19 de febrero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Ven oportunidad en tiempos de crisis

FIRMAS MEXICANAS BUSCAN APROVECHAR OPORTUNIDADES EN MOMENTO DE VOLATILIDAD

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, martes 28 de junio 2016, actualizada 9:58 am

Enlace copiado

Hay tiempos para comprar y tiempos para vender. Eso lo saben corporativos mexicanos como Fomento Económico Mexicano (FEMSA), Coca-Cola, Alsea, Bimbo, Arca Continental y Rotoplas, los cuales desafían la sabiduría convencional y apuestan por Latinoamérica, una región con potencial en medio de las dificultades económicas a escala mundial.

Del 1 de enero al 21 de junio de 2016, las empresas mexicanas han protagonizado 87 transacciones de compra-venta fuera del país, a través de adquisiciones de acciones, compras de activos o alianzas conocidas como joint ventures. El valor de estas operaciones sumó en total 11 mil 26 millones de dólares, de acuerdo con la firma TTR.

Sin embargo, ¿por qué invertir en una región con devaluaciones en diversas monedas, crisis económicas, políticas y sociales? Todo esto sin contar temas de corrupción, restricciones legales y en materia de competencia, así como sistemas de justicia caracterizados por la lentitud en sus procesos.

La clave parece estar en el tiempo. Las empresas invierten en un país con un horizonte de largo plazo, además el potencial que representan los datos sociodemográficos como el número de habitantes y el margen para aumentar el consumo o gasto en diversas industrias son factores que convencen a las firmas mexicanas.

 IMPULSO POR DINERO BARATO

Alan Alanís, analista de UBS Investment Bank, considera que "es muy probable que la tendencia de expansión de empresas mexicanas hacia América Latina continúe e inclusive se acelere".

"Latinoamérica tiene una población joven y en general toda la región se está moviendo hacia una mayor apertura económica. Así que si bien presenta riesgos, también presenta grandes oportunidades", indica Alanís.

Una de las principales razones de la diversificación geográfica, para mexicanos o extranjeros, tiene también su impulso en una época de "dinero barato", explica el analista.

"Desde la crisis financiera de 2008, muchas economías desarrolladas han mantenido tasas de interés muy bajas, inclusive en ocasiones negativas, como pasó en Alemania la semana pasada, para incentivar la inversión y el consumo como motores de su desarrollo económico", menciona Alanís.

"Esto ha causado que el costo de capital global se mantenga en niveles muy por debajo de donde lo hemos visto en las últimas décadas. Parecería ser un buen momento para invertir, porque para muchas empresas el 'dinero está barato'. Así que están aprovechando este costo de capital bajo para hacer fusiones y adquisiciones", explica.

Philip García-Moreno, director de Banking de J.P. Morgan en México, destaca que la estrategia de internacionalización de las empresas mexicanas tienen como objetivo aprovechar las oportunidades a escala regional; sin embargo, también están puestos los ojos en Norteamérica y fuera del continente.

"Esto se debe a que las empresas mexicanas cuentan con la tecnología, competencias globales y gran capacidad de gestión para competir a nivel internacional de manera exitosa", considera del directivo.

García-Moreno puntualiza que las empresas toman "decisiones de inversión en el exterior con una visión de que, si bien algunos países pueden estar pasando por momentos complicados, representan mercados atractivos en el mediano o largo plazos".

Para Beatriz Torres, analista de Euromonitor International, las operaciones de compra-venta han tenido un alto dinamismo entre el año pasado y 2016, debido a una mayor confianza por parte de las empresas y el interés por generar economías de escala, además de una mejor integración de procesos.

"En el caso de FEMSA y Alsea, sus estrategias corporativas tienen como objetivo la expansión en América Latina, mientras que Rotoplas, al adquirir empresas en Argentina y en Chile, está aprovechando su alcance y posicionamiento para incursionar con fuerza en estos mercados", indica la especialista.

Torres coincide que los riesgos de invertir en América Latina se contrarrestan con las grandes oportunidades que representa.

"Si bien es cierto que son economías con mucha volatilidad, también es cierto que son mercados muy atractivos que tienen aún mucho potencial de crecimiento. Cuando las empresas se acercan a su madurez, generalmente buscan aprovechar su experiencia y hacer un uso más intensivo de sus activos", dice.

En el caso de FEMSA, la analista de Euromonitor International ve una forma de diversificar el negocio y aprovechar sus capacidades en farmacias y gasolineras, mientras que la compra de AdeS en conjunto con The Coca-Cola Company, busca atender la nueva tendencia sobre alternativas de consumo más saludable.

 MANTIENE SU FUERZA

De acuerdo con la firma especializada en fusiones y adquisiciones TTR, el mercado transaccional mexicano tiene un claro un dinamismo en operaciones, pero este año registra una ligera disminución en número y monto.

"De las 87 transacciones crossborder, 23 han sido interacciones con otros países de Latinoamérica, y cinco han sido interacciones tanto con países latinoamericanos como con países no latinoamericanos a la vez", precisa Daniel Hernández, analista de Research and Business Intelligence de TTR.

En total, las fusiones, adquisiciones y alianzas (joint ventures) dentro y fuera de México suman 145 operaciones del 1 de enero al 21 de junio de 2016. Esta cifra es menor en comparación con las 171 transacciones reportadas el mismo periodo del año previo.

En cuanto a montos, el total del mercado transaccional mexicano sumó 14 mil 388 millones de dólares hasta el 21 de junio de 2016, lo cual representó una disminución de 33 % en comparación con los 21 mil millones de dólares del mismo lapso de 2015.

Las operaciones crossborder o fuera de México fueron 107 el año pasado y sumaron un total de 11 mil 509 millones de dólares, de acuerdo con cifras de TTR.

Para entender estas cifras, Daniel Hernández detalla que uno de los principales factores es que se han producido menos operaciones de mercado alto (superiores a 500 millones de dólares) y sobre todo han sido de mercado medio (entre 100 a 500 millones de dólares).

"Sin lugar a dudas que el mercado de fusiones y adquisiciones mexicano es uno de los que cuenta con mayor dinamismo de toda Latinoamérica y, sobre todo, con capacidad de interacción con otras economías", añade.

Alberto de la Peña, abogado la práctica transfronteriza en la oficina de Dallas de la firma Haynes&Boone, atribuye la expansión en la región a la familiaridad del mercado, sea a través del lenguaje, tratados de libre comercio y ciertas similitudes en la cultura para hacer negocios.

Entre los principales retos en estos mercados están barreras en cuanto a legislaciones laborales, repatriación de fondos o incapacidad para recuperar las inversiones como en el caso de Venezuela, así como bloqueos para la inversión extranjera como en Brasil.

"Los tribunales son todo un tema en Latinoamérica, si una compañía tiene un litigio, se enfrenta con corrupción, una impartición de justicia lenta y muchas regulaciones", explica.

 EU, SIEMPRE ATRACTIVO

Fuera de Latinoamérica, Estados Unidos es otro de los principales mercados en cuanto a fusiones y adquisiciones, favorecido por su cercanía y la madurez de su mercado, aunque Europa también está dentro del radar para las firmas.

El Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés) es uno de los principales motores en la interacción entre las compañías mexicanas y sus pares estadounidenses, mientras que Europa se ha mantenido en una escala inferior a este nivel de intercambio comercial y cercanía en términos de negocios.

Ahora, tras el "Brexit", las empresas mexicanas pueden acentuar sus focos en el continente Americano para compensar sus gastos en dólares y tener utilidades con esa divisa.

"Aunque es atractivo, es más complicado para nosotros comprar en el mercado norteamericano, en el caso de las empresas que han anunciado que llegarán a ese país les saldrá más caro y tomará más tiempo recuperar su inversión, pero de cualquier forma ese mercado es grande", comenta José Antonio Quesada, socio líder de clientes y mercados de PwC México.

De acuerdo con KPMG, en México se realizan entre 250 a 300 transacciones por año y todas suman entre 35 y 45 mil millones de dólares. El tamaño promedio de la transacción en el país es de 250 millones de dólares y cada año hay entre cuatro y 10 transacciones arriba de mil millones de dólares.

En el futuro, el panorama para las operaciones de compra-venta puede seguir con su dinamismo, anticipa Saúl Villa, socio líder de fusiones y adquisiciones de KPMG en México.

"Nuestro pronóstico en KPMG es que este año será ligeramente menor en lo que vivimos el año pasado por esta situación, pero esto será compensado en 2017. Hay un interés crecimiento en el sector energético, petróleo y gas, infraestructura y otros sectores como el financiero, salud y consumo, estos últimos siempre han tenido un movimiento importante", indica.

Pese a las turbulencias a nivel mundial, es claro que las empresas tienen clara la máxima de comprar barato y vender caro.

87

 ACCIONES

De compra y venta se han registrado en el año. 14

 MIL

388 millones de dólares sumó el mercado.

El universal

250

 MILLONES

De dólares es el monto promedio del mercado.

Apetito en el exterior

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...