Doctor en Casa
EDITH GONZÁLEZ Jueves 23 de nov 2017, 5:22pm ... Anterior 1 de 4 Siguiente ...

Come bien para oler bien


La relación entre tu alimentación y tu olor corporal

El olor tiene el poder de trasladar a las personas a través del tiempo para recordar anécdotas o alguna experiencia vivida. Puede provenir de flores, perfumes, aromatizantes, comidas, de un lugar o una ciudad.

De niña, conocía a algunos compañeros y compañeras de clase por su olor. Sin verlos, en algunos casos podía identificarlos. Nunca les dije nada porque no quería que me preguntaran si olían bien o mal, preferí seguir siendo su amiga.

El olor que despide el cuerpo depende de varios factores, entre ellos la alimentación, ingesta de medicamentos, cambios hormonales y la genética.

Mónica Falconer, nutrióloga de la Jurisdicción Sanitaria Número Seis y encargada del programa Mídete, Nútrete y Actívate, explica que lo que consumimos repercute en el olor del cuerpo y de la boca. Falconer dice que es en el proceso de la transpiración del cuerpo donde nace el olor. Las glándulas sudroríparas tienen la función de regular la temperatura del cuerpo. Al expulsar el líquido acuoso, es inodoro, sin embargo hay bacterias que cubren la piel y que descomponen el sudor, lo que ocasiona el olor.

Los pies, la ingle y las axilas, por la falta de ventilación es donde se puede concentrar un olor no tan agradable, aunque esto depende en gran parte de los factores ya mencionados.

Los alimentos asociados con el mal olor son: la yema de los huevos, ajo, cebolla, frijoles, espárrago, carne roja, mariscos, yogur, repollo, flor y especias como el comino.

Para los amantes del dulce, esta es una mala noticia, pues los alimentos con altos contenidos de azúcar, como los deliciosos pasteles y las golosinas al igual que los refrescaros, son causantes de mal olor debido a la acidez que le ocasionan al cuerpo.

La comida chatarra también influye en el mal olor debido a que es preparada con aceite hidrogenado y es relacionado con la mala digestión. Los lácteos al descomponerse producen sulfuro de hidrógeno, del cual se alimentan las bacterias causantes también de olores desagradables.

En lo que respecta a la carne, el mal olor es ocasionado por el lento proceso de descomposición, por lo que la nutrióloga no recomienda consumir en exceso carnes rojas.

En lo referente a la herencia, dice que hay un desorden genético denominado trimetilaminuria, también conocida como síndrome de olor a pescado o síndrome de mal olor. Esto obedece a que el organismo pierde la capacidad de degradar la trimetilamina que se acumula y se libera a través de la orina, el aliento y la transpiración.

Este proceso puede ser desencadenado por el consumo de huevo. Las leguminosas como frijoles al digerirse producen gas metano, hidrógeno y dióxido de carbono, es decir, causantes también de mal olor corporal.

El café y el alcohol tampoco entran en la recomendación de la nutrióloga.

Así como existe una larga lista de alimentos y bebidas que repercuten en el sudor, hay sustancias que ayudan a mejorarlo.

El agua, el zinc, los probióticos, la clorofila, el magnesio y hasta el ajo -si se consume a largo plazo-, ayudan a liberar toxinas y a una correcta digestión.

Vegetales como perejil y cilantro, alfalfa, espinacas, verduras de hojas verdes y té verde, contribuyen a desintoxicar al cuerpo, además de aportarle antioxidantes; son ricos en clorofila y en suma constituyen un remedio natural contra el olor desagradable.

El mal olor también se puede alojar en la boca. El mal aliento es conocido como halitosis y es desencadenado por la alimentación así como la incorrecta higiene bucal.

De acuerdo a un informe publicado por el Instituto del Aliento en el año 2010, alrededor del 60% de las causas que provocan halitosis tienen su origen en la boca. Las causas extraorales (relacionadas con el aparato respiratorio, el tubo digestivo o el origen sistémico) son responsables de aproximadamente otro 17% de los casos.

Sin embargo, son los especialistas quienes lo determinan. “Son factores desde sistémicos que puedan tener una condición médica y que se manifiestan en un mal sabor de boca, pero regularmente es por falta de higiene desencadenado, incluso por las caries, pues en una pequeña cavidad en la que se acumule alimento al paso de tiempo se descompone y eso origina un mal sabor de boca y mal olor”, explica Oscar Rodríguez Villarreal, director de la Facultad de Odontología de la UA de C.

Dice que el mal olor también es provocado por problemas estomacales, sin embargo es necesario que la persona que la padece acuda a revisión para identificar el origen y empezar a tratarlo.

Para prevenirlo, recomienda el lavado de los dientes tres veces al día y el uso del hilo dental también tres veces al día.

Si presenta este padecimiento recomienda acudir con el especialista, pues de tener dientes y encías sanas, la persona es canalizada con el gastroentorólogo quien revisará la parte estomacal.

En la Facultad de Odontología ofrecen servicios de Ortodoncia, endodoncia, odontología infantil y periodoncia.

“Son factores desde sistémicos que puedan tener una condición médica y que se manifiestan en un mal sabor de boca, pero regularmente es por falta de higiene desencadenado, incluso por las caries”.

Oscar Rodríguez Villarreal,

director de la Facultad de Odontología de la UA de C.




Más de Doctor en Casa

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT