14 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

No hubo 'venganza' para Mohamed ante América

Águilas sacan el empate del Cerro de la Silla

AGENCIAS
MONTERREY, NL, domingo 12 de abril 2015, actualizada 8:50 am

Enlace copiado

El frío aguacero regiomontano cae sobre Antonio Mohamed, mientras deja la cancha del Tec. Se va cabizbajo, expulsado y con la frustración de no poder cobrar revancha del América, que lo echó por la puerta de atrás.

Un "hijo" suyo le impidió celebrar ante Gustavo Matosas y Ricardo Peláez. Pablo Aguilar, hombre de todas las confianzas del argentino, puso un cabezazo que igualó el marcador y puso el 1-1 final entre Rayados y azulcremas. Las Águilas tampoco se vieron muy ofensivas como prometió su entrenador al sustituir al "Turco". Al darse cuenta de que no tenían al Herediano enfrente, se conformaron con la igualada y dejaron escapar la oportunidad de subir al liderato del Clausura 2015.

Partido con el morbo en el ambiente desde días antes del silbatazo inicial. ¿Qué pasaría cuando Mohamed y Matosas se vieran? El uruguayo dio el primer paso hacia la respuesta. Salió presuroso hacia el encuentro con su homólogo, quien lo había acusado de haber negociado con la directiva americanista cuando el argentino todavía estaba en funciones en Coapa.

Aún con esos señalamientos, Matosas nunca frenó el paso y ni siquiera volteó a otro lado. Vio a "Tony" y lo abrazó. El argentino correspondió como si ya hubiese perdonado el que el bicampeón con León le "robara" a la novia azulcrema. Las cámaras fotográficas y de televisión seguían la acción, influidos por el interés malsano que provocaba el choque de ambos estrategas.

Los futbolistas de las Águilas, motivados por la fuerza de su memoria, también fueron a darle la mano al entrenador que apenas en diciembre los guió a "tocar el cielo con las manos", como describió el propio Mohamed. Fueron todos, todos menos Paul Aguilar, quien tiene su pasado con el "Turco" al separarlo del equipo en la Liguilla pasada... Para el anecdotario.

En el campo, las muestras de caballerosidad desaparecieron.

Partido agradable, de destellos al frente, fallas y emociones, que poco a poco se fueron neutralizando. Rayados tuvo la primera, pero Cándido Ramírez mandó el balón a las nubes en el amanecer del partido. Vino el vendaval amarillo, pero que terminó apagado por el gol de Dorlan Pabón de tiro libre. Colaboración de Hugo González, quien resguardaba el poste por donde entró el balón. El joven portero sigue sin convencer en su suplencia.

Ambos estrategas aguantaron estoicos las emociones de la apertura del marcador. Matosas y Mohamed, los dos con trajes elegantes, se contuvieron. Los aspavientos los dejaron para mejor ocasión. El argentino se refugió en la banca y el uruguayo se mantuvo al borde de su área técnica.

El empuje amarillo fue suficiente para obtener el empate. Pablo Aguilar aprovechó un centro de Rubens Sambueza e hizo el empate.

Marcador justo al entretiempo. Cosa curiosa, ya sin cámaras, Matosas y Mohamed se enfilaron rumbo al vestidor. Esta vez, ni siquiera se miraron.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...