Columnas la Laguna
MARÍA DE LOS ÁNGELES ORDÓÑEZ Viernes 13 de abr 2018, actualizada 9:39am ... Anterior El Siglo 3 de 3 Siguiente ... El Siglo

PARTICIPACIÓN CIUDADANA 29

El Siglo
DE CARICATURA

Dicen los expertos que en México tenemos un gran contaminante, que requiere de toda la atención quiérase o no; es decir, que, aunque no tengamos interés por atender sus efectos, tenemos encargados de obligarnos a hacerlo; arrasa con todo, no es necesario que usemos tapabocas para soportarlo, siquiera tolerarlo, difícilmente nos podemos sustraer a su presencia, y para nuestra mala fortuna nos hemos acostumbrado a él. Sí, amable lector, ese contaminante se llama proceso electoral y quien nos obliga a atenderlo es el gobierno, en sus distintas formas y expresiones.

En PC 29 hemos sufrido este embate. Me explico: cuando por lo evidente del problema, como era el caso de la gran suciedad que estaba por dejar hecha la ciudad de Torreón el gobierno de Eduardo Olmos, el reclamo a esta ineficiencia no se podía hacer "porque la crítica y exigencia de atender el problema tiene tintes políticos"; cuando se reclamaba al Gobierno estatal sobre la descomunal deuda pública, el argumento era el mismo; si se planteaba alguna exigencia o se hacía alguna denuncia pública, igual, y tratándose de tiempos preelectorales, ya era imposible siquiera llamar la atención sobre los desaseos de la administración municipal o estatal.

Por esta razón, es necesario descontaminar el ambiente social al menos en relación a los asuntos trascendentales para nuestra comunidad, región y país, y empezar a construir las condiciones y las prácticas para que lo fundamental no sea sustituido por lo ocasional en términos de atención a los problemas que nos aquejan. Si bien es claro que no podremos sustraernos a estas inercias, con la llegada de los tiempos de las frases hechas, de las imágenes sonrientes, de los mítines a modo, de los "qué", de las promesas difíciles de cumplir, de las soluciones facilonas a problemas ancestrales, de las obviedades para resolverlos, del placer de gastarse el dinero que no es de ellos, de los mismos nombres para distintos cargos, de la burla velada, de la simulación descarada, de la autocomplacencia, del cinismo del político y del que aspira a un nuevo cargo, de la carretada de dinero que nos cuesta mantener escenarios y vividores de la información -claro, todo apegado a derecho, de acuerdo a la ley, pues- tenemos una obligación fundamental: hacer valer el derecho que nos asiste ante quienes tienen roles de gobierno, de representación en órganos colegiados, porque a tanto que se ha estirado la liga, ya no aguanta un estirón más.

Y vaya que el empeño que está teniendo el gobierno por este estirón, ya raya en el despropósito, total lo que interesa es mantener beneficios y privilegios para los mismos y su parentela. Es un gran placer gastarse el dinero de los demás, decía una amiga que ocupaba un cargo importante en el gobierno; viajes, buenos hoteles, comida y bebida a llenar, total el que paga es otro. Detalles y asuntos menores, si así lo aprecia, amable lector, pero tratándose de rutinas y prácticas constantes, nos cuesta mucho dinero. Por ello es necesario descontaminar el ambiente y exigir al gobierno atienda de manera adecuada sus obligaciones, no debemos olvidar que quien hizo la regla, también ha hecho la trampa, y para ello, bastan algunos botones de la muestra.

En el escenario aparecen candidatos de bloques para competir por el cargo de presidente de este país, quienes en el mejor de los casos presentan buenas intenciones, y nos vienen diciendo lo que sus asesores aconsejan nos digan y suponen que queremos oír. El proyecto sobre el futuro de los mexicanos poco importa; el ataque por encima de la propuesta seria, que venga acompañada de lo que se propone hacer para resolver los problemas urgentes y fundamentales, que son muchos, cuándo, cómo y con qué recursos, poco importa, el asunto es la imagen y la frase adecuada.

¿Por qué se desarrolla así este proceso?, porque así lo determinaron nuestros representantes. La precampaña fue una simulación y abuso, la intercampaña, una invención para justificar la anterior; al cuarto para las doce, la aceptación de candidatos independientes que sólo violaron poquito la ley para conseguir candidatura. Y así tenemos un Trife que parece atender los asuntos a gusto del cliente, o por instrucción del patrón, claro, apegado a la ley; que les es común a estos asuntos, que nos sale muy caro, porque todo se financia con nuestro dinero, transformado en impuestos. Y para colmo, quienes dicen representarnos, aprobaron el pasado martes 10 de abril una Ley que pretende establecer regulaciones al exorbitante y obsceno gasto que todo el gobierno hace en publicidad, y permite que el llamado "chayote" esté más vivo que nunca y que por la vía formal -contratos- o informal -por debajo de la mesa- fluya el dinero a los medios de información y así se pueda controlar el contenido noticioso o las editoriales que éstos generan todos los días.

Se preguntará, amable lector, ¿por qué comentar estos asuntos que parecen un variopinto? Porque no debemos permitir que la contaminación de tanta verborrea, lodo, insultos y ocurrencias, evite que prestemos atención a estos hechos. Total, qué más le da al gobierno sostener costosas estructuras burocráticas como las del poder judicial que a la hora de aplicar la ley es selectivo, de los partidos políticos que se convirtieron en negocios con efectos en todos los congresos locales y en los órganos donde tienen representación como el INE y sus pares locales. Decía Peter Eigen, fundador de Transparencia Internacional, que si queremos mejorarlo, debemos medirlo, y es el caso que es hora de medir los beneficios que deberíamos tener la sociedad toda, de este enorme gasto. Estimado lector, ¿te interesa conocer y actuar para aportar que se discutan éstos y otros asuntos que no guardan proporción sobre lo caro que nos cuesta y lo poco que nos benefician? En PC29 te orientamos y decimos cómo. Acércate, participa, defiende tus derechos y buen uso de tus impuestos. Dejemos de ser un país de caricatura; la cantidad de leyes sólo ha servido para mantener privilegios de unos cuantos.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna


Más de Columnas la Laguna

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo4
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT