Siglo Nuevo
REDACCIÓN S. N. Viernes 19 de ene 2018, 5:49pm ... Anterior 1 de 1 Siguiente ...

Memorias frescas del capital humano

La muy activa temporada de huracanes del 2017 en el Atlántico será recordada por el paso de huracanes de categoría 4. Foto: EFE/Stephen Lehmann/Guardia Costera EE.UU

Un balance de inseguridades, rezagos y mejoras

En términos generales, exponen Donna Barne y Tariq Khokhar, jefa de comunicación en línea y editor de datos globales del BM de forma respectiva, la economía mejoró, pero se registraron numerosos eventos y tendencias tan inquietantes como perturbadoras.

Los desastres naturales, el cambio climático y el rezago educativo fueron tres protagonistas del 2017. Son tanto dificultades presentes como obstáculos a corto, mediano y largo plazo.

La lista de los principales factores en el balance económico del año pasado, según un análisis del Banco Mundial, también incluye al capital humano, la biodiversidad y la juventud.

En términos generales, exponen Donna Barne y Tariq Khokhar, jefa de comunicación en línea y editor de datos globales del BM de forma respectiva, la economía mejoró, pero se registraron numerosos eventos y tendencias tan inquietantes como perturbadoras.

El recuento gráfico de la institución comienza con la mención de los desastres ocurridos en los pasados 12 meses cuyo efecto más destacado fue la destrucción de viviendas y medios de subsistencia en regiones como el Asia meridional o el Caribe.

Los huracanes rompieron marcas, hubo lluvias torrenciales causadas por monzones. La fuerza de la naturaleza se dejó sentir con la forma de inundaciones históricas que tocaron incluso a Estados Unidos.

Los pobres, se indica en el estudio, sufren sólo una fracción de las pérdidas económicas derivadas de estos fenómenos. Sin embargo, se recalca, deben soportar las peores consecuencias.

En cuanto a los desposeídos de todo el globo, en la institución aseguran que la pobreza extrema ha disminuido y celebran que la innovación y la tecnología están aumentando la calidad de vida, aunque también generan nuevos retos, por ejemplo, hoy día, el capital humano se ha posicionado como el principal factor que impulsa la riqueza.

Repartidos en 45 países, cerca de 83 millones de individuos quedaron inscritos en la categoría de necesitados de asistencia alimentaria de emergencia, representaron un 70 por ciento más en comparación con el dato de 2015.

A esa urgencia de comestibles contribuyeron conflictos en curso con la correspondiente situación de fragilidad de un gran número de afectados, con los desplazamientos a gran escala. Otros fenómenos a considerar son el cambio climático y la degradación de los recursos naturales. El resultado indeseado es que millones de bocas han visto incrementada su inseguridad alimentaria.

Las repercusiones de una mala nutrición son especialmente sensibles en la infancia, su efecto en el aprendizaje es severo toda vez que antes de los seis años de edad, el cerebro madura con mayor rapidez que en cualquier otra fase de la vida. El análisis también llama la atención a propósito de las consecuencias físicas, resalta el hecho de que millones de niños presentan retraso del crecimiento.

La deficiente alimentación, subrayan los analistas, puede acarrear un profundo y duradero impacto en la salud y la capacidad cognitiva de un menor, su influencia es tanta que llega a perjudicar sus ingresos durante la vida adulta.

AMBIENTE Y EDUCACIÓN

En el rubro ambiental, el documento del BM consigna que si bien hubo jefes de Estado y diversos líderes que reafirmaron su compromiso contra el calentamiento global, en 2017 se generaron cantidades históricas de emisiones a la atmósfera.

Las concentraciones de dióxido de carbono (gas de efecto invernadero), las cuales aumentaron un 60 por ciento entre 1990 y 2014 y se habían estabilizado los últimos tres años, empezaron a crecer de nueva cuenta y, por tanto, alcanzaron su más alto nivel.

En el apartado educativo se concluye que si bien la mayor parte de la humanidad ya se sumó a la era digital, los avances en la calidad del servicio en muchos países resulta insuficiente.

El carácter de la educación como una de las inversiones más importantes que una sociedad puede hacer, según el BM, no ha impedido lo que define como una “crisis del aprendizaje”.

En el estudio se destaca que cientos de millones de niños en todo el planeta crecen sin haber desarrollado las habilidades más básicas. En éste rezago están inmersos incluso los países ricos.

La reflexión institucional dicta que si en todas las naciones el aprendizaje fuera considerado una prioridad nacional, sería espectacular la mejora de los estándares educativos.

/media/top5/SNfinanzascostodesastrez.jpg

Foto: Agencia EL UNIVERSAL/MAVC

CAPITAL

Vinculada al panorama formativo en estos primeros años del siglo XXI se encuentra la importancia del capital humano, responsable, conforme a las estimaciones de la entidad internacional, de dos tercios de la riqueza mundial, entendida como la base de activos que permite a los países generar ingresos (PIB) y crecimiento.

La fórmula planteada por el BM es clara: invertir en las personas da paso a remuneraciones adecuadas y a un crecimiento económico más rápido. La experiencia, el nivel de competencia y el esfuerzo de una población, se expone, constituyen el activo más importante.

En los países con ingresos bajos, sólo el 41 por ciento de la riqueza se origina en el capital humano, es cuando las naciones crecen que éste adquiere una dimensión mayúscula.

Los cambios tecnológicos, sentencian en el Banco, hacen necesario que los países inviertan, con carácter de urgente, en sus poblaciones si esperan competir en la economía del futuro.

Los empleos del porvenir, se avizora, demandarán nuevas y más complejas habilidades. La conclusión elemental otorga el adjetivo de crucial a la tarea de invertir en los primeros años de vida de los recién llegados.

Esto se enlaza con un fuerte motivo de preocupación: el alto desempleo juvenil a nivel planetario. La mayoría de la población es gente joven, pero 6 de cada 10 individuos entre los 15 y los 24 años de edad están desempleados.

La importancia de dar empleos a los jóvenes no se queda sólo en el plano económico, sus resonancias se sienten en los rubros de inclusión política y social. La falta de empleo, además de afectar el crecimiento de un Estado, conduce al descontento y si esa inconformidad se acumula llegan los disturbios.

Y hablando de factores que no se deben menospreciar, los analistas llegan a una fuente de estabilidad subvalorada: el capital natural.

El BM consigna que al menos 1 mil millones de personas dependen de los bosques para su subsistencia, la explotación de dichas áreas naturales genera más de 600 mil millones de dólares al año.

En esa línea, la biodiversidad, con sus especies animales, vegetales y marinas, constituye el capital natural que permite el funcionamiento de los ecosistemas y, por tanto, el buen curso de las actividades productivas.

La amenaza actual radica en que la Tierra experimenta una “dramática pérdida de biodiversidad”, al grado de que hasta un cuarto de las especies de mamíferos están en peligro de extinción o ya han desaparecido.

SOCIEDAD

En cuanto a la organización de las sociedades, el Banco Mundial destaca que la mayoría de los países se rige por un gobierno democrático. El problema estriba en que “Si bien las elecciones se han convertido en el mecanismo más común para elegir autoridades por todo el mundo, se perciben cada vez más como una modalidad injusta”.

Un pilar de esa conclusión es que la participación de los votantes en los comicios ha disminuido desde la década de los cuarenta del siglo pasado. Otro soporte es que los partidos son la institución política que inspira un menor grado de confianza.

El balance también destaca factores positivos como una mejora en la regulación para el emprendimiento que ha llevado a acelerar los plazos para la apertura de una empresa hasta dejarlos, al cierre de 2017, en un promedio mundial de 20 días. La reducción es sustancia si se considera que hace 15 años, abrir las puertas de un negocio tomaba como mínimo 52 días.

Otro punto empapado de optimismo es el de la energía renovable. El BM destaca que el año pasado dejó la nueva de que hasta una quinta parte de la energía usada por la humanidad provino de generadores solares, eólicos, hidroeléctricos, geotérmicos y de biomasa.

Memorias frescas del capital humano

La muy activa temporada de huracanes del 2017 en el Atlántico será recordada por el paso de huracanes de categoría 4. Foto: EFE/Stephen Lehmann/Guardia Costera EE.UU

Memorias frescas del capital humano

Foto: Archivo Siglo Nuevo

Memorias frescas del capital humano

Foto: Notimex/José Francisco Zuñ iga


Más de Siglo Nuevo

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT