Finanzas
AGENCIAS Martes 24 de oct 2017, 11:20am ... Anterior 2 de 31 Siguiente ...

Máquinas casi humanas

Tendencia digital. Hoy por hoy las máquinas juegan un papel fundamental en la vida cotidiana. (EL UNIVERSAL)

CIUDAD DE MÉXICO
EL FUTURO LEJANO ESTÁ CADA DÍA MÁS CERCA EN NUESTRA VIDA COTIDIANA

Antagonismo del "hombre contra la máquina" ha sido una fuente de debate durante décadas. Las opiniones de los especialistas están divididas. Unos aseguran que son una amenaza para la humanidad. Los más optimistas señalan que eso es puramente ciencia ficción.

En la visión de IBM, "los sistemas cognoscitivos no son nuestros adversarios, ni lo serán. Tal discusión distrae a la gente de comprender el verdadero potencial de este tipo de herramientas. Ni la ciencia ni la economía apoyan tales temores. Más bien, los sistemas cognitivos son herramientas que profundizan la relación que más importa: la relación entre los seres humanos y el mundo, declaró David Ruiz, director de Watson, IBM México.

De esta manera se plantea que, lejos de ser una amenaza, estas nuevas tecnologías ayudarán a allanar el camino para lo que será la próxima generación de cognición humana, dado que los sistemas son inspirados por el cerebro humano, por lo que las nuevas máquinas, potenciarán la mente humana aumentando su capacidad de razonar y aprender.

Al respecto, una de las personalidades más reconocidas a nivel internacional en el área de neurociencia e inteligencia artificial, Demis Hassabis, declaró en julio pasado, "que solo podremos expandir los límites de las inteligencias artificiales mediante una mejor comprensión de la inteligencia humana", se reportó en el MIT Technology Review.

En una entrevista para el sitio especializado en tecnología The Verge, el propio Hassabis dijo: "El cerebro humano es la única prueba que tenemos de que el tipo de inteligencia general que estamos tratando de construir es posible, por lo que creemos que vale la pena poner el esfuerzo en tratar de entender cómo lograr estas capacidades. Entonces veremos si hay ideas que podemos transferir a machine learning y la inteligencia artificial".

De hecho, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, se dice entusiasmado con el tema. En una transmisión a través de esa red social, en julio pasado, mencionó: "soy una persona optimista en general. Creo que puedes construir cosas y el mundo mejorará con ellas. Pero especialmente con los sistemas de inteligencia artificial, soy muy optimista. Pienso que la gente que intenta plantear escenarios apocalípticos es muy negativa y de alguna manera creo que es bastante irresponsable".

En ese sentido, David Ruiz opinó que "lo que más se debería temer es 'el precio de no saber'. De no conocer las mejores maneras de tratar el cáncer. De no saber cómo prevenir las irregularidades en los mercados financieros antes de que ocurran. De no saber cómo evitar el cibercrimen. De no saber cómo llegar a reducir el impacto de la contaminación ambiental. La inteligencia artificial, denominada por IBM como informática cognitiva, nos proporciona un camino más viable y práctico para saber lo que necesitamos saber, a fin de mejorar la calidad de vida de todas las personas".

Buscan incluir a la ética. Con todo, los defensores de la inteligencia artificial coinciden en que todas las tecnologías transformadoras nuevas y emergentes requieren que la sociedad considere la parte ética en su desarrollo y la despliegue para entender y anticipar cómo y cuándo será aplicada, y actuar en consecuencia para asegurar que su uso se ajuste a las normas y valores sociales.

Los líderes de la industria tecnológica tienen la responsabilidad de asegurarse que los sistemas de inteligencia artificial se desarrollen de una manera correcta y sin consecuencias negativas. Para ello es necesario crear un marco ético que oriente tanto la manera en que se diseñan como la manera en que se utilizan las soluciones de IA, dando a las empresas, consumidores y sociedades la tranquilidad necesaria para confiar en estos sistemas y beneficiarse plenamente de sus capacidades.

"Estamos trabajando estrechamente con Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft, entre docenas de otras firmas, universidades líderes y grupos de interés diversos, para asegurar el desarrollo y la implementación ética de estas tecnologías", agregó Ruiz.

En ese sentido, añadió el especialista, "los sistemas de IA deben estar alineados con los valores de la sociedad. Aunque hay un importante trabajo en curso para definir la manera por la cual incorporar los valores en los sistemas de AI, IBM cree que un enfoque combinado es necesario: codificar algunos conjuntos básicos de valores (sociales, humanos y políticamente aceptados), al tiempo que les permitimos a las diferentes máquinas aprender evolutivamente el cómo refinar y adaptar estos valores a través de la observación y las pruebas situacionales".

El dilema de la Singularidad. La propuesta teórica denominada Singularidad consiste en un futuro hipotético en el que las máquinas se vuelven exponencialmente más inteligentes que los humanos. Aunque todavía ampliamente debatida por los investigadores de AI y los aficionados a la ciencia ficción por igual, IBM lo considera una teoría que ha sido basada en conclusiones infundadas.

"Como los creadores de la inteligencia artificial, los seres humanos tenemos control sobre sus capacidades. Determinamos su intención. Orientamos su toma de decisiones. Y seleccionamos los datos que utiliza como materia prima. Como tal, mantener el control sobre un sistema IA no es diferente a mantener el control sobre cualquier sistema de software. Limitamos y restringimos su comportamiento con salvaguardias específicas e inmutables. Es así que ningún sistema de Inteligencia Artificial va a ser verdaderamente autónomo, ni existe un verdadero valor comercial o científico en la creación de uno", aseguró David Ruiz.

Dijo que las preocupaciones éticas sobre la inteligencia artificial son similares a las preocupaciones que se han enfrentado al inicio de cualquier tecnología de transformación a lo largo de la historia, desde la imprenta hasta la propia Internet.

Con todo, en la vida diaria ya hay muchos ejemplos de inteligencias artificiales que las personas usan, incluso sin darse cuenta, algunas de ellas son:

Voces de escepticismo

⇒ Elon Musk, CEO de Tesla: "Hasta que la gente vea a los robots ir por la calle matando gente, no sabrán cómo reaccionar porque esto parece tan etéreo. La inteligencia artificial es un caso raro en el que necesitamos ser proactivos en la regulación en lugar de reactivos. Porque pienso que en el momento en que seamos reactivos en la regulación, será demasiado tarde... es el mayor riesgo que enfrentamos como civilización".

⇒ Stephen Hawking, astrofísico británico: "Los beneficios potenciales de crear inteligencia son enormes… Seguramente trataremos de erradicar definitivamente la enfermedad y la pobreza… En resumen, el éxito en la creación de la IA, podría ser el mayor evento en la historia de nuestra civilización… Pero también podría ser el último, a menos que aprendamos a evitar los riesgos".

⇒ Steve Wozniak, cofundador de Apple: "Si construimos estos dispositivos [con inteligencia artificial] para que se hagan cargo de todo por nosotros, de manera eventual pensarán más rápido que nosotros y se desharán de los lentos humanos".

⇒ Bill Gates, fundador de Microsoft: "Estoy preocupado por las súper inteligencias. Primero harán muchos trabajos por nosotros y no serán súper inteligentes. Sin embargo, unas décadas después... las inteligencias serán una preocupación".

Plataformas y servicios que usan inteligencia artificial

⇒ Comandos de voz de Apple, Amazon, Microsoft, Google, entre otros: Los sistemas inteligentes desarrollados por estas empresas hacen posible que, de manera natural, los usuarios puedan mantener una conversación fluida con ellos con la finalidad de ofrecer información útil para el usuario de un modo inmediato.

⇒ Coches semiautónomos: Estos vehículos se conectan a Internet en tiempo real para enviar y recibir información sobre el estado del tráfico, condiciones climáticas y situación en la que se encuentran las calles. Son capaces de aprender y marcar rutas optimizadas. En unos años, cuando sean totalmente autónomos, podrán analizar todas las variables y tomar la mejor decisión.

⇒ Google Maps:Su integración con Aprendizaje Automático da a los usuarios la posibilidad de navegar y explorar el mundo de manera sencilla. Al descargar la aplicación, el usuario aprueba el uso de la ubicación para determinar lugares como "Casa" o "Trabajo" y con esa información proporcionar datos del tráfico y la hora de llegada estimados.

⇒ Diagnóstico de enfermedades: Los sistemas de cómputo cognitivo ya son una eficiente fuente de diagnósticos. Con base en el análisis de datos históricos sobre ciertas enfermedades comparados con los síntomas de cada paciente, las inteligencias artificiales pueden sugerir posibles tratamientos que han demostrado un alto grado de efectividad.

⇒ Finanzas: Además de ser capaces de aprender los hábitos y patrones de uso de cada cliente, por ejemplo de un banco, para evitar fraudes y suplataciones de identidad, ahora, la AI es capaz de ofrecer consejos a los usuarios, como es el caso de Alexa, de Amazon, desarrollo que puede asesorar a las personas para salir de sus problemáticas económicas.



Máquinas casi humanas

Tendencia digital. Hoy por hoy las máquinas juegan un papel fundamental en la vida cotidiana. (EL UNIVERSAL)


Etiquetas: inteligencia artificial robots

Más de Finanzas

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT