Nosotros
Ing. Alejandro Ahumada Domingo 7 de ene 2018, actualizada 8:30am ... Anterior El Siglo 7 de 13 Siguiente ... El Siglo

La Navidad y Año Nuevo más tristes que ha vivido Torreón (tercera parte)

El SigloFrancisco Villa, se desconoce fecha y lugar.

SIGLOS DE HISTORIA

Crónica de los hechos por un civil

La causa alegada por los villistas para perseguir con tanta furia y rabia a los chinos que entre paréntesis son los únicos buenos emigrantes que convienen en México, porque son los únicos que vienen a trabajar materialmente a nuestros campos y minas, los de cualquier otra nación vienen a explotar, a mandar y a esquilar el país. Es según dicen a que a un arroyo allá por Jiménez o Santa Rosalía, unos chinos envenenaron el agua del arroyo y que murieron allí muchos villistas y caballos. Los pobres chinos de aquí que ignoran esto que es "voz populichi" y en consecuencia mentira, no tuvieron temor de la llegada de Villa y no se escondieron ni se fueron y ahora la están pagando muy caro.

El Cónsul alemán, Don Otón Vigam ha hablado ya por estos desventurados chinos y también por los árabes no menos desamparados. Él es el único que ha podido lograr algo en este sentido, salvando a los árabes primero y úl­timamente a los chinos. Muchas otras personas han abogado también por ellos pero no les ha hecho caso Villa y hasta los ha amenazado con la pena de muerte si continúan hablándole de los chinos.

" Pa que mingro" dice Villa,"ya no mingro" (No me conviene engreírme en las ciudades, quiere decir) Dice también que mientras él está aquí, los carrancistas no vendrán a atacarlo, aunque están cerca, que ya los conoce muy bien, pero que tan luego como él se vaya, si vendrán muy furiosos.

Agrega también en pláticas, que no trae "intelectuales" porque no los necesita, que le sirven de estorbo como los cañones, ni le ayudan en nada, que a todo le dicen que tiene razón y todas sus ideas son buenas.

En las noches reina una inseguridad y una negrura que espanta, a pesar de que la luz eléctrica está mejor que nunca. Se ve muy negro el cielo y muy sola y espantada la ciudad. Lo de la luz se debe a que Villa ordenó que llevaran dos carros de carbón de piedra de la Metalúrgica a la Planta.

Han estado cobrando el agua en plata a todos los que no habían pagado el mes o meses atrasados. El agua (el servicio) está ahora y particularmen­te en el mero día del ataque, trabajando muy bien. Nadie ha padecido por falta de agua, Los empleados superiores de este servicio se escondieron a tiem­po, los anduvieron persiguiendo. Los empleados inferiores son los que han estado dando tan buen servicio, forzados con seguridad y por temor de que pe­rezca la ciudad de sed.

Martes 23 de Diciembre de 1916. - Sigue el saqueo y la salida de trenes y más trenes repletos de mercancías.

En la mañana, Villa en persona, va a la casa de la honorable familia Navarro, no encuentra a Doña Lucinda ni a las señoritas sino a la tía y a la las criadas. Les habla con palabras muy soeces que ofende a la señora y la hacen enrojecer de vergüenza y pena, usted me está insultando le dice la señora, "yo nunca he oído esas palabras ni ofensas me voy a quejar con el general villa de que usted ha venido a insultarme y a ultrajarme. No sabe Ud. con quién habla, le contesta Villa. «Soy Villa, tal por cual.... y co­mo no encontrara nada de lo que busca allí, se irrita y cintarea a las criadas por inquirir donde se encuentran la señora y Ester la hija mayor.

Ordena que se quede allí una guardia y saquean y destrozan muebles y sacan mucha alfalfa.

La tirria que Villa tiene con esta familia se debe según se dice, a que es hermana la Señora de Lázaro de la Garza, quien estafó a Villa unos $200,000.00 o más y que hizo muy buenos negocios cuando Villa entró aquí en Abril de 1912. Esto de Lázaro, por supuesto no está comprobado es una vulgaridad que como tal y por ser vulgaridad, es mentira y se le da mucho crédito. Y menos está comprobado que la familia Navarro tenga alguna culpa en esto. Dicen también que las señoritas son novias de algunos oficia­les carrancistas, lo que también es mentira, pero si fuera cierto, nada ten­dría de vituperable y están en su perfecto derecho para querer a quien ellas les plazca. La verdad es que Villa y la inmensa mayoría de nosotros los mexicanos, no tenemos la menor idea de lo que es "Libertad" y que Villa quiere vengar lo que se dice, con el honor de Ester y otras señoritas de la clase, que son el único orgullo sólido que tenemos. A mí me causa esto mucha indignación y vergüenza.

La familia Navarro y sobre todo la bella Señorita Ester, se han portado muy dignamente y con valor. Esta señorita se ha fajado una pistola y un puñal y quiere presentarse a Villa y dice que ella sabrá defender y salvar su honor si no hay hombres que la defiendan. Persiguen también a la señorita Burgos y a la Sra. esposa del Dr. Galindo sólo por ser hermana o pariente del Gobernador Espinosa Mireles y al mismo Dr. Galindo. Esta persecución es muy activa, se valen de los criados y visitan todas las casas de las amistades de esas familias, pero no encuentran nada, porqué están muy bien escondidas. Hemos propagado la noticia de que ya se fueron de la ciu­dad y que muchas lo hicieron desde mucho antes de la entrada de los villistas.

Bochorno causa relatar todo esto y más que todo confesar nuestra impotencia y la estupidez que hemos cometido en cruzarnos de brazos y dejar que gobierne el huarache del pelado.

Las clases media y alta de México está perdida. Consentir por la fuerza, es verdad en que se atente al honor de nuestras hermanas e hijas.

La conducta incalificable de Villa ha cundido como es natural, los subalternos y soldados con una desfachatez que pretende llevarse a las mejores señoritas,(a las peores que fueran) y querer que los quieran. Yo vi a una que llevaban en un coche cuatro pelados, iba llorando lastimosamente.

La joven hija del Ing. Zambrano estuvo a pique de que se la llevaran, pero el padre y el Sr. Tinoco pudieron esconderla y salvarla junto con la familia de este último. Que vergüenza! Que vergüenza!

En la tarde se presenta Villa en la terraza del Casino y pronuncia un disparatado discurso muy propio de la multitud y de las vulgaridades reinantes y que he tomado aparte.

No tuvo mayor eco el tal discurso, Villa aquí ha obtenido un gran triunfo de guerrillero, pero sufrió el golpe más fuerte como político si es que alguna vez por extremada benevolencia se le ha considerado como político.

Su nueva causa está perdida, irremisiblemente no hay persona medianamente buena, ni de las humildes pero sensatas, que lo siga con gusto, con fe y con esperanza de hacer algo noble y útil a la patria. El mismo se ha dado el golpe mortal con sus brutales actos del más grosero vandalismo. Todos sienten la desgracia y humillación a que hemos llegado nosotros los que vivi­mos y nacimos en un país tan rico, tan hospitalario, tan heroico.

Se ha observado que a las oficinas públicas como el correo, timbre, telégrafo no les han hecho nada, ni siquiera se han parado en ellas. Tampoco han perseguido ni preguntado por personajes de las recientes politi­querías ni han molestado a nadie por causa de sus opiniones, que nadie, por otra parte se atreve a exteriorizar. Muchas personas escondidas ya van per­diendo el miedo y ya se asoman y aun salen a la calle. Yo ando por todas partes, voy y vengo y nadie me dice nada. Los soldados no se fijan en nadie. Se dice que dos oficiales carrancistas que iban en un coche disfrazados los reconocieron, los aprendieron y los fusilaron en la estación.

Que un cargador tenía escondidos a muchos carrancistas, lo denunciaron los de su mismo pelo y lo mataron junto con los prisioneros. Esos cocheros se deshacen por servir, alegando que hacen la lucha por la vida, siempre están listos para llevar pronto y pasear a los soldados por todas partes indicándoles lo que buscan y muy contentos con tan preciosa carga, muchas veces lo hacen gratis, porque la tal carga no le paga con dinero sino con el honor de haber ocupado el coche.

En las calles he notado yo que se pasea mucha gente muy fea que jamás he visto, me figura que estamos en verano y que va a llover, se ven muchos animalejos, tarántulas y sabandijas que se preparan o no se qué.

En la noche queman de exprofeso los dos chaletes de enfrente a la Ala­meda donde estaban las imprentas de El Radical y oficinas y habitaciones de empleados. El espectáculo es imponente. Por orden de Villa van unos desalmados y riegan petróleo en pisos, paredes, muebles y prensas y les pren­den fuego. Se dice que van a quemar todas las Imprentas que hay en Torreón y que ya se dio orden de quemar el chalet de Lázaro de la Garza que hace mucho tiempo está incautado por los carrancistas.

Miércoles 27 de Diciembre de 1917. - Sigue el desorden y pánico. En la mañana queman las imprentas de El Águila, la de Herrera y la de Swain sólo se escapa la de Refugió Rodríguez y eso por ruegos de la Sra. Viuda, pero con la condición que le borre inmediatamente el nombre de imprenta porque los soldados tienen orden de no respetar ninguna. Sacan las prensas, cajas con tipos y toda clase de útiles de la imprenta, los amontonan en medio de la calle les vierten mucho petróleo y ... a quemar. Que hermoso espectáculo si lo viera Gutemberg.

Ya se consiguió que respetaran a los chinos, también las colonias se han visto muy apuradas para completar el préstamo. Los españoles consiguieron una rebaja a 40,000.00 y Villa los ha tratado en esta vez muy bien.

Los llamó hermanos y les contó que Carothers lo había estado engañando y metiendo cizaña contra ellos pero que ahora y en lo de adelante ya no los perjudicaría ni los perseguiría. El Cónsul de España se ha portado muy bien con suma corrección y actividad.

Cuentan que llegaron emisarios del Sur de Félix Díaz y quien sabe que otros grandes "héroes" que se ponen a las órdenes de Villa.

A Bernardini le devolvieron su coche de lujo y caballos que le habían quitado Villa mismo y que ya consideraba perdidos. De todas las haciendas de la comarca han levantado la mayor parte de las mulas. Margarito Salinas es el que anda recorriendo los ranchos, estuvo en Albia pero se portó muy bien.


Comentarios a: [email protected] Si tiene comentarios, escríbanos a: [email protected]

La Navidad y Año Nuevo más tristes que ha vivido Torreón (tercera parte)

Francisco Villa, se desconoce fecha y lugar.


Etiquetas: Siglos de Historia

Más de Nosotros

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT