27 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Piden guardar la calma

ASEGURA ESPECIALISTA QUE LA CANCELACIóN DE LA PLANTA DE FORD SERá AISLADA

ELÍA BALTAZAR / EL SIGLO DE TORREÓN
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 05 de enero 2017, actualizada 12:52 pm

Enlace copiado

Todos los estados que manufacturan para la industria automotriz, entre ellos Coahuila como uno de los más importantes, deben guardar la calma y evitar falsas alarmas por la reciente decisión de Ford de cancelar la inversión de 1,600 millones de dólares en San Luis Potosí.

Así lo recomienda Armando Bravo, director del Centro de Desarrollo de la Industria Automotriz en México, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, al advertir que "de ninguna manera esta decisión significa el fin de este sector".

El especialista asegura que los números de la industria en México contradicen con hechos "las mentiras y verdades a medias" que esparce el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, al advertir que su país ha perdido empleos porque las empresas de su país prefieren crearlos en territorio nacional.

"Hay que mirar las cifras y entender que este señor busca validar sus promesas de campañas con un discurso mediático de verdades a medias", dice Bravo. No obstante, recomienda "precaución y cautela" a los gobiernos de los estados que manufacturan para el sector automotriz para saber tomar medidas adecuadas.

Entre ellas, "no precipitarse en negociaciones con empresas estadounidenses y tomar con cautela cualquier tipo de inversión que venga de éstas", dice.

"Estoy seguro de que ya lo están haciendo, esperando a que Trump asuma la presidencia y dé los primeros pasos que muestre qué hará", dice.

Seguramente, dice, habrá ajustes en la industria automotriz en el país, "pero no saldremos perdiendo".

El pasado martes Ford anunció la cancelación de su planta en San Luis Potosí, que significaría una inversión de 1,600 millones de dólares.

Bravo aclara, sin embargo, que sólo una parte de esa inversión la destinará a su planta de Flat Rock, en Michigan, para la producción de vehículos autónomos y eléctricos, que significará la creación de 700 empleos.

Pero otra parte la invertirá en su planta de Hermosillo, Sonora, para la línea de producción de su modelo Focus, de modo que "no se pierde el total de la inversión ni de los empleos", afirma.

No obstante, recomienda: "Hay que ser precavidos para tomar las medidas adecuadas con base en información firme, porque lo que sucedió con Ford puede ocurrir con otras automotrices estadunidense, pero no es el fin del mundo ni la industria, definitivamente".

Bravo destaca que la industria es global y que en México no sólo hay armadoras y empresas de autopartes estadunidenses. "Están todas las marcas del planeta: VW, Nissan, Honda, Mazda, Huindai, Kya, Toyota, etcétera, y no sólo Ford y General Motors o Chrysler, que ahora es italiana también".

Para dimensionar, explica que el país produce alrededor de 3.5 millones de vehículos. De ese total, Ford produce aproximadamente 10 %, que equivale a 200,000 unidades más o menos. De ese número, dice, 80 % se exporta. "Pero no todo va a Estados Unidos, sino a otros países, lo que significa que México sigue teniendo abiertos otros mercados", explica Bravo.

General Motors, a su vez, recibió de Trump la amenaza de aplicar 35 % de impuesto a los vehículos que produce en México y lleva a Estados Unidos, refiriéndose especialmente al modelo Cruze.

Sin embargo, explica, la cantidad de vehículos Cruze que GM manda a Estados Unidos es pequeñísima, lo mismo que el Focus. Por eso, insiste, "no es para alarmarse y caer en el desaliento, pensando que con esto la industria automotriz de México se verá afectada".

En el caso de las autopartes, Bravo ofrece cifras que proyectan la dimensión real de la industria estadunidense en México.

"En la zona del Bajío -dice- 40 % de las empresas son japonesas, 35 % alemanas, y sólo entre 25 y 30 % americanas. Nuevamente, no hay motivo de alarma".

Además, advierte, las empresas cederán ante Trump hasta donde se los permita sus finanzas. "Si, por ejemplo, mueven una planta a Estados Unidos, allá no pagarán los mismos salarios que en México, lo que encarecería el producto y lo sacaría del mercado porque no se vendería".

Eso significa, dice Bravo, que tendrían que cerrar esa planta porque no sería productiva ni competitiva y "acabarían perdiendo los supuestos empleos que están buscando recuperar".

Por eso, afirma, las mismas empresas sabrán hasta dónde pueden flexibilizar su posición, "porque más allá sería un suicidio y el mismo gobierno de EU se daría cuenta de que pide imposibles", afirma Bravo.

