Torreón
GABRIEL ACOSTA Lunes 16 de ene 2017, actualizada 9:24am ... Anterior El Siglo 4 de 13 Siguiente ... El Siglo

La mirada de Miguel

El Siglo
Trabajo audiovisual. Miguel Márquez se desempeña como socio creativo y director en su productora El Formato. (Michel Morán)

TORREÓN, COAH.-
HA PARTICIPADO EN PROYECTOS PARA NETFLIX Y HBO

Hace algunos años, una universidad en la región le dijo a Miguel Márquez que no tenía perfil para estar en los medios de comunicación y que su futuro se encontraba en la política. Lejos de escuchar el consejo, decidió perseguir su impulso de contar historias mediante la cámara para convertirse en un referente lagunero en la industria del cine, la televisión y la publicidad.

Hoy en día se desempeña como socio creativo y director en su productora El Formato, donde su recorrido incluye desde liderar campañas de turismo para distintos estados de la República; trabajar con marcas internacionales como Mercedes Benz y Audi, hasta la producción de contenidos para HBO y Netflix.

Imágenes retro

Miguel se define a sí mismo como un adicto a contar historias desde que era pequeño. Cuando tenía cuatro años, sus padres lo llevaron al cine a ver la película de ciencia ficción Lazerblast y aquella experiencia de ver extraterrestres disparando rayos láser detonaron en él esa pasión por el cine que no abandonaría a lo largo de su vida.

"Nos llevaron a ver esa película porque no había lana para Star Wars. Ver alienígenas en una pantalla de ciertas características y dimensiones detonó en mi cerebro una pasión por las imágenes y el sonido. Me gusta pensar que desde ese momento supe que quería ser director".

Miguel trabajó en distintos medios de comunicación en La Laguna que le sirvieron para tomar experiencia, pero recuerda en especial la etapa en que consiguió un trabajo grabando eventos sociales y tuvo sus primeras experiencias con la cámara.

“El viernes grababa bodas o XV años y los sábados y domingos me quedaba con la cámara para filmar cosas con mis amigos. Grababa cosas que me permitían explorar. Yo era feliz, para mí era la oportunidad de tener una cámara en las manos. En ese entonces jamás me imaginé que me iba a poder comprar una", dice Miguel, quien una vez casi golpea el Ángel de la Independencia filmando con drones en la Ciudad de México.

/media/top5/MiMa1.jpg

  El Camino al éxito

Miguel es consciente de que el éxito rara vez se presenta sin una previa cadena de tropiezos. A sus 43 años sigue mostrando un resto de rebeldía que parece rescatar de su adolescencia. Cuenta que salía con sus amigos a fumar cigarrillos a escondidas y que gran parte de su aprendizaje como director se lo debe a pasar horas frente a la televisión.

"Me iba a una esquina a fumar cigarrillos a escondidas y a tomarme un refresco con mis amigos. Mi papá pasaba por enfrente y me veía con desilusión. La verdad es que estaba pensando en imágenes, todo el tiempo pienso en eso".

/media/top5/MIMA11.jpg

Luego de que la universidad lo rechazara para entrar a la carrera de comunicación, Miguel estudió Ciencias Políticas y la abandonó al cabo de un año. Sus ganas de estar en los foros y producciones lo llevaron a conseguir un empleo como conserje en una estación de radio, de donde saltó a la televisión. "Las circunstancias me fueron llevando por la vida, nunca tuve un plan. Mi corazón y mis ganas me llevaron a trabajar en lo que me gustaba".

Ya con una carrera más sólida dentro de los medios de comunicación, recibió la oportunidad de trabajar en la ciudad de Durango como productor en un canal de televisión, donde también fundó su productora El Formato.

En 2010, luego de terminar el rodaje de campañas de partidos políticos en las elecciones para gobernador, Miguel y su equipo de filmación fueron víctimas de la delincuencia al ser secuestrados durante tres días por un comando armado en la carretera. “Quedé en shock y lo primero que hice fue regresarme a Torreón. Estuve tres semanas en la casa de mis padres, luego fui al aeropuerto para tomar el primer avión que saliera y terminé en la Ciudad de México”.

/media/top5/mima2.jpg

  Ciudad de México

Miguel arribó aquel día a Ciudad de México y a las 7 de la tarde ya había alquilado un departamento, como una señal de que aquel lugar era el indicado para dar su próximo paso. "Llegué sin nada, con una mano adelante y la otra atrás. Necesitas mucho estómago para llegar a Ciudad de México sin que nadie te conozca".

En la capital mexicana, Miguel retomó su productora El Formato y realizó algunos trabajos gratuitos para bandas de rock y para amigos de Torreón que se encontraban allá. La voz se fue propagando poco a poco hasta que tuvo la oportunidad de conseguir empleos en una casa productora y luego en un canal de televisión.

En un viaje a la playa, Miguel conoció a una chica alemana de la cual se enamoró y con quien se fue a vivir a su país para convertirse en "el director mexicano más chingón en Alemania".

/media/top5/MIMA4.jpg

 Never Quit

Con tres años en Alemania y una relación sentimental que no funcionó, Miguel regresó a la Ciudad de México para arrancar su vida desde cero. La experiencia que había acumulado a lo largo de su carrera le sirvió para recibir la invitación de trabajar en un proyecto de Netflix, el cual afirma que le cambió la vida.

"Llegué desmoralizado totalmente, sin lana, sin nada. El proyecto de Netflix cambió mi vida porque yo necesitaba agarrarme de algo para poder seguir creando. Tenía que transformar toda esa depresión y tristeza en trabajo, y ese trabajo se tenía que transformar en dinero para comer".

/media/top5/MIMA5.jpg

Además del proyecto de Netflix, dirigió el video musical del tema El sueño caprichoso del grupo lagunero Los Lovekills, que catapultó su trabajo y le abrió las puertas para que distintas bandas lo buscaran. "De repente entrar a un bar en la Ciudad de México y que la gente me reconociera era algo surreal. No creo que el éxito me llegara tarde; llegó cuando tenía que llegar".

El proyecto de Never Quit es una serie de videos documentales en Netflix que retratan historias de bandas mexicanas y extranjeras que sueñan con destacar en la música. Todos ellos son artistas independientes y pese a la diferencia de estilos comparten como Miguel el espíritu de no rendirse.

"Con todos estos proyectos llega gente que cree en ti. Netflix y Blim comenzaron a fijarse en nosotros y es un gran proyecto. Empezaron los viajes a Europa y Asia. Otras compañías se han fijado en nuestro trabajo y quieren hacer películas".

Miguel afirma que por varios meses sobrevivió en Ciudad de México comiendo tacos de "a diez varos" y aferrándose a sus sueños. Hoy tiene el lujo de escoger los proyectos en los que quiere trabajar y de recorrer el mundo con su trabajo.

"Gracias a Dios ya somos una empresa internacional. Hemos hecho videoclips en Berlín, Irlanda, Florencia, Nueva York, India, Turquía, Emiratos Árabes. Es una bendición tener la oportunidad de agarrar una cámara y contar historias y salir a contar historias todos los días. Soy bendecido con eso porque todos los días hago lo que más amo en esta vida".

/media/top5/MIMA6.jpg /media/top5/MIMA7.jpg

 La Laguna

Miguel forma parte de una generación de laguneros que sobresalen a nivel nacional dentro del cine y la televisión. No suele venir con frecuencia a Torreón, pero sin importar el país donde se encuentre rodando, no olvida de dónde viene.

"La Laguna para mí es poner los pies en la tierra. Luego pasa que el ego te hace cosquillas y te sientes muy cab..., es de humanos; todo eso desaparece cuando llego a Torreón. Regresar acá es recordar de dónde soy. Significa volver a aterrizarme en casa para sentar las bases de volar más alto. Amo La Laguna, prácticamente toda mi composición molecular es lagunera".

/media/top5/MIMA8.jpg

Cuando regresa a casa de sus padres, su madre le da 100 pesos para que le vaya a comprar medias a la tienda, como un recordatorio de quién es y de dónde proviene. A su padre lo ha llevado a los rodajes para mostrarle su trabajo e incluso invitarlo a participar como extra.

Los sueños y la mirada de Miguel apuntan a seguir trabajando en lo que le apasiona. Él mismo define su vida como una "serie de intentos fallidos que me llevaron a algo". Como en las cámaras, es cuestión de encontrar el enfoque adecuado para llegar al destino.

/media/top5/MIMA9.jpg

"Yo quiero hacer tantas películas como pueda y que tengan un valor social y emocional. Yo digo que para un chavo de la colonia Nogales que se pasaba las tardes en la Salvador Creel fumando cigarrillos a escondidas, mis planes ahora no están nada mal".

El éxito de Miguel en su trayectoria como director se lo debe en gran medida a su naturaleza de no rendirse y de saber reinventarse en las caídas. "Cuando realmente tienes la pasión por hacerlo, ni siquiera lo piensas. Te das en la madre una, dos o tres veces. Yo he fracasado en esto todo el tiempo, pero en estos últimos años sucedió algo que pegó; cuando logras detectarlo ya no lo quieres soltar y te vuelves adicto a ese sentimiento de constancia".

/media/top5/top-vidas.jpg



La mirada de Miguel

Trabajo audiovisual. Miguel Márquez se desempeña como socio creativo y director en su productora El Formato. (Michel Morán)

La mirada de Miguel

Amor a la región. Para Miguel, La Laguna es su casa, donde pone los pies en la tierra. (Michel Morán)


Etiquetas: Never QuitMiguel MárquezVidas de sol

Más de Torreón

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo2
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT