Siglo Nuevo
REDACCIÓN S.N. Jueves 12 de jul 2018, actualizada 10:16am ... Anterior 1 de 2 Siguiente ...

Costos del diésel “limpio”

Automóviles Volkswagen son levantados dentro de una torre de distribución de la compañía en Wolfsburg, Alemania. Foto: AP/Michael Sohn

Dañan el ambiente y ensucian el prestigio

La triquiñuela puso en picota a los motores alemanes. Casi a la par de la más reciente multa contra VW, el gobierno de Angela Merkel ordenó a la automotriz Daimler, propietaria de Mercedes Benz, el retiro inmediato de 238 mil vehículos.

El costo del engaño aún no termina para la empresa que dio al mundo, y en particular a México, los “bochos”.

El pasado 13 de junio, la Fiscalía de Brunswick, Alemania, le impuso una multa de 1 mil millones de euros por la manipulación de las emisiones de gases en motores diésel; el grupo automovilístico la ha aceptado, ha asumido su responsabilidad; ha hecho lo que ha tenido que hacer desde que se descubrió el uso de un software malicioso en sus motores que hacía al vehículo más limpio, pero sólo en el laboratorio.

Tras sus investigaciones, la Fiscalía de Brunswick, encargada de las investigaciones por su cercanía con la localidad de Wolfsburgo, lugar donde la compañía tiene su sede central, determinó que se produjeron incumplimientos del deber de supervisión en la división de desarrollo de agregados relacionados con las pruebas de vehículos.

Estos fallos al debido proceso hicieron que desde mediados de 2007 y hasta 2015, 10.7 millones de vehículos con el motor diésel EA 288, de la tercera generación en Estados Unidos y Canadá, y con el motor EA 189, en otros países, estuvieran equipados con un programa informático ilegal y así fueran vendidos y entraran en circulación.

EN LA PREVIA

Un par de días antes de que se pronunciaran en Wolfsburgo se anunció que la investigación sobre la manipulación de pruebas anticontaminación en Volkswagen se había ampliado para abarcar al director general de la división Audi.

La averiguación redireccionó una de sus flechas hacia un ejecutivo, Rupert Stadler. La casa de Stadelr fue cateada. El domicilio de otro administrador de división, cuyo nombre no fue divulgado, también fue inspeccionada.

Stadler estaba siendo investigado por presunto fraude y participación indirecta en alteración de documentos. Con estos dos ejecutivos, el total de personas bajo investigación subió a 20.

La investigación se enfoca en autos vendidos en Europa que se cree fueron equipados con software que apagaba los controles de emisión al momento en que el vehículo salía a las calles. En la Unión Americana, Volkswagen se declaró culpable de cargos criminales.

Las autoridades también presentaron cargos contra el director general Martin Winterkorn y otros ocho administradores; es poco probable que sean extraditados. En Audi manifestaron su postura a cooperar con las autoridades en la investigación.

OTROS AFECTADOS

La triquiñuela puso en picota a los motores alemanes. Casi a la par de la más reciente multa contra VW, el gobierno de Angela Merkel ordenó a la automotriz Daimler, propietaria de Mercedes Benz, el retiro inmediato de 238 mil vehículos equipados con un software para desactivar los controles de emisiones bajo ciertas condiciones.

La información se difundió luego de una reunión entre el ministro de Transporte, Andreas Scheuer, y el director general de la automotriz, Dieter Zetsche. El funcionario dijo que Daimler se había mostrado dispuesto a trabajar “y cooperar con transparencia” y “a máxima velocidad”.

/media/top5/Diesel03.jpg

La ministra de Medioambiente, Barbara Hendricks, y la canciller alemana, Angela Merkel, en rueda de prensa por las comunidades afectadas por las emisiones de los vehículos diésel. Foto: EFE/Daniel Kopatsch

Los vehículos afectados incluyen la van comercial Mercedes-Benz Vito y los Mercedes GLC 220d y C220d.

En toda Europa, según el ministerio, hay unos 774 mil vehículos afectados. No se dijo cuántas de esas unidades serían retiradas fuera de Alemania.

Los vehículos diésel pues, están bajo enorme escrutinio.

Investigaciones posteriores al descubrimiento de que VW hacía trampa mostraron que otros fabricantes de automóviles explotaron lagunas normativas europeas para poder relajar los controles de emisiones a ciertas temperaturas de manera que se eviten daños al motor.

