Internacional
EFE Martes 20 de jun 2017, 7:12am ... Anterior 2 de 28 Siguiente ...

Intentan sofocar fuego que consumió el futuro

Desde el cielo. La baja visibilidad ha dificultado el trabajo de los medios aéreos, especialmente en las primeras horas del día, en una zona en la que las temperaturas rondan los 38 grados.

AVELAR, PORTUGAL.-
LOS BOMBEROS NO HAN PODIDO LLEGAR A MUCHOS LUGARES

Portugal sigue luchando contra las llamas de un incendio forestal, el de Pedrógão Grande, que ha acabado con la vida de al menos 64 personas, pero también con el futuro de numerosas aldeas de la zona de la Sierra de Lousã y el Valle del Zezere, en el centro del país.

Desde la sede del Comando de Operaciones, instalado a primera hora de hoy en el pueblo de Avelar, a 40 kilómetros de Pedrógão Grande -epicentro de la tragedia-, los mandos de los distintos operativos trabajan en dos direcciones.

Por un lado, sofocar cuanto antes un incendio forestal que no deja de avanzar y que, de momento, cuenta con al menos cinco focos activos que con el viento tiran con bastante intensidad.

Y por otro, dar cobijo y toda la ayuda necesaria a las personas de los diferentes pueblos que han perdido todo lo que tenían, incluido su hogar.

Por lo que respecta al primer objetivo, con la incorporación de una quincena de medios aéreos y más de un millar de bomberos en la zona de Pedrógão Grande, Protección Civil espera controlar el fuego en las próximas horas y devolver así la tranquilidad a las numerosas familias que viven desde el sábado mirando al cielo, empañado por las columnas de humo.

"El fuego nos sorprendió a todos y avanzó muy, muy rápido", explica Fernando Lopes, de Villas de Pedro, una aldea de sierra en la que viven 30 personas.

Una de sus vecinas, Cesaltina Antunes, huyó con su hijo Eduardo y la mujer de éste en dirección al siguiente pueblo más cercano. "Sin embargo, quedaron atrapados porque venía otro frente de fuego", lamenta Fernando Lopes, quien asegura que la pareja murió, mientras que la madre está hospitalizada a causa de las heridas.

Penela, Gois, Alveriazere o Cernache acogen los centros de Protección Civil ubicados en la zona afectada por el incendio y que en la tarde de ayer fueron visitados por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, para conocer de cerca cómo se están desarrollando las labores de extinción y de auxilio a las víctimas.

En ese ámbito, el del auxilio y acogida de los afectados, la Seguridad Social de Portugal ha movilizado a 34 técnicos para prestar ayuda, además de apoyo psicológico.

Las historias de supervivencia o de tragedia son muchas, como la de Marcos Santos, que se encuentra en la aldea de Ervideira regando el perímetro de una casa rural de sus padres que casi es devorada por las llamas.

"He perdido a seis amigos con los que estudié en el colegio", explicó Marcos Santos, que lamenta cómo sus amigos -todos de unos 40 años- huían del fuego en la localidad de Sarzedas de San Pedro y "fueron agarrados por las llamas".

Coches, tractores, todo tipo de maquinaria agrícola, furgonetas o camiones, todos totalmente calcinados, forman parte desde el sábado por la noche de un paisaje desolador, de muchos kilómetros, en los que sólo se ve naturaleza calcinada y rodeada por el humo.

Los vecinos y las autoridades que se han desplazado a la zona sospechan que el número de víctimas mortales podría aumentar cuando los medios terrestres consigan acceder a las numerosas alquerías repartidas por toda la zona de sierra de la comarca de Pedrógão Grande.

De momento, los bomberos no han podido llegar a esos lugares, por falta de garantías de seguridad, ya que están localizados en laderas muy escarpadas.

Si como esperan la amenaza de las llamas disminuye en las próximas horas, podrán avanzar y llegar a estas poblaciones, en las que aún no saben lo que se van a encontrar.

Dan apoyo 'psicosocial' a las víctimas

Una treintena de técnicos repartidos por diferentes zonas de la comarca lusa de Pedrógão da apoyo "psicosocial" a decenas de víctimas del incendio forestal que, desde que se declaró el pasado sábado, ha provocado 64 muertos y otros tantos heridos. Según explicaron fuentes de la Seguridad Social desplazadas hasta el lugar del suceso -en la región Centro de Portugal-, se han habilitado seis puestos de proximidad en los pueblos más afectados por las llamas.

El objetivo es, en primer lugar, dar apoyo psicológico a las víctimas que han perdido algún familiar o que se han quedado sin casa donde dormir.

Desde el puesto de Protección Civil localizado en Avelar (en la zona del incendio), donde los mandos coordinan las tareas de extinción, aseguraron que mucha gente de los pueblos de los alrededores está realojando a las personas que se han quedado sin nada.

Informaron además de que hay muchas aldeas que han sido pasto de las llamas y a las que, de momento, los medios terrestres aún no han podido acceder por falta de seguridad, ya que se trata de parajes muy abruptos.

Las autoridades dejaron claro que sólo se accederá a esos lugares cuando haya total garantías para los medios terrestres.

La versión que manejan las autoridades lusas apunta a que el fuego se inició por el impacto de un rayo en un árbol seco en la tarde del sábado, con temperaturas de 40 grados y fuertes vientos que ayudaron a propagar las llamas.

Suben a 64 los muertos

El número de víctimas mortales del incendio que arrasa desde el sábado el centro de Portugal aumentó ayer a 64, según el último balance provisional de las autoridades, que informaron de que el 70 % del fuego está dominado.

El número oficial de muertos fue actualizado por un teniente de la Guardia Nacional Republicana (GNR), que no desveló a los periodistas si la cifra de heridos, que se situaba en 62, también ha subido.

El presidente de la Liga de los Bomberos portugueses, Jaime Marta Soares, ya había confirmado una nueva víctima mortal, un bombero de 40 años que estaba hospitalizado en estado muy grave, tras intentar salvar a varios civiles atrapados en un vehículo en llamas.

A esta víctima se unió un hombre que fue encontrado muerto en una de las aldeas afectadas por las llamas, lo que eleva el saldo provisional a 64 fallecidos.

En la misma comunicación a la prensa, el comandante de operaciones de los servicios de Protección Civil portugueses, Elíseo Oliveira, informó de que el 70 % del incendio está controlado, pero el 30 % restante todavía genera preocupación a las autoridades.

"La tarde ha tenido situaciones complejas y nos ha obligado a confinar y desalojar poblaciones", explicó.

Intentan sofocar fuego que consumió el futuro

Desde el cielo. La baja visibilidad ha dificultado el trabajo de los medios aéreos, especialmente en las primeras horas del día, en una zona en la que las temperaturas rondan los 38 grados.

Intentan sofocar fuego que consumió el futuro

Complicado. Los efectivos terrestres todavía no han conseguido acceder a algunas aldeas cercadas por el fuego.

Intentan sofocar fuego que consumió el futuro

Luto. Colocaron unas rosas en un auto en donde se encontró a una de las víctimas que murió por el fuego.

Intentan sofocar fuego que consumió el futuro

Desesperanza. Las personas que fueron afectados por los incendio buscan recuperar lo poco que quedó de sus pertenencias.


Etiquetas: incendio portugal

Más de Internacional

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT