Tormenta invernal provocó crisis humanitaria en Texas

Internacional AP

Dos días antes de que comenzara la tormenta, la principal funcionaria electa de Houston aconsejó a la ciudadanía a prepararse como lo harían para un fuerte huracán. Muchos le hicieron caso: los texanos que pudieron almacenaron alimentos y agua, mientras que organismos no lucrativos y agencias gubernamentales se dispusieron a ayudar a quienes no podían.

Pero pocos advirtieron el fiasco que estaba por llegar. No podían estar preparados.

Conforme las temperaturas se desplomaron, y la nieve y hielo azotaron al estado, gran parte de la red eléctrica de Texas colapsó, seguida por sus sistemas de agua. Decenas de millones se apiñaron en hogares helados que lentamente se enfriaban más o huyeron a lugares seguros. Y un estado orgulloso, receloso de la regulación y la ayuda externa, se quedó en busca de ayuda de otros estados y grupos humanitarios mientras gran parte de sus 29 millones de habitantes intentaban sobrevivir.

En un hospital, trabajadores estaban parados afuera para recolectar agua de lluvia. Otros se formaron en una llave que funcionaba en un parque. Una madre llevó a sus tres hijos a un albergue en una mueblería después de ver su aliento formarse en el tráiler familiar. Profesores universitarios recaudaron fondos para que sus estudiantes pudieran pagar comidas.

Imágenes de texanos desesperados circularon por todo el mundo. Algunos las compararon con un lugar menos rico o egocéntrico. Para otros expuso problemas que venían empeorando desde hace tiempo.

Al liderazgo republicano del estado lo culparon de ignorar las advertencias de que el invierno podría generar el caos y de no proveer a funcionarios locales con suficiente información sobre cómo proteger a los residentes.

Una semana después de advertir a su condado con casi 5 millones de habitantes sobre la inminente tormenta, la jueza del condado Harris Lina Hidalgo dormía en un colchón inflable en el centro de operaciones de emergencia del condado. Su casa se quedó sin electricidad tres noches.

“Vale la pena plantear la pregunta: ¿quién montó este sistema y quién lo perpetuó sabiendo que no estaba en sitio la regulación correcta?”, dijo Hidalgo. “Esas preguntas se tendrán que hacer y espero que haya cambios. La comunidad merece respuestas”.

Lea la noticia completa aquí
 Dos días antes de que comenzara la tormenta, la principal funcionaria electa de Houston aconsejó a la ciudadanía a prepararse como lo harían para un fuerte huracán. (ARCHIVO)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA