19 de mayo de 2019 notifications
menu
Nacional

Luego de la explosión, 'todo se acabó'

SEGÚN TESTIGOS, ENTRE EL HUMO Y ALGUNOS ESTALLIDOS HUBO GENTE QUE DESAPARECIÓ REPENTINAMENTE

AGENCIA REFORMA
TULTEPEC, EDOMEX, miércoles 21 de diciembre 2016, actualizada 6:52 am

Para el 90 por ciento de la población de este municipio mexiquense, la explosión de ayer significó la pérdida de familiares y de su patrimonio.

Los locales que conformaban el mercado quedaron reducidos a escombros, y sólo algunas paredes de tabique quedaron de pie.

Entre el humo y algunos estallidos hubo que gente que desapareció repentinamente, tal como algunos empleados del lugar lo presenciaron.

"Todo se acabó. No quedó nada en pie, y mucha gente murió de forma horrible y algunas personas quedaron sin brazos y piernas.

"Cuando sentimos se movió la tierra y luego hubo lumbre y algunos cohetones que estallaban apilados", dijo Raúl, un vendedor de la zona.

Luego que bomberos y paramédicos arribaran, ya había gente que estaba tratando de apagar el fuego y sacando a personas que tenían la piel quemada.

Los carros estacionados a los lados estaban prendidos y de repente estallaban sus neumáticos.

Un voluntario dijo que en un puesto ayudaron a salir a unas mujeres, pero que gritaban para saber dónde estaban sus familiares.

"Había gente que se quiso echar a correr y que de repente desapareció entre el humo y las chispas que brincaban de los cohetes, fueron como 25 minutos de horror", señaló.

"La gente surtiendo compras navideñas y de repente se vino la tronadera y todos a correr. Una señora y una niña que estaban en el puesto de 'El Torito' no pudieron salir y no las vimos, pero fue hasta que empezaron a llegar bomberos y voluntarios para apagar las llamas cuando vimos que había dos cuerpos quemados, eran de ellas", dijo Alberto, cohetero del lugar.

Durante el resto de la tarde del martes las maniobras de retiro de estructuras y la búsqueda de cuerpos continuaban; las maniobras se prolongaron durante toda la madrugada.

 PADECEN VÍA CRUCIS

Sin importar el frío o el hambre, familiares de personas desaparecidas durante la explosión del mercado de San Pablito, no dejaron anoche de recorrer hospitales con la esperanza de hallarlas con vida.

Alfredo Urban es un pirotécnico que se encontraba a 500 metros del mercado y que buscó a su exesposa y a sus parientes que vendían en los locales.

Aunque encontró a casi todos, con golpes y heridas, la única que no apareció fue María Angélica Rodríguez, de 44 años, de quien está separado.

Desde ese momento Alfredo recorrió el Hospital Regional de Alta Especialidad en Zumpango, el Hospital General Vicente Villada y el Hospital de Traumatología en Lomas Verdes.

Personal de la Secretaría de Salud le dice que a Barrientos fueron llevados los cuerpos que se encontraron, pero él dice que acudirá a otros sanatorios antes de ir a la morgue.

"Ahorita mi hija entró a pedir informes. Mis familiares ya fueron a Las Américas, a Coacalco, a Las Salinas, a La Raza, pero nada", dice.

Como él, otras personas aguardan en la entrada del Hospital de Traumatología en Lomas Verdes.

María Concepción González, originaria de Nicolás Romero, busca a su sobrina Maribel, de 33 años, y al hijo de ésta, de 16.

 TRUENA OTRO TALLER

Una persona murió y tres resultaron con quemaduras tras un estallido en un taller clandestino de pirotecnia en la comunidad de Tetla, en la sierra hidalguense, la tarde de ayer martes, informó la Subsecretaría de Protección Civil del Gobierno de Hidalgo. La persona fallecida fue identificada por las autoridades como Claudio Aurelio Reyes Hernández, de 42 años de edad.

Registran 436 permisos de pirotecnia

El municipio de Tultepec cuenta con 436 registros para fabricar y comercializar la pirotecnia, según datos del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia.

En la entidad se concentran cuatro de los principales mercados para la comercialización de juguetería pirotécnica, el mayor de ellos es el de Tultepec; se registra otro más en Chimalhuacán y dos en Zumpango.

"En Tultepec los fuegos artificiales son hechos a mano, incluyendo decoración y envase, en su mayoría en pequeñas fábricas o talleres que producen de todo, desde pequeños petardos hasta fuegos artificiales de 12 pulgadas para espectáculos profesionales", detalla.

Menciona que los 125 municipios del Estado de México tienen actividad pirotécnica: en 64 se practica el comercio temporal, en 43 son fabricantes, en 11 fabrican y comercian; en 7 son sólo comerciantes con permiso. "Más de 60 municipios de la entidad tienen presencia de fabricantes de pirotecnia. Destacan Tultepec, Almoloya de Juárez, Amecameca, Axapusco, Ozumba, Texcoco y Zumpango, lo que permite dar sustento de forma directa a 40 mil familias", informa el instituto.

La base de datos del organismo público descentralizado señala que además de Tultepec, con 436 registros, el segundo municipio con más autorizaciones para fabricar y comercializar es Almoloya, con 81; le sigue Zumpango con 72, Chimalhuacán 36, Naucalpan 32, Xonacatlán nueve; Texcoco y Jilotepec con siete, Tenancingo seis, Temascalapa cinco, y Ecatepec tres.

El Instituto Mexiquense de la Pirotecnia es el que formula, controla y vigila las medidas de seguridad en la fabricación, uso, venta, transporte, almacenamiento y exhibición de pirotecnia.

En su página de Internet divide al estado en seis regiones; la que tiene más puntos de elaboración de pirotecnia es Valle Cuautitlán-Texcoco, donde se concentran 59 municipios con actividades pirotécnicas, entre ellos Tultepec.

La región Toluca tiene 22 municipios que se dedican a la pirotecnia, región Atlacomulco 16 municipios, Región Valle de Bravo siete, Región Tejupilco siete, y la Región Ixtapan de la Sal con 14 municipios.

"La pirotecnia es una actividad cuyas características propias de elaboración requieren medidas precautorias para la fabricación y almacenamiento de sus materiales químicos, sus productos intermedios y producto terminado, dado que dichos materiales en su mayoría son explosivos, vulnerables a agentes externos y exigen cuidados especiales para su manejo.

"Es por eso que se realizan en talleres de elaboración pirotécnica o comúnmente llamado 'polvorín', con las medidas de seguridad pertinentes", alerta el instituto.

'Yo vi el montón apilado de muertos'

A 150 metros del mercado pirotécnico de San Pablito vive un hombre de 60 años de edad, que parece más molesto que consternado por la explosión. El anciano subió a la azotea de su casa cuando comenzaron las detonaciones para observar cómo se pulverizaban los 300 locales repletos de cohetería y todo lo que siguió; los parabrisas que "volaron", la gigantesca columna de humo, el correr de la gente, el llanto de las mujeres, la llegada de las unidades de emergencia, las operaciones de rescate y la extracción de cadáveres.

"Yo vi un montón de muertos, apilados, pero no pocos, un montón, lo vi desde aquí de la azotea de la casa, en la parte suroeste del tianguis", asegura, entre la bruma picante que persiste al anochecer, casi cuatro horas después de la explosión.

Ofrece su testimonio, pero se niega a dar su nombre. "Llámeme José Urbán, aquí todos se llaman Urbán, si le doy mi nombre mañana me fastidian, porque ahí en el tianguis hay puros intereses", insiste, detrás de una reja que delimita su propiedad, ubicada frente a un extenso módulo de ventas inmobiliarias y casas muestra.

Según él, cuando aún no terminaba de disiparse el humo, "entraron a sacar los primeros cuerpos los mismos tianguistas, los amontonaron".

"Pensé que estaba temblando". A 200 metros del mercado pirotécnico, se desbordan las colonias de casas de interés social Paseos de Tultepec I y II. Son las unidades habitacionales más cercanas a lugar del siniestro, y el principio de una cadena de desarrollos inmobiliarios que se extiende por varios kilómetros. Pese a la cercanía de sus viviendas al expendio de cohetes, no se acostumbran a esas explosiones.

Guadalupe Sánchez Cruz, sexagenaria, vecina de "Paseos I", dice que la primera vez que ocurrió una explosión en el mercado de cohetes, este era el único fraccionamiento cercano al tianguis. Tampoco estaba en esos años (2005) la batería de marisquerías, cocinas económicas, expendios de "cubetazos" de cerveza, y demás comercios que prosperan en la parte frontal del tianguis.

Aquella ocasión "se reventaron las ventanas de las casas de la colonia", dice Lupita, pero ahora "parecía como si una de esas grúas de construcción golpeara la casa con su masa", afirma.

"A mí me ha tocado tres veces, pero ahora pensé que estaba temblando, haga de cuenta que estaban tirando la casa con un marro. Los vecinos salieron de sus casas, salimos a la calle. Una niña gritaba angustiada que nos íbamos a ahogar de tanto humo, y otros niños lloraban. Todos estábamos asustados, pero más los niños, y gritaban cuando se oían los tronidos muy fuertes. El humo penetró en todas las casas, pero afortunadamente había aire, y se llevó la humareda en unos 10 minutos".

Recuento

Al menos 10 explosiones, la mayoría de talleres clandestinos de pirotecnia en el Estado de México han cobrado la vida de nueve personas y dejaron alrededor de 20 heridos.

El primer incidente se registró en Almoloya de Juárez, el 16 de enero, en un taller que contaba con la autorización de la Sedena. Una chispa provocó el incendio del polvorín en la comunidad de San Mateo Tlalchichilpa que afectó a tres artesanos que elaboraban juegos pirotécnicos. Uno murió.

⇒ Tultepec es una región de elaboración y comercialización de pirotecnia, registra el mayor número de incidentes: siete. La zona de La Saucera es una de las comunidades donde se atienden emergencias debido a talleres clandestinos.

⇒ Un incidente en Acambay, en un taller improvisado, dejó cinco personas muertas, tres mujeres y dos niños. Las víctimas eran miembros de una familia dedicada a la venta de juegos pirotécnicos.

⇒ El 27 de febrero cinco personas resultaron lesionadas en la colonia Y Griega, Tultepec.

⇒ El 2 de marzo, en Huixquilucan, cuatro personas resultaron lesionadas por la explosión de un taller clandestino.

⇒ El 21 de marzo, en San Antonio Xahuento, en Tultepec, tres personas murieron; el 4 de abril se registró un lesionado en La Saucera; el 15 de octubre en la misma comunidad hubo cuatro heridos.

⇒ La explosión de un taller clandestino en los límites de Nextlalpan y Tultepec dejó cuatro lesionados.

⇒ El 8 de noviembre explotó un taller clandestino en la colonia Amado Nervo, de Tultepec. No hubo lesionados.

Fotos

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...