23 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Sucesos

Funda hombre el reino de la basura en Bogotá


lunes 10 de enero 2005, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

Bogotá, (Notimex).- El "Marqués de la irreverencia", quien fue conocido como Francisco Antonio Zea Restrepo, fundó en su casa del histórico barrio La Soledad de Bogotá un museo de la basura para hacer conciencia sobre el daño de la humanidad al ambiente.

Con un rostro y una casa que rompe con el esquema de la zona, el "monarca de la irreverencia" intenta enviar un mensaje para que la gente haga un alto en su "estilo destructivo" contra la naturaleza y entienda el daño ecológico que ocasiona con su actitud.

En medio de lo que algunos otros calificarían como una miseria, el ex administrador de empresas logró levantar un reino que le dio el título de "su excelencia, el señor Antonio Jesús Casafuz Torres de Restrepo y Zea".

"Soy el general en jefe de todas las fuerzas armadas del país, subversivas y no subversivas. Marqués de la irreverencia, fruto exótico del Universo y director ejecutivo de la República súper independiente, de la cual soy emperador vitalicio", dijo Casafuz.

Este hombre, quien nació en la noroccidental ciudad de Medellín y vivió durante algún tiempo en París, ignoró los constantes comentarios de personas que lo tachaban de loco y fundó en Bogotá su reino de la basura.

Su cabeza tiene un cabello no muy abundante, pero con largos mechones de los que cuelgan llaves y pedazos de latas de cerveza, mientras su mente hace gala de una lucidez y una consecuencia con un discurso que pocos comprenden.

Tras unos anteojos, de los que también cuelgan objetos extraños, Casafuz -como prefiere que le digan- aseguró en un entretenido diálogo con Notimex que es un "cómic viviente", cuyo trasfondo grita que el ser humano está desbaratando el planeta.

Su casa está ubicada en el barrio La Soledad, donde hacia finales de la década de los 40 comenzaron a llegar alemanes que huían de los tribunales de guerra y se confundieron entre inmigrantes judíos que escaparon de la muerte.

Allí, con una ruptura de todo tipo de esquema tradicional, está el museo de la basura, lleno de las miserias humanas. La entrada está marcada con un letrero pintado a mano, el cual señala que el recinto es "resultado oculto del trabajo del hombre y de la mujer".

El lugar está lleno de los sobrantes, de lo que ya no sirve o de lo que siempre fue inútil pues, para Casafuz, la sociedad de consumo sólo busca que el hombre luche por conseguir cosas que le son innecesarias.

"Mi casa tiene dos razones, una es un cuento lúdico, es por 'mamar gallo' (tomar del pelo) y otra es la necesidad de crear conciencia ambiental a través de una pedagogía de choque", aseguró el "Marqués de la irreverencia".

Agregó que la gente llega a sus puertas y en más de una ocasión ha expresado "uy, ­qué mierdero!", pero a sus visitantes les contesta que "es tu vida, aquí sólo hay objetos que hacen parte de lo que tienes o quieres tener".

Casafuz contó con gracia que muchas personas pasan por el frente de su hogar y dicen que es una cochinada, aunque él les contesta que tienen razón, pero que el problema es que el sólo reúne los desperdicios del resto de la gente.

"Yo lo que hago es recoger y arrumar (los desechos) para que ustedes lo vean, para que se horroricen de ver la torpeza que están cometiendo", dijo este colombiano que, entre otros oficios, es escritor, pintor, poeta, cantor, filósofo y sociólogo.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...