más eficientes en combustible. Tienen todos los elementos para ser considerado para tenerse mucho tiempo.

Cabe señalar que, por muy bueno que sea el más reciente Golf, no domina de manera tan amplia su clase como lo hicieron algunas versiones anteriores. Sin embargo, eso se debe a que la competencia mejora su juego y sus prestaciones en aras de hacer sombra a lo que este modelo representan como conjugación de motorización, equipamiento y seguridad.

El nuevo Volkswagen Golf tiene un precio de entrada de $364,900 pesos. Sin embargo, la versión Highline cuesta $424,900 pesos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...