Otra opción del gobierno de Trump es ofrecer incentivos fiscales a las empresas, "lo cual significaría subsidiarlas para tratar de sostener un mercado que globalmente no puede competir en costos, pero sería utilizar dinero de los impuestos de la gente y no sé si lo aceptarían", dice el especialista.

En cualquier caso, dice, "las mismas empresas tienen un límite y por mucho que las pretenden obligar, no será tan sencillo".

Hay que mirar las cifras y entender que este señor lo que busca es validar sus promesas de campaña”.— Armando Bravo, Especialista automotriz

Sí producirá en Hermosillo

Autoridades estatales señalaron que la empresa automotriz Ford producirá el vehículo Focus en la planta de estampado y ensamble de Hermosillo, Sonora.

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano expuso, a través de un comunicado de prensa, que la entidad fue considerada por la calidad, reconocida a nivel mundial, de las unidades que se fabrican actualmente, como Fusion y Lincoln.

Asimismo, apuntó que la firma automotriz consideró la cercanía de la entidad con Estados Unidos, que mejora la logística, además de la paz social y seguridad personal.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Economía estatal, Jorge Vidal Ahumada, indicó que este año iniciarán las adecuaciones de la planta de estampado y ensamble de la Ford en Hermosillo, para que el Focus salga al mercado en 2018.

En el mismo comunicado, señaló que se ocuparán 200 trabajadores más para la línea de producción de dicho vehículo.

El proyecto de expansión de la empresa Ford Motor Company en su planta de Hermosillo, explicó, obedece al trabajo de tres décadas, en el que se ha dado preferencia al trabajador sonorense por la calidad del producto que aquí se ensambla.

Además, la confianza generada por la gestión de la Pavlovich Arellano, permite que una empresa de nivel mundial decida trabajar en Sonora para el desarrollo de sus productos, consideró el reporte.

⇒ México posee una experiencia de casi un siglo en la industria automotriz, y es que la primera planta establecida en el país se remonta a 1921.

⇒ El país produjo 3.6 millones de vehículos en 2015 y se consolidó como el séptimo productor a escala mundial, mientras que la Secretaría de Economía espera que se convierta en el cuarto productor para 2020, con una fabricación de 5 millones de autos de 13 marcas diferentes, en más de 30 plantas de manufactura.

⇒ México exportó 2.8 millones de vehículos ligeros y es el cuarto exportador a escala mundial, y uno de los principales destinos de inversión de las empresas automotrices.

⇒ La industria automotriz mexicana captó 3 mil 622 millones de dólares por Inversión Extranjera Directa entre enero y septiembre del año pasado, lo que representa 18 % del flujo productivo total que recibió el país..

⇒ Dio empleo directo a 826 mil 250 personas a octubre del año pasado, lo que equivale a 23 % del personal que labora en el sector manufacturero del país.

⇒ En promedio, las remuneraciones de la industria automotriz terminal en México equivalen a 2.3 veces las del resto de manufacturas.

⇒ El valor de la industria automotriz mexicana ascendió a 674 mil millones de pesos entre enero y septiembre de 2016, lo que supone 20 % de la producción manufacturera del país y 4 % de la economía mexicana.

⇒ La industria automotriz representa la principal fuente de divisas para México y es que sus exportaciones ascendieron a 103 mil 482 millones de dólares entre enero y noviembre del año pasado.

⇒ La industria vendió un millón 411 mil vehículos ligeros entre enero y noviembre pasado, se trata de la mayor cifra en la historia para un periodo similar. Las ventas de automóviles se quintuplicaron durante los últimos 20 años.

⇒ En septiembre de 2015, las empresas automotrices Daimler AG y la alianza Renault-Nissan colocaron la primera piedra de su nueva planta de cooperación estratégica en México, que tiene lugar en Aguascalientes tras una inversión conjunta de mil 240 millones de dólares.

⇒ Se espera que la producción de los vehículos Infiniti inicie este año y la fabricación de Mercedes-Benz en 2018.

⇒ En junio pasado, BMW colocó la primera piedra en la nueva planta de producción en San Luis Potosí, un proyecto que contempla una inversión de mil millones de dólares que se ejercerán hasta 2019, cuando se estima inicien las labores de fabricación.

⇒ En septiembre pasado, KIA Motors inauguró la primera planta automotriz en México, la cual se estableció en Nuevo León tras una inversión de 3 mil millones de dólares.

⇒ El mismo mes se inauguró la primera planta de Audi en México, la cual se instauró en Puebla con una inversión de mil 300 millones de dólares.

⇒ En noviembre pasado se colocó la primera piedra de la planta Toyota en Apaseo el Grande, Guanajuato, la cual representa una inversión de casi mil millones de dólares.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...