Invierno 'pega' más a familias vulnerables de Torreón

La i Laguna LA I LAGUNA

Las heladas que se registraron en La Laguna y que en Torreón dejaron ayer martes una temperatura mínima de - 1 grados centígrados se convirtieron en un dolor de cabeza para un gran número de familias que viven en condiciones de vulnerabilidad en la colonia Ampliación Valle La Rosita y que no cuentan con la protección necesaria en sus viviendas y tampoco con suficiente ropa abrigadora.

En muchos hogares construidos de block, lámina y cartón, es imposible aislar el frío. Apenas y les alcanza para colocar hule en los techos y algunas tablas para soportar el viento que aunque es ligero, les cala hasta los huesos.

"Se la pasa uno mal porque de repente no sale la capa de los pobres como es el sol y pues uno tiene que darle a lo venga, enfrentarle, como dice el dicho, y pues ¿qué puede hacer uno?", dijo San Juana Borges Ramírez, quien vive en una casa que le prestaron desde hace dos años y que se ubica justo en una esquina del bulevar Diagonal Las Fuentes y la calle Laguna de Viesca. →

Con ella habitan su hijo Jesús, de 27 años; su nuera Adriana, de 19; y sus dos nietas, de 4 y 1 años de edad. A la niña mayor, Regina, no la pudieron preinscribir por internet el año pasado a preescolar porque en casa no hay teléfono celular. Ayer por la mañana la pequeña se la pasó jugando entre la tierra con su perro mientras su madre lavaba un montón de ropa en la parte frontal de la vivienda, acondicionada con tablas.

El hijo de San Juana apenas retomó el trabajo en la obra, pues esta se había suspendido por la pandemia por el COVID-19.

Con el poco dinero que Jesús lleva a la casa, por lo menos tienen para sobrevivir al día y regularmente les alcanza para comer frijoles, sopa y un chilito a mordidas, platicó la mujer que ocasionalmente sale en su triciclo a barrer banquetas de algunas casas de Torreón y a pedir ropa usada que ya no le sirva a quienes le dan trabajo para después revenderla con ayuda de su nuera.

Aunque viven humildemente, San Juana dijo que este año nuevo lo que le pidieron a Dios es tener salud y trabajo para sacar adelante a las niñas.

Como esta familia, hay otras personas de Ampliación Valle La Rosita que en esta temporada resienten con mayor fuerza las bajas temperaturas que en este 2021 coinciden con la emergencia sanitaria por el coronavirus.

La pandemia ha dejado afectaciones económicas y también exige que la población tenga que desembolsar recursos adicionales para adquirir los insumos necesarios para protegerse de esta enfermedad como los cubrebocas y el gel antibacterial, lo que complica el escenario para quienes viven en condiciones precarias.

"Pues todo mundo tenemos miedo por el COVID, ¿quién no?, se cuida su boca uno, y puro gastadero. Yo nomás le pido a Dios que nos dé salud, fuerza, para salir adelante y que esa enfermedad se vaya quitando".

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA