Doctor en Casa
DIANA GONZÁLEZ Domingo 27 de ago 2017, 3:33pm ... Anterior 1 de 1 Siguiente ...

Infecciones en el embarazo


Es común la secreción, pero no la infección

Algunas infecciones suelen presentarse durante el embarazo ya sea por falta de cuidados o por predisposición del organismo ante lo cual influyen las propias defensas del cuerpo ante agentes externos. Las futuras madres suelen preocuparse mucho por las consecuencias que ello traiga para el bebé que viene en camino. Algunas son más comunes que otras y no hay que automedicarse.

La ginecóloga Rosario González Villanueva adelanta que es necesario establecer antes que durante el embarazo el cuerpo de la mujer cambia y por ello se considera normal la presencia de una secreción vaginal blanquecina -con poco olor- parecido al que se presenta antes del periodo premenstrual y que esto se debe al aumento de hormonas placentarias.

Las cosas son distintas cuando la secreción vaginal es amarillenta, verdosa o muy espesa, suele tener mal olor o causa molestias como picazón, ardor o enrojecimiento en la zona de los genitales ya que entonces suele deberse a una infección vaginal que puede ser producida por hongos o por bacterias.

"Es indispensable que ante estos síntomas la mujer acuda a consultar al médico para que éste pueda realizar un diagnóstico correcto y atacar la infección con el tratamiento adecuado ya que no todos los productos que diariamente se anuncian en televisión y que son popularmente conocidos funcionan para todos los casos. Hay que saber la causa de la infección pues regularmente todas causan inflamación de la vagina o vaginitis como se conoce pero generalmente no tienen consecuencias para el bebé", dijo González.

La ginecócologa estableció que en los casos de infecciones por hongos como la cáandida albicans (candidiasis), es importante tratarlas antes del parto para evitar contagiar al bebé durante el nacimiento.

La candidiasis

Es una infección causada por una levadura y el organismo más común es la cándida albicans. Aunque este organismo vive comúnmente en la vagina no causa alteraciones regularmente porque su sistema inmune (las defensas del oranismo) mantienen que su crecimiento no se salga fuera de control. Cuando se multiplica demasiado aparece la infección.

Sin embargo, durante el embarazo, por el aumento de estrógeno, la vagina contiene una forma de glucosa (glicógeno) que alimenta a la cándida albicans y eso ocasiona que las mujeres embarazadas tengan un riesgo 10 veces mayor de padecer candidiasis.

En el embarazo las infecciones por cándida no representan un riesgo ni para la madre ni para el bebé, pero si no son tratadas, se le pueden transmitir a la boca del bebé, durante el parto, y producir lo que se llama “algodoncillo”, y si lo amamanta la cándida se pasará a la madre.

Para diagnosticar la candidiasis el médico realizará un examen pélvico, examinará la vagina y con un cotonete tomará una muestra del flujo que examinará al microscopio pudiendo enviar la muestra al laboratorio.

La candidiasis se puede tratar con un medicamento fungicida suave (anti hongos). Regularmente se trata con una crema o con supositorios.

Es necesario acudir al médico y no automedicarse porque "a veces las mujeres piensan que tienen candidiasis cuando en realidad tienen vaginosis bacteriana o tricomonas donde el tratamiento incluye otros medicamentos por lo que no le servirán los que son para la cándida", dice la ginecóloga.

Una embarazada no puede controlar los cambios hormonales pero puede tomar ciertas medidas, principalmente mantener el área genital seca y que circule aire en la zona.

Se debe usar ropa interior de algodón (pantaletas no tangas), consumir carbohidratos complejos y granos integrales en lugar de azúcares y harinas refinadas, consumir yogurt ya que ayuda a prevenir infecciones, evitar el uso de prendas ajustadas. En caso de usar traje de baño cambiarlo en cuanto salga del agua para evitar la humedad en la vagina pues cándida albicans se desarrolla en ambientes húmedos y tibios. No se deberá usar duchas vaginales, ni spray desodorante vaginal. Se puede usar jabón suave o de preferencia un shampoo vaginal con ácido láctico además de cuidar que cuando se acude al sanitario debe limpiar la zona de adelante hacia atrás.

Algunos síntomas de la Candidiasis son:

*Dolor y comezón en la vagina y el área se siente en carne viva.

*Enrojecimiento e inflamación de la vagina y labios.

*Flujo blanco-amarillento espeso, puede o no tener olor o puede oler como la levadura que se utiliza para el pan, a este flujo se le denomina Leucorrea.

*Dolor e incomodidad durante las relaciones sexuales.

*Sensación de ardor al orinar.

*Cuando se desprende el flujo de las paredes vaginales, aparecen pequeños puntos rojos y puede haber sangrado.

Vaginosis Bacteriana

Otra infección vaginal que puede darse en una mujer embarazada es la vaginosis bacteriana (VB), un desequilibrio de la flora bacteriana normal de la vagina.

Las complicaciones durante el embarazo a causa de esta enfermedad es el aumento del riesgo de un parto prematuro. También puede causar ruptura prematura de membranas, una infección uterina después del parto y un bebé con bajo peso al nacer. También hay estudios que relacionan esta infección con los abortos del segundo trimestre.

La VB aumenta la susceptibilidad de padecer infecciones de transmisión sexual (ITS) como la clamidia, la gonorrea, SIDA, herpes genital.

"Mas del 50% de las mujeres que padecen de VB, no muestran o no sienten ningún síntoma pero entre las que los presentan suele ser muy común que tengan un flujo con olor desagradable y la menstruación y las relaciones sexuales generalmente empeoran el olor porque la sangre y el semen reaccionan químicamente con la bacteria desprendiendo olores", dice la ginecóloga.

Algunos síntomas son:

*El flujo es generalmente liquido, obscuro o grisáceo y a veces con burbujas.

*Puede haber comezón y ardor en la vagina y genitales externos.

*Puede haber ardor al orinar.

*Después de tener relaciones sexuales algunas mujeres presentan un olor a pescado.

La vaginosis bacteriana puede ser causada por el uso de antibióticos, medicamentos vaginales, tratamiento hormonal, anticonceptivos, duchas vaginales, infecciones de transmisión sexual o relaciones sexuales.

Para diagnosticar esta enfermedad durante el examen pélvico el médico buscará evidencias examinando el flujo vaginal en el microscopio, verificará la acidez del flujo, detectará los olores químicos que desprenden las bacterias causantes de la VB, observará las características de las células. El estudio del Papanicolaou puede diagnosticar la VB y considerarse un diagnóstico preciso.

Si una mujer ha sido diagnosticada con VB le prescribirán antibióticos que se consideran seguros durante el embarazo. A diferencia de otras infecciones vaginales, no es necesario que su pareja reciba tratamiento.

"Es importante que siga el tratamiento aún si siente que hay una mejoría, si se suspende el tratamiento la infección puede regresar. Además alrededor del 30% de las mujeres vuelven a presentar síntomas en tres meses y esto ocurre porque los antibióticos acaban con las bacterias que causan la VB, pero las bacterias buenas no regresan inmediatamente para detener a las malas y hay que ir al médico e iniciar de nuevo tratamiento", dice la ginecóloga.

Para prevenirlase debe evitar tener múltiples parejas sexuales, tener una buena higiene, asear diariamente la zona genital, y después de orinar y defecar, limpiarse de adelante hacia atrás.

Usar ropa interior de algodón (pantaletas, no tangas) y evitar el consumo de tabaco. De igual manera evitar los productos para la higiene íntima femenina como: sprays, jabones perfumados y duchas vaginales. Estos productos pueden alterar el delicado balance de la flora normal de la vagina, lo que favorece las infecciones. Preferir shampos vaginales con ácido láctico ya que los lactobacilos reestablecen el equilibrio vaginal y aumentan las defensas.

"Las duchas vaginales en general no las recomiendo y durante el embarazo están prohibidas porque puede introducir aire en el saco amniótico e incluso poner en riesgo a la madre", dice González.

Tricomoniasis

Otra enfermedad menos común que las dos anteriores y que también puede presentarse durante el embarazo es la tricomoniasis, que es de transmisión sexual que puede afectar tanto a las mujeres como a los hombres. Es causada por una bacteria conocida con el nombre de Trichomonas Vaginalis, la cual infecta la vagina, el cuello uterino, y el pene.

Los síntomas son:

* Los síntomas de la tricomoniasis podrían hacer pensar a una mujer que está padeciendo una candidiasis

*Flujo o descarga vaginal de color verde-amarillenta en el caso de las mujeres

*Una fina y blancuzca descarga en el caso de los hombres.

Una mujer embarazada, en caso de sospechas, tiene que realizarse un análisis especial para poder detectar esta enfermedad.

Esta afección está relacionada con los partos prematutos así como también con el bajo peso al nacer en los bebés recién nacidos.

"Raras veces la tricomoniasis podría llegar a ser transferida a su bebé recién nacido durante el momento del parto. Si su bebé llegara a contraer tricomoniasis durante el momento del nacimiento, puede ser tratado con antibióticos", asegura González.

Para diagnosticarla se realizará un exámen físico en el área que rodea su vagina y el cuello de su útero. Luego de ello, se le realizará un hisopado vaginal, el cual será enviado al laboratorio para que sea debidamente analizado, a fin de evaluar la presencia de las bacterias que causan la tricomoniasis.

Si su análisis arrojara un resultado positivo, probablemente sólo sería tratada si sus síntomas fueran molestos y persistentes. La droga conocida como metronidazol es la más efectiva para curar la tricomoniasis aunque como tratamiento alternativo en varios casos podría darse el clotrimazol.

"Es indispensable que tanto la mujer como su pareja sean tratados y que durante ese tiempo no tengan relaciones sexuales, la forma mas segura de prevención es no tener varias parejas sexuales ya que esta es la causa común de la infección o el uso normal del condón", dijo la ginecóloga.

"Es indispensable que ante estos síntomas la mujer acuda a consultar al médico para que éste pueda realizar un diagnóstico correcto y atacar la infección con el tratamiento adecuado ya que no todos los productos que diariamente se anuncian en televisión y que son popularmente conocidos funcionan para todos los casos”.

Rosario González Villanueva

Ginecóloga




Más de Doctor en Casa

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT