Internacional
EFE Viernes 9 de feb 2018, actualizada 5:08pm ... Anterior El Siglo 14 de 18 Siguiente ... El Siglo

John Kelly pierde influencia en la Casa Blanca

El SigloKelly, un general que lleva poco más de seis meses como jefe de gabinete, se ha visto salpicado por la polémica que el miércoles provocó la renuncia de Rob Porter, el secretario de personal de la Casa Blanca, que fue acusado por sus dos exesposas de maltratarlas física y psicológicamente hace años. (AP)

WASHINGTON, EU.-

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, perdió esta semana parte de la impecable reputación que le hizo ascender a su cargo, debido a un escándalo que ha erosionado su relación con el personal del Ala Oeste y con el propio presidente estadounidense, Donald Trump.

Kelly, un general que lleva poco más de seis meses como jefe de gabinete, se ha visto salpicado por la polémica que el miércoles provocó la renuncia de Rob Porter, el secretario de personal de la Casa Blanca, que fue acusado por sus dos exesposas de maltratarlas física y psicológicamente hace años.

Lo que podría haber sido un incidente aislado se convirtió en un escándalo gracias, en buena parte, al apoyo incondicional que Kelly expresó públicamente a Porter cuando surgieron las acusaciones el martes, y a la revelación de que el jefe de gabinete estaba al tanto de las denuncias desde hacía meses y no hizo nada al respecto.

La atención mediática negativa hacia Kelly ha irritado a Trump, que ha contactado a varios amigos para pedirles su opinión sobre el desempeño del jefe de gabinete y consultarles acerca de un posible sustituto, el actual director de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, según el diario The New York Times.

Otros medios han citado más nombres que supuestamente ha considerado Trump, como los congresistas Kevin McCarthy y Mark Meadows; el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Gary Cohn; y el inversor Tom Barrack, quien no está interesado en el cargo, de acuerdo con la cadena ABC News.

Un portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, negó hoy rotundamente que Kelly le haya ofrecido a Trump la posibilidad de renunciar a su cargo, como habían asegurado las cadenas ABC y CNN.

Muchos dentro de la Casa Blanca ven improbable que la salida de Kelly sea inminente, pero el jefe de gabinete es consciente de su creciente fragilidad y hoy trató, sin demasiado éxito, de poner de su lado a sus subordinados.

En una reunión con el personal del Ala Oeste, Kelly les pidió que dijeran a otros funcionarios de la Casa Blanca que él tardó solo 40 minutos en tomar medidas contra Porter cuando se enteró de que las acusaciones en su contra eran "creíbles", y defendió que él no tolera la violencia doméstica.

Esas instrucciones incomodaron a algunos de sus subordinados, que consideraron que esa versión no se ajustaba a los hechos y filtraron lo que les había dicho Kelly al diario The Washington Post; una clara señal de la pérdida de credibilidad del jefe de gabinete entre sus empleados.

Al surgir las acusaciones contra Porter el martes, Kelly emitió un comunicado en el que defendía a su subordinado como "un hombre de verdadera integridad y honor", y en privado, según varios medios, urgió al secretario de personal a que no renunciara a su cargo.

El miércoles, los medios difundieron fotografías en las que la primera mujer de Porter, Colbie Holderness, aparece con un ojo morado supuestamente por un puñetazo que le dio su exmarido, y Kelly emitió una segunda reacción en la que se declaraba "impactado" por esas "nuevas acusaciones".

Pero los medios ya habían informado sobre la alianza de Kelly con Porter, sobre sus intentos para que no dimitiera y de que estaba al tanto de las acusaciones contra su subordinado desde otoño de 2017.

Además, horas antes de que surgiera la polémica sobre Porter, Kelly ya había atraído críticas de organizaciones latinas al sugerir que muchos jóvenes indocumentados que podrían haberse beneficiado del programa de alivio migratorio DACA, lanzado en 2012, no lo hicieron porque eran "demasiado vagos para levantar el culo".

Kelly, que hasta julio pasado era secretario de Seguridad Nacional, llegó a la Casa Blanca con la misión de imprimir disciplina a un equipo marcado por el caos y las luchas de poder, y en octubre reconoció que ese trabajo era "el más difícil" que nunca ha hecho.

El consenso en Washington es que sí ha logrado contener parte de la agitación en el Ala Oeste, pero también ha generado controversias que han erosionado su relación con el presidente, como cuando en enero afirmó que Trump no estaba "completamente informado" al hacer algunas promesas de campaña en 2016, como la del muro.

"Tengo a otro loco aquí que se cree que dirige las cosas", dijo Trump en una llamada con un amigo después de ese incidente, según la revista Vanity Fair.

John Kelly pierde influencia en la Casa Blanca

Kelly, un general que lleva poco más de seis meses como jefe de gabinete, se ha visto salpicado por la polémica que el miércoles provocó la renuncia de Rob Porter, el secretario de personal de la Casa Blanca, que fue acusado por sus dos exesposas de maltratarlas física y psicológicamente hace años. (AP)


Etiquetas: John KellyDonald Trump

Más de Internacional

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT