Kaín, rudo de cepa que brilló en los encordados, El Siglo de Torreón
01 de diciembre de 2021. notifications
menu desktop_windows
Deportes

Kaín, rudo de cepa que brilló en los encordados

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 16 de febrero 2017, actualizada 8:45 am

Enlace copiado

Continuando nuestros jueves dedicados a la lucha libre lagunera, en esta ocasión tuvimos oportunidad de charlar con Jorge Chavarría Vázquez, mejor conocido como "Kaín", uno de los rudos más reconocidos de la región, debido a su buena preparación y larga trayectoria.

Miembro de la "Dinastía Chavarría", cuyo máximo exponente fue su tío, el "Ave de las Tempestades" Gran Markus, este gladiador originario del ejido Monte Alegre, comenzó a entrenar el deporte de los costalazos cuando sólo contaba con 15 años de edad. Cuenta que sus maestros fueron "el Húngaro Arellano, Halcón Suriano, Black Charly y Gran Markus, todos ellos ya fallecidos".

Su familia está repleta de deportistas, aportando jugadores de futbol y beisbol profesional, incluso cuenta Kaín que antes de decantarse por la lucha libre, su romance era con el Rey de los Deportes: "tuve la oportunidad de jugar buena pelota, a los 9 años jugué mi primer campeonato nacional de beisbol en Chihuahua, a los 11 años jugué otro más en San Luis Potosí, después estando en la preparatoria practiqué futbol, luego empecé a practicar la lucha libre y nunca pensé que llegaría a ser profesional, a pesar de que mi tío Juan Chavarría, Gran Markus era una estrella internacional", confesó.

A los 18 años, luego de una intensa preparación, debutó como profesional, por otra casualidad: "debuté con el nombre de Asteroth en la Unidad Deportiva Torreón, me acuerdo que faltó el Indio Chirikawa Segundo a ese evento y él luchaba con el nombre de Asteroth y yo ya estaba listo para debutar. Debuté entonces como emergente en el año de 1988 y para el año siguiente ya debuté como Kaín, que es un nombre que me pasó Arturo, el Villano Tercero a través de un hermano que tengo que es doctor, él estaba en el comité olímpico mexicano y me ayudó a hacer contacto con el Villano", relata.

A invitación de Gran Markus, Kaín emigró algunos meses a la Ciudad de México, pero la aventura no duró mucho, ya que admite con sinceridad que "me ganó la nostalgia y no la hice, no por falta de calidad, creo yo, sino por falta de mentalidad. Yo en aquel entonces estaba recién casado, mi señora acababa de dar a luz a unas gemelas y la verdad es que me ganó, ya no me quedé en México y estuve en mi casa con mi familia, formamos la Muralla Lagunera con mi hermano el Black Jet y pudimos convertirnos en un dúo muy respetado", contó.

Kaín nunca se arrepintió de no hacer carrera en la capital de la república, ya que igualmente ha logrado codearse en un ring con los mejores gladiadores de todo México: "tuve la fortuna de haber luchado con los más grandes, desde Mil Máscaras, Tinieblas, Perro Aguayo, Enrique Vera, Luis Mariscal, después El Hijo del Santo, Blue Panther, mi gran rival Shocker, Último Guerrero, Black Shadow, el Negro Casas, Pierroth, con lo más granado de la lucha libre", dijo emocionado.

Este rudo lagunero sostuvo cruentas batallas que le costaron caro, cayendo de forma dolorosa, recuerda en especial las luchas de apuesta: "luché enmascarado por buen tiempo, la máscara la perdí con quien hoy día es mi compadre, el Diabólico Primero, mis más grandes duelos tristemente los he perdido, ya que después perdí la cabellera con Huracán Ramírez y con Shocker", recordó.

Luego de una larga, reconocida y esforzada trayectoria, Kaín decidió bajar del ring para ejercer otras facetas, aunque el legado de la dinastía Chavarría se mantiene vivo con su hermano Black Jet, su sobrino Baby Marvin y su hijo "Chavita", quien ya empezó a entrenar lucha libre. Ahora dedica sus días a ser promotor de lucha libre, montando la arena Gran Markus Evolution y otras funciones populares en diversas colonias, además de comenzar una escuela de lucha en las instalaciones de esa misma arena.

Precisamente al ser instructor y en base a su experiencia, Jorge Chavarría considera que La Laguna es el semillero de luchadores número uno a nivel nacional: "en mis ratos libres me gusta escribir y sobre todo escribo de lucha libre, hago una especie de diario que sueño un día publicar y ahí escribo que en la Comarca Lagunera tenemos la mejor escuela de lucha libre de todo México", aseguró.

Antes de culminar la plática, Kaín brindó un consejo a los jóvenes, recordando sus tiempos de novato: "me acuerdo que antes el entrenamiento para quienes queríamos ser luchadores incluía quedarte una hora frente al espejo haciendo gestos, para que vieras exactamente lo que querías transmitir al público. Ahora eso se ha perdido, ya hasta batallas para que los muchachos vengan a entrenar, por eso es que les digo a quienes quieran ser luchadores, que de verdad se metan en la cabeza que es un deporte exigente, que lo tomen en serio y no nada más para figurar o presumir, ésta es una profesión que les puede dar de comer, así que trátenla con respeto y denle siempre para adelante", sentenció.

15 AÑOS

de edad tenía “Kaín”

cuando comenzó a

entrenar el deporte de

la lucha libre.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...