Contexto lagunero

Columnas Finanzas JUAN MANUEL GONZÁLEZ

Cuántos días vividos, ¡¡25, 571!!, cumplí un año más….o me queda un año menos. He llegado a los 70 años. La longevidad de los mexicanos está en 75 años en promedio, en teoría me quedan 1, 826 días, un poco más del 6%. Después de llegar a la expectativa de vida promedio, quizá no quede mucha o quizá sí, uno le apuesta a tener tiempo extra. Hay muchas razones para aprovechar lo que queda, mucho o poco.

Cumplir años es por lo general motivo de alegría, de celebración, de gusto por haber llegado, sobre todo si se llega bien. Como adulto mayor, se aprecian y se respetan los años que hemos vivido. De repente uno cumple setenta años y, también de repente, uno se da cuenta de que se siente casi igual que a los sesenta. No es solamente un año más sino también uno menos por vivir. Y eso provoca que le demos un valor mas alto a los años por venir y también a cada día. Cada momento de lo que resta, es un instante valioso e importante.

Camilo José Cela -escritor español, murió a los 86 años-, decía que “cuando se es joven, se es joven para toda la vida”. Y yo agrego que también, hay gente vieja desde la adolescencia, no aprenden, no evolucionan, no se reinventan para enfrentar el mundo laboral y la vida entera. La vida, cuando uno quiere de verdad vivirla, es una experiencia de crecimiento y el crecimiento, por definición, implica cambio. Nos sacamos la lotería de la vida sin comprar boleto, somos muy afortunados y hay que vivir bien usados, sacándole provecho, para uno mismo y para los demás, a los dones personales que recibimos.

Quién no conoce jóvenes viejos, septuagenarios, octogenarios y hasta nonagenarios jóvenes y felices. La juventud es algo que se mantiene contra viento y marea, la verdadera juventud no es la cronológica, no, implica un largo aprendizaje. Sólo cuando se renuncia a ser joven es cuando la vejez se presenta y barre todas las ilusiones.

Todo es cuestión de sentido común. Con la edad tal vez perdemos memoria y agilidad, pero nuestra visión del mundo cambia para expandirse. Los húngaros dicen que la vejez resta agilidad a las patas del caballo, pero no le impiden relinchar; los alemanes dicen que los árboles más viejos dan los frutos más dulces. Hay un estudio de la Universidad de Harvard que llega a la conclusión de que la gente cuando pasa de los 70 años no sólo mejora la inteligencia, sino que también su felicidad aumenta.La vejez empieza, cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas y cuando se acaban las ganas de aprender y de servir.

La edad no puede ser criterio de exclusión y las normas que mandan a los mayores a la parálisis laboral son reaccionarias. Es más, la discriminación laboral de las personas por su edad se asemeja a la segregación del individuo por su raza o sexo, pero peor, porque esta discriminación por edad se aplica a todos.A lo largo de mis 46 años de vida laboral he aprendido varias lecciones. Una que, pese a los años, hay que mantener incesantes las potencias del cuerpo y del alma, evolucionar y actualizarse, me jubilé a los 60, pero sigo trabajando desde entonces. La segunda, que no hay enemigo peor que los prejuicios sobre la edad. Descartar del mundo laboral a la gente simplemente por su edad es ignorar la realidad biológica