12 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Internacional

'Chocan' Merkel y Trump

LA CANCILLER ALEMANA Y EL PRESIDENTE ESTADOUNIDENSE EVIDENCIAN EN REUNIÓN SUS GRANDES DIFERENCIAS

AGENCIAS
WASHINGTON, EU, sábado 18 de marzo 2017, actualizada 10:18 am

Enlace copiado

Tenso, frío, con evidentes posturas divergentes y sin el clásico apretón de manos para la foto al final. Así fue la primera reunión de la canciller alemana Angela Merkel y el presidente estadounidense Donald Trump ayer en la Casa Blanca.

La jornada de reuniones no logró acabar con la profunda brecha entre Merkel y Trump, quien ha contradicho a la canciller en todo tipo de temas, desde el futuro de la Unión Europea (UE) y la OTAN hasta la inmigración y los refugiados, pasando por el comercio, el acuerdo nuclear con Irán o la relación con Rusia.

Ambos trataron de limar tensiones y encontrar puntos en común, pero no ocultaron sus diferencias en temas clave y tampoco dieron la impresión de haber conectado a nivel personal.

"Es mucho mejor hablar el uno con el otro y no el uno sobre el otro, y creo que nuestra conversación de hoy ha demostrado esto", dijo Merkel en una conferencia de prensa después de la reunión, la primera que ha mantenido en persona con Trump.

El lenguaje corporal de los líderes hablaba por sí solo, y la anécdota del día tuvo lugar cuando los fotógrafos entraron en el Despacho Oval y Merkel le preguntó a Trump si quería darle la mano, a lo que el presidente estadounidense no respondió.

Trump, conocido por sus efusivos apretones, sí le dio la mano a Merkel a su llegada a la Casa Blanca, y se aseguró de elogiar a la canciller por "su liderazgo a la hora de apoyar a la OTAN, sus esfuerzos en Afganistán" y sus contribuciones a la lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI).

Pero el comentario con el que Trump cerró la conferencia de prensa dejó clara su escasa conexión con la canciller alemana.

"Sobre las escuchas telefónicas de la anterior administración, al menos tenemos algo en común, quizá", afirmó Trump al ser preguntado por sus denuncias de que el expresidente Barack Obama ordenó espiar sus comunicaciones en su torre de Nueva York el año pasado.

Trump también reconocía implícitamente, sin embargo, que no tiene mucho en común con Merkel, como demostró al defender frente a ella su política dura contra la entrada a Estados Unidos de refugiados e inmigrantes de ciertos países, algo que la canciller ha criticado.

"La inmigración es un privilegio, no un derecho, y la seguridad de nuestros ciudadanos debe ser siempre lo primero, sin cuestionamientos", subrayó Trump durante la conferencia de prensa.

Merkel no dudó en disentir, al afirmar que hay que "proteger las fronteras", pero sin dejar de "tener en cuenta a los refugiados, darles oportunidades de moldear sus propias vidas donde están y ayudar a los países que ahora no están en condiciones de hacerlo".

 

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...