Daimler confirmó la versión de Scheuer y agregó que "las cuestiones legales abiertas se aclararán en los procedimientos de apelación". Antes, la compañía había dicho que impugnaría el caso de los controles del modelo Vito.

La empresa con sede en Stuttgart también anunció el retiro voluntario casi 3 millones de vehículos diésel para instalar un software destinado a reducir las emisiones.

Sus problemas, sin embargo, no han desaparecido. En Daimler han reconocido que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha preguntado sobre sus procesos de certificación de emisiones y que los fiscales en Stuttgart han investigado a empleados de la compañía por sospecha de fraude y publicidad ilegal. El grupo automotriz asegura que está cooperando con las averiguaciones.

ANTECEDENTES

En septiembre de 2015, autoridades ambientales de Estados Unidos acusaron a Volkswagen de haber instalado en sus vehículos de “diésel limpio” un programa informático diseñado para superar las pruebas de emisiones. El malicioso producto detectaba cuando el vehículo era sometido a los controles y se apagaba cuando los automotores ya circulaban con normalidad.

El programa se instaló en unidades que fueron vendidas entre 2008 y 2015: Jetta, Beetle, Audi A3 y Golf, además de los Passat. La compañía fue obligada a revisar 482 mil coches, toda vez que las mediciones fuera de laboratorio concluyeron que la carga contaminante de los autos truqueados era hasta 40 veces mayor a la tolerada por la normativa. La compañía alemana publicitaba sus productos de diésel limpio como eficientes y amables con la ecología.

/media/top5/Diesel02.jpg

Mecánico cargando una actualización de software de un Volkswagen con motor diesel, después del escándalo de las emisiones diesel en los fabricantes alemanes. Foto: EFE/Walter Bieri

El golpe económico para la empresa se estimó en un límite superior de 18 mil millones de dólares, resultado de una multa máxima de 37 mil 500 dólares por vehículo.

Sin embargo, las revelaciones se sucedieron con vértigo. La compañía admitió que el engaño era mayor: 11 millones de vehículos en todo el mundo. El motor señalado también se usaba en sus filiales, Audi, Skoda y Seat.

En un par de días de ese septiembre, la empresa perdió 25 mil millones de euros, un 35 por ciento de su cotización. La que es definida como la peor crisis en la historia reciente de la empresa no ha terminado. Además de Estados Unidos y Alemania, se iniciaron investigaciones contra el engaño ecológico de la armadora ecológica en Francia, Italia y Corea del Sur.

Hablar de armadoras viciadas en Alemania no es un mal menor, menos cuando uno de cada siete empleos en ese país está relacionado directa o indirectamente con el automóvil.

IMPUTADOS

El pasado 4 de mayo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer que deseaba procesar a Martin Winterkorn, presidente del Consejo de Administración de VW entre 2007 y 2015, por el fraude de las emisiones de sus coches diésel. La acusación señala que conspiró junto a otros ejecutivos del fabricante alemán para engañar a los reguladores medioambientales.

Los cargos se presentaron el pasado 14 de marzo ante un gran jurado en Detroit (Michigan), pero se desclasificaron hasta hace un par de semanas.

Dos antiguos directivos de la empresa, Oliver Schmidt y James Liang, fueron condenados en 2017 a prisión, siete años para el primero y 40 meses para el segundo, por participar en el desarrollo del programa informático.

En 2016, el grupo automotriz acordó adquirir o reparar casi medio millón de coches en la Unión Americana que fueron equipados con software ilegal para hacerlos parecer menos contaminantes. Más tarde llegó a un acuerdo similar con respecto a 80 mil coches de 3.0 litros.

En enero de 2017, VW fue sancionado con 4 mil 300 millones de dólares en los tribunales de la primera potencia mundial.

Ya para septiembre de 2017, las multas, los tribunales judiciales, las compras, las compensaciones y los embates de una y otra autoridad le habían significado a la fábrica alemana una factura total por 25 mil 100 millones de euros.

Costos del diésel “limpio”

Automóviles Volkswagen son levantados dentro de una torre de distribución de la compañía en Wolfsburg, Alemania. Foto: AP/Michael Sohn


Más de Siglo Nuevo

... Anterior Siguiente ...


- MD
0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT