Se tensan los ánimos entre policías y ejidatarios de la 'Súper'

Durango LEÓN CARMELO ALVARADO

Elementos de la Policía Federal pospusieron 24 horas el desalojo de los ejidatarios de la primera caseta de la autopista Durango-Mazatlán, pero pidieron a los manifestantes dialogar y llegar a un acuerdo con las autoridades porque para este viernes podrían proceder al desalojo.

De esta manera terminó la amenaza de desalojo que duró toda la mañana y el medio día del jueves y una vez que el Comisario dijo lo anterior dio instrucciones al personal federal para proceder al retiro de los elementos, unidades y antimotines que aguardaban el momento para proceder el desalojo.

La policía federal y los antimotines llegaron alrededor del medio día con toda la intensión de proceder al desalojo de los ejidatarios de la primera caseta tomada desde la mañana del sábado 9 de diciembre.

Fueron varios intentos de diálogo entre el comisariado y los ejidatarios y poco después de las 13 horas les pidió formar una comisión de seis personas y acudir a dialogar a la Secretaría General de Gobierno para llegar a un acuerdo con las autoridades, incluso dijo que él se comprometía a llevarlos y regresarlos sin ningún problema.

Los ejidatarios, desde que vieron llegar los antimotines solicitaron ayuda a los integrantes de los demás ejidos que se habían retirado a sus casas por lo que poco a poco empezó a llegar gente de Cieneguitas y El Pino, que son los más cercanos.
Ante la propuesta del comisario de acudir a dialogar con el Secretario General de Gobierno los ejidatarios se opusieron, "con él hemos dialogado bastantes ocasiones y no resuelve nada, al contrario, ya no le creemos", comentaron los inconformes quienes pedían dialogar pero con el Gobernador.
Durante el diálogo de aproximadamente 10 minutos entre los ejidatarios y el comisariado de la federal, una persona estuvo hostigando al jefe policíaco quien en varias ocasiones le pidió guardar silencio hasta llegar un momento en que el propio comisario Carreón Garrido se abalanzó contra el manifestante.
Esto provocó que los uniformados que escoltaban al comisariado federal se avalanzaran junto con él pero para contenerlo y esto provocó que uno de los policías federales aventara a una  mujer.
Por cerca de dos minutos los ánimos se caldearon, gritos y empujones por todos lados. Los ejidatarios que estaban más retirados de inmediato corrieron hacia el grupo para defender a sus compañeros, lo mismo hicieron los antimotines que estaban a más de 100 metros de distancia.
Afortunadamente la cordura llegó a ambos lados y el comisariado federal les dio un plazo de 15 minutos a los ejidatarios para ponerse de acuerdo y nombrar a una comitiva y llevarlos a dialogar, incluso les dijo que si acudían a platicar con las autoridades él se comprometía a que, independientemente de los acuerdos logrados, no habría desalojo, al menos no por ese día jueves.
"Hoy no haremos nada, nosotros nos retiramos por hoy, pero platiquen con las autoridades y lleguen a un acuerdo", dijo el Comisariado de la Policía Federal Rafael Carreón Garrido.Pero si los ejidatarios se negaban a dialogar con las autoridades, entonces él tenía que proceder.
Esos 15 minutos se convirtieron en casi una hora, en ese lapso de tiempo los ejidatarios aseguraban que no acudirían a dialogar con el Secretario General de Gobierno porque ya no confiaban en él y responsabilizaban al Gobierno del Estado de lo que sucediera en ese lugar.

Se tensan los ánimos entre policías y ejidatarios de la 'Súper'

12 fotos, Elementos de la Policía Federal pospusieron 24 horas el desalojo de los ejidatarios de la primera caseta de la autopista Durango-Mazatlán, pero pidieron a los manifestantes dialogar y llegar a un acuerdo con las autoridades porque para este viernes podrían proceder al desalojo. »


supercarretera

De esta manera terminó la amenaza de desalojo que duró toda la mañana y el medio día del jueves y una vez que el Comisario dijo lo anterior dio instrucciones al personal federal para proceder al retiro de los elementos, unidades y antimotines que aguardaban el momento para proceder el desalojo.

La policía federal y los antimotines llegaron alrededor del medio día con toda la intensión de proceder al desalojo de los ejidatarios de la primera caseta tomada desde la mañana del sábado 9 de diciembre.

Fueron varios intentos de diálogo entre el comisariado y los ejidatarios y poco después de las 13 horas les pidió formar una comisión de seis personas y acudir a dialogar a la Secretaría General de Gobierno para llegar a un acuerdo con las autoridades, incluso dijo que él se comprometía a llevarlos y regresarlos sin ningún problema.

Los ejidatarios, desde que vieron llegar los antimotines solicitaron ayuda a los integrantes de los demás ejidos que se habían retirado a sus casas por lo que poco a poco empezó a llegar gente de Cieneguitas y El Pino, que son los más cercanos.

Ante la propuesta del comisario de acudir a dialogar con el Secretario General de Gobierno los ejidatarios se opusieron, "con él hemos dialogado bastantes ocasiones y no resuelve nada, al contrario, ya no le creemos", comentaron los inconformes quienes pedían dialogar pero con el Gobernador.

Durante el diálogo de aproximadamente 10 minutos entre los ejidatarios y el comisariado de la federal, una persona estuvo hostigando al jefe policíaco quien en varias ocasiones le pidió guardar silencio hasta llegar un momento en que el propio comisario Carreón Garrido se abalanzó contra el manifestante.

Esto provocó que los uniformados que escoltaban al comisariado federal se avalanzaran junto con él pero para contenerlo y esto provocó que uno de los policías federales aventara a una mujer.

Por cerca de dos minutos los ánimos se caldearon, gritos y empujones por todos lados. Los ejidatarios que estaban más retirados de inmediato corrieron hacia el grupo para defender a sus compañeros, lo mismo hicieron los antimotines que estaban a más de 100 metros de distancia.

Afortunadamente la cordura llegó a ambos lados y el comisariado federal les dio un plazo de 15 minutos a los ejidatarios para ponerse de acuerdo y nombrar a una comitiva y llevarlos a dialogar, incluso les dijo que si acudían a platicar con las autoridades él se comprometía a que, independientemente de los acuerdos logrados, no habría desalojo, al menos no por ese día jueves.

"Hoy no haremos nada, nosotros nos retiramos por hoy, pero platiquen con las autoridades y lleguen a un acuerdo", dijo el Comisariado de la Policía Federal Rafael Carreón Garrido.

Pero si los ejidatarios se negaban a dialogar con las autoridades, entonces él tenía que proceder.

Esos 15 minutos se convirtieron en casi una hora, en ese lapso de tiempo los ejidatarios aseguraban que no acudirían a dialogar con el Secretario General de Gobierno porque ya no confiaban en él y responsabilizaban al Gobierno del Estado de lo que sucediera en ese lugar.

Comentarios

Fotos más vistas