Cultura Archivo
NOTIMEX Martes 14 de nov 2017, 11:09am ... Anterior 2 de 2 Siguiente ...

1927: Ve la primera luz Narciso Yepes, un genio de la guitarra con 10 cuerdas


CIUDAD DE MÉXICO.-
UN DÍA COMO HOY...

A 90 años del nacimiento del guitarrista español Narciso Yepes, ocurrido el 14 de noviembre de 1927, será proyectado el documental Narciso Yepes. Un corazón de diez cuerdas, en la Filmoteca Regional Francisco Rabal en Murcia, España, lugar en el que pasó sus mejores años.

Con el guión y dirección de Alejandro Rius Galindo, Narciso Yepes. Un corazón de diez cuerdas, que forma parte de la programación especial elaborada por la Consejería de Turismo, Cultura y Medio de la Región española, recorre lugares que marcaron la vida del artista y reúne testimonios de sus allegados.

Narciso Yepes nació el 14 de noviembre de 1927, en la ciudad de Marchena, en el municipio de Lorca, en Murcia, España, en el seno de una familia de labradores; su infancia transcurrió en una casa de campo, en la que aprendió a comunicarse con la naturaleza y a disfrutar todo lo que ésta le brindó.

De acuerdo con el portal electrónico de la región de Murcia, regmurcia.com, a pesar de crecer en un ambiente alejado de la música, su padre respetó la ilusión e inquietud que Yepes desarrolló por tocar la guitarra, por lo que le compró dicho instrumento, el cual le enseñó a afinar y, sin tardar, el recién aprendiz fue capaz de imitar todo tipo de melodías.

La intuición de su padre detectó que Narciso aprendía a leer música antes de leer palabras, que con seis años permitió que comenzará a recibir clases de solfeo y guitarra, a lo que se debieron sus primeros pasos reflejados en presentaciones en el Teatro Guerra de Lorca y en la radio local.

Cuentan que a los 13 años comenzó sus estudios en el Instituto de Enseñanzas Medias y en el Conservatorio Superior de Música de Valencia, bajo la dirección del pianista Vicente Asencio, maestro que lo motivó a experimentar diferentes técnicas de interpretación.

En dicho tiempo también conoció a otras personalidades de la música como al veterano Juan Lamonte de Grignón, creador de la Orquesta Sinfónica y de la Banda Municipal de Barcelona, que en sus últimos años dirigía la Sinfónica de Valencia.

A él debió su primer trabajo, pues con 15 años dio clases a alumnos mayores a él, mientras por la noche estudiaba a partir de libros prestados, lo cual le ayudó a adquirir un sello riguroso y creativo. Además de su participación en tertulias, al lado del catedrático Rafael Balaguer, el violinista Juan Alós o el astrónomo José Pigmalión.

De acuerdo con el portal electrónico biografíasyvidas, sus estudios culminaron en una técnica impecable y revolucionaria que lo hizo destacar, llamando la atención del director de orquesta Ataúfo Argenta, quien lo hizo debutar en un concierto dirigido por él en 1947.

En el sitio electrónico narcisoyepes.org, se detalla que Narciso fue valiente y humilde, sin imponer nada, estableció una evidente comunicación con los demás a través de su guitarra, lo cual lo centró en el camino de la sabiduría y el conocimiento.

Fue por lo anterior, que le pareció insuficiente el sonido de la guitarra de seis cuerdas y la dotó de más sonido, haciendo de su guitarra de 10 cuerdas un instrumento más expresivo y apropiado para tocar toda la música antigua sin necesidad de mutilarla con transcripciones, lo cual lo caracterizó desde 1965, cuando lo implementó en Berlín.

Pronto sobrepasó las fronteras de España y se ganó al mundo hasta recorrer los cinco continentes. Su fama iba en creciente por lo que año tras año volvía a los mismos lugares porque su público lo reclamaba.

Dio recitales y conciertos en las más famosas salas del mundo; tocó con las más prestigiosas orquestas, así como colaboró con los mejores directores. Siempre colocando su guitarra de 10 cuerdas en el más alto rango de la música clásica.

Su trabajo le valió altos honores, entre ellos, el Primer Doctor Honoris Causa de la Universidad de Murcia en Filosofía, el Premio Nacional de Música, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, otorgada por su Majestad el Rey D. Juan Carlos I, el primer año de su creación, y el nombramiento de Hermano Bienhechor de la Orden del Císter por el Abad General de la Orden cisterciense.

Muchos fueron sus éxitos, entre ellos la composición e interpretación de la banda sonora de la película Jeux interdits de René Clément, en 1952, la cual acabó de impulsar su carrera a nivel internacional.

Por otro lado, su versión del Concierto de Aranjuez fue un éxito y lo grabó por primera vez en 1954, dirigido por Ataulfo Argenta, convirtiéndose en el disco más vendido en Europa, América y Japón durante varios años.

En esa época se trasladó a París, donde recibió clases del maestro rumano George Enescu (profesor también del famoso violinista Yehudi Menuhin) y de la parisina Nadia Boulanger.

Acreedor de la frase “la música es parte de la vida y la vida es movimiento”, Narciso Yepes ofreció una media de aproximadamente 130 recitales al año. Fiel a su guitarra, hasta su último concierto, luchó siete años contra el cáncer, enfermedad que le costó la vida el 3 de mayo de 1997, en su natal Murcia.


Más de Cultura Archivo

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT