Retos para las empresas de outsourcing

Columnas Finanzas LUIS A. ARRATIA

En la propuesta de Reforma Laboral, así como en las difusiones que tiene nuestro actual Gobierno, existe la tendencia encaminada que no se permita que el personal de una empresa esté afiliado o “dado de alta” en otra empresa. Esto obedece al hecho de que, en un importante porcentaje de ocasiones en este modelo de contratación, se ha incurrido en considerables de fraudes fiscales, laborales y de seguridad social. Además de esta tendencia, podría resultar que las empresas prestadoras de servicios, requerirán obtener un permiso y formar parte de un padrón federal para poder continuar trabajando.

Independientemente de la controversia de este tema, en caso de que se apruebe la Reforma con estas consideraciones, demandará importantes cambios y retos para las empresas en general y, sobre todo, para las empresas de outsourcing.

Hablando de las empresas de outsourcing, me gustaría analizar los siguientes retos que, posiblemente, tendrán que afrontar muy pronto:

1. Garantizar una genuina especialización en los servicios brindados: Tomando como base que, cuando se subcontrate un servicio éste tendrá que justificarse porque se está contratando una operación específica y especializada, las empresas de outsourcing deberán comenzar a especializarse en determinados servicios que los negocios en México pudieran necesitar. Tales como servicios de seguridad externa, limpieza, mantenimiento, promotoría, custodia de activos, cobranza, contabilidad, etc.

2. Ser un servicio de asesoría integral: Buscando ser una empresa de outsourcing que resuelva y atienda lo referente a la nómina, buscaremos que dicha empresa sea capaz de abarcar el total de actividades relacionados con la administración integral de personal. Es decir, la empresa deberá ser capaz de cerrar el círculo que comienza con la contratación de un grupo de empleados y termina con la liquidación de los mismos. Esto pasando por temas de IMSS, cálculo de impuestos, bases de datos, expedientes, contratos, temas bancarios, nóminas, reportes, parámetros legales, etc.

Además, estos servicios deberán tener la opción invariable de poder ser llevados a cabo sin necesidad de migrar el personal al registro patronal de la empresa de outsourcing.

3. Brindar valores agregados: Entre administrar al personal internamente en una empresa y que un tercero nos lo administre, la decisión deberá ser sencilla. La empresa de outsourcing deberá brindar ciertas ventajas que, normalmente, no tendríamos en casa. Esperaríamos encontrar mejores y más económicas formas de pagar las nóminas sin necesidad de recurrir a esquemas ilegales. Que tengamos la información y los soportes del vínculo con nuestros empleados siempre al día, completos y en orden, y que tengamos siempre la certeza precisa y absoluta de los costos de nuestro personal. Coordinar la administración de préstamos, viáticos, comedor… entre otras muchas actividades y responsabilidades.

4. Cobrar comisiones competentes: Hemos visto servicios de outsourcing con comisiones sumamente altas, bajo la justificación de prometer brindar ahorros muy significantes en los pagos de nóminas e impuestos. Sin embargo, dicho ahorro estaba fincado en esquemas agresivos. El punto es, que las comisiones que las empresas de outsourcing cobren, deberá estar en función de lo que realmente cuesta administrar el personal para una empresa que se dedica a esto, y que dicha comisión sea menor a lo que me costaría hacerlo “en casa”. De otra forma, dejará de ser conveniente.

5. Aplicar tecnología: La especialización nos demanda enfoque a una disciplina que, en este caso, es la administración de personal. Nos gustaría ver que las empresas de outsourcing exploten dicho enfoque para poder llevar a sus clientes tecnologías de procesamiento, control, custodia de documentos, seguridad y obtención de reportes que mucho ayudarán a los negocios en México.

6. Permear buenas prácticas: Los procesos de administración de personal, tal como su nombre lo indica, son meramente administrativos. Por ende, son rutinarios y parametrizables, y así esperaríamos que una empresa de outsourcing tenga métodos y prácticas que aseguren eficiencia, orden y control en el desempeño de su servicio, basado en una avanzada pero práctica parametrización de actividades.

Mientras que para algunas empresas de outsourcing estos cambios representarán una fuerte amenaza, otras verán una gran oportunidad de crecimiento y de solventar varias necesidades que comenzarán a cobrar mayor importancia en los negocios en México.

C.P. y M.I. LUIS A. ARRATIA DÍAZ luis.arratia@zesatiinternacional.com

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA