lector opina
El Siglo de Torreón Miércoles 13 de sep 2017, 10:26pm ... Anterior 1 de 1 Siguiente ...

Foro del Lector


El Titiritero

De nueva cuenta, el titiritero hace de las suyas; abre el telón y nos muestra los hilos de cada una de sus marionetas, semejantes a como él fue un día, marioneta de alguien más arriba en la escala del poder; esta vez, mete a un personaje a escena, Jesús Flores Mier, un excolaborador de su hermano, Humberto, otro titiritero.

La obra se llama “El nuevo zar anticorrupción en Coahuila”, y la trama no es muy distinta a todas las obras que ha montado: una farsa, una tragicomedia, en la que ríen las marionetas, mientras levantan su dedo, cada vez que los hilos del poder lo jalan hacia arriba, mientras el público, ingenuo, candoroso, humilde y sencillo; pero también ignorante y obstinado llora y sigue terco no sólo a presenciar, sino a participar en una obra que anhela desde hace décadas, la obra llamada “democracia”.

Pobre pueblo coahuilense, está como otros tantos pueblos en los que el PRI es amo y señor de las voluntades; pueblo iluso al que hay que aplaudir su tenacidad y su esperanza inquebrantable; porque eso es lo único que le queda, la esperanza de que algún día cambie para bien el sistema de gobierno; y con éste, también el de justicia.

Por fortuna no todo el panorama es negro, pues no estamos como en Venezuela; pero no porque haya otros países peor que el nuestro vamos a hacer fiesta; pues podríamos estar mejor si la corrupción y la impunidad disminuyeran; ya que muchos de los males derivan de este fenómeno social que como virus ha contaminado al gobierno y a gran parte de la sociedad.

Declaró Peña Nieto en una conferencia (Sept. 2014) que “para combatir la corrupción se debe partir de reconocer que es un asunto de orden cultural”(…) “a partir del fortalecimiento de instituciones que permitan combatirla y definiendo políticas que inhiban eventuales prácticas de corrupción(…)el tema del combate a la corrupción está también en la nueva actitud y capacidad de los liderazgos, y en las instituciones del Estado mexicano”.

De estas ideas surge la Ley General del sistema Nacional Anticorrupción, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública; y otras más que, igual que la Carta Magna, brillan por sus bondades en el espíritu de su letra, pero que en la realidad los dueños de las ínsulas están manipulando la gestación para que nazcan con defectos; al menos en Coahuila, ya nació por cesárea el nuevo Fiscal Anticorrupción, una copia fiel de Virgilio Andrade ¿lo recuerda?. Sí, un fiscal especial que fue nombrado por el propio Presidente Peña Nieto para que investigara si había o no conflicto de interés en el caso de la mansión de siete millones a nombre de la primera dama de México, Angélica Rivera.

Digo, una cosa es lo que declara el presidente Peña, y otra lo que hace; y si el presiente pone el ejemplo, por qué no hacerlo nosotros dirían en su momento los gobernadores priistas.

No se puede chiflar y comer pinole, como no se puede, o mejor dicho, no se debe, predicar se actúe con ética mientras se hace lo contrario; por eso estamos como estamos; porque la mentira es moneda corriente que no se devalúa, y que en boca de candidatos y servidores públicos adquiere diferentes denominaciones según las circunstancias.

México, en este contexto, en el que la palabra se usa para adular, engañar, amedrentar y hasta para insultar; contexto en el que se aprueba un derroche multimillonario en la preparación de una monumental obra tragicómica que en esencia es una farsa y terminará por ser un drama para millones de familias mexicanas, es un pobre México. Empobrecido en su conciencia.

¿Qué podemos, qué debemos hacer como ciudadanos, para rescatar a México de la partidocracia? Ya lo dijo el presidente: Un cambio de actitud, y yo agregaría: coraje, dignidad, participación, valentía, ecuanimidad, prudencia, reconocernos como parte de la historia, esto es reconocer nuestra identidad, informarnos ampliamente de lo que está ocurriendo en materia política y analizar la información con un sentido crítico, compartirla convenientemente e involucrarnos en la toma de decisiones, tales como participar en organizaciones civiles, y actuar siempre con apego a nuestra ética personal y sistema de valores humanos, respetando la diversidad y los derechos de los otros. ¡Manifestemos nuestro descontento por darnos atole con el dedo, al imponernos de fiscal anticorrupción a un exempleado de Moreira!

Héctor García Pérez

Comarca Lagunera


Más de lector opina

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT