Doctor en Casa
PRIMITIVO GONZÁLEZ Miércoles 28 de dic 2016, 3:17pm ... Anterior 1 de 1 Siguiente ...

“Abriga” a tu piel contra el frío


No sufras los estragos de las bajas temperaturas

El mayor órgano del cuerpo humano es la piel y su importancia radica en que es la barrera protectora que aísla al organismo del medio ambiente que lo rodea para protegerlo, con la finalidad de manter íntegras sus estructuras y hay que cuidadarla para una mejor salud en general.

En otoño e invierno la temperatura baja y ésto afecta a la piel, ya que contribuye a la manifestación de problemas cutáneos, como las rojeces que suelen padecer personas de piel sensible. Desde los primeros síntomas deben tomarse medidas oportunas, recomiendan los dermatólogos, ya que en torno a los 35 ó 40 años de edad, puede derivar en una afección dérmica más severa.

La piel puede sufrir de varias enfermedades distintas, denominadas dermatitis, como la seborrea. Estas son estudiadas por las disciplinas de la dermatología y la patología, en especial.

En el ser humano, la piel del varón produce más secreción sebácea que la de la mujer debido a la mayor cantidad de andrógenos (hormona sexual masculina) que produce el varón. Como consecuencia, la piel masculina es más gruesa y grasosa.

Los estragos

El frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel y al contraerse disminuyen la irrigación, lo que provoca que no llegue suficiente oxígeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto apagado. También se retrasa el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, lo que causa una sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa de células muertas impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible.

Las pieles más secas, finas y claras suelen ser más propensas al enrojecimiento cutáneo ya que tienen menos glándulas sebáceas y, por lo tanto, la barrera protectora de la piel debilitada. Al ser más finas, de manera visual se percibe la microcirculación más a la superficie de la piel.

Piel fina; piel delicada

Las personas con piel fina y clara, debe utilizar productos exfoliantes y cremas hidratantes específicas contra las rojeces para proteger y reforzar los capilares de la piel y prevenir su aparición.

Un cambio climático extremo durante un período de tiempo acumulado puede debilitar los capilares de la piel: el calor dilata los capilares mientras el frío los constriñe. Si los capilares se debilitan, acaban siendo más permeables y esto puede causar cuperos visibles en la superficie de la piel o la condición cutánea que conocemos como cuperosis (estado de la piel que está ligado a problemas de microcirculación y que afecta en concreto a los vasos sanguíneos de la piel facial).

En general, Las personas con pieles sensibles deben tener mucho cuidado a la hora de elegir productos cosméticos. La limpieza y la hidratación son imprescindibles, pero siempre hay que utilizar los productos adecuados para este tipo de piel.

Una buena hidratación es clave en el tratamiento de las pieles sensibles para formar una barrera protectora contra los agentes externos y cambios climáticos. La crema anti rojeces contiene extracto de mica verde (mineral) que cubre de manera inmediata la aparición de las mismas.

Como se ha mencionado, existen diferentes tipos de piel y la sensible reacciona de forma excesiva al viento, al frío, al uso de productos inadecuados, a una limpieza muy enérgica o a las aguas de gran dureza.

Lo recomendable, la prevención

Para las personas con piel sensible, lo recomendable es visitar al dermatólogo, que es el especialista de la piel y la importancia radica en la prevención, a fin de conocer la manera de un mejor cuidado y evitar así problemas que pudieran presentarse como alergias o urticaria, que es una afección de la piel que puede darse a cualquier edad y se manifiesta en forma de ronchas de color rojizo o rosado que pican, por lo que resulta muy molesta.

¿Sabías que….

La piel está compuesta de distintos corpúsculos que funcionan de receptores sensoriales.

Meissner: son un tipo de terminaciones nerviosas de la piel y son los responsables de la sensibilidad del tacto de la piel.

Krause: son los encargados de registrar la sensación de frío.

Paccini: registran las vibraciones y la sensación de presión.

Ruffini: son los que perciben los cambios de temperatura relacionados con el calor.

Merkel, son los encargados del tacto superficial.




Más de Doctor en Casa

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT