21 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Mucho cuidado con el sol


jueves 20 de abril 2017, actualizada 10:44 am

Enlace copiado

Cuidar la piel de la radiación solar no sólo depende de cremas protectoras, la alimentación juega un papel indispensable. Diversas investigaciones han demostrado que sustancias obtenidas a través de la dieta podrían desempeñar un papel benéfico en la prevención de cáncer de piel.

La piel es el órgano más grande y superficial, en ella reflejamos nuestros hábitos de vida, así como nuestro estado de salud y nutrición general. Aquí se reflejan manchas, ojeras, granitos, líneas de expresión e incluso arrugas prematuras.

Si bien la piel se renueva constantemente, es importante cuidarla, alimentarla y consentirla a diario, pues está expuesta a un sin fin de agresiones diarias y al desarrollo de diversos tumores. La triada perfecta para mantener una piel sana y radiante está compuesta por una correcta hidratación, descanso suficiente (entre seis y ocho horas diarias) y una dieta completa, equilibrada que incluya los siguientes nutrimentos:

Selenio

Nutrimento inorgánico que ayuda a producir proteínas especiales llamadas “enzimas antioxidantes”, que ayudan a prevenir el daño celular. El selenio se encuentra en nueces de Brasil, ajo, setas, pescados, mariscos, carne roja, pollo y huevo. Pero, ¡ojo!, el exceso de selenio puede resultar tóxico.

Omega 3

Una reciente investigación de la Universidad de Manchester revela que el aceite de pescado (Omega 3) podría proteger la piel del daño solar, siempre y cuando la exposición al sol sea por menos de 30 minutos.

Los resultados del estudio, financiado por la Asociación Internacional para la Investigación del Cáncer, mostraron que tomar una dosis regular de aceite de pescado protege a la piel de los rayos del sol y reduce los efectos negativos que éste tiene sobre la piel. Los hallazgos del estudio fueron publicados en The American Journal of Clinical Nutrition.

Si bien, el estudio se hizo utilizando suplementos, el Omega 3 tiene propiedades antiinflamatorias que benefician el cuidado de la piel y, además, fortalece nuestro sistema de defensa contra enfermedades.

Lo encuentras de manera natural en: pescados grasos como salmón, arenque, atún, anchoas y sardinas.

Vitamina E y C

Ambas vitaminas actúan en sinergia y son un potente antioxidante que neutraliza radicales libres y evita la oxidación de células. Mientras a la vitamina E se le atribuye mayor protección, la vitamina C ayuda a producir colágeno, proteína que brinda firmeza, elasticidad e integridad en la estructura corporal, facilitando la prevención de moretones y garantizando una correcta cicatrización.

Estas vitaminas son esenciales; es decir, no se sintetizan naturalmente por el organismo y es necesario cubrir su requerimiento diario a través de la alimentación. Todas las verduras y frutas (preferentemente crudas) aportan vitamina C y los alimentos con mayor concentración son: guayaba, moras, frambuesas, quelites, perejil, frutas cítricas, kiwi, chile y espárragos.

La vitamina E está en aguacates, nueces, pistaches, almendras, cacahuates, ajonjolí, pepita y chía, y aceites vegetales como de oliva, soya, aguacate, canola, maíz, girasol.

Carotenoides

Estas sustancias - además de proteger la piel - estimulan su propia inmunidad, un factor anticancerígeno muy importante. Estudios muestran que las personas que siguen una dieta rica en carotenoides presentan menos problemas con la exposición al sol, ya que sus células están protegidas.

Además, estos compuestos naturales son los responsables de hacernos lucir un bronceado perfecto y están presentes en verduras y frutas de color amarillo, naranja y rojo como: zanahoria, jitomate, pimiento morrón, durazno, sandía, mango y papaya.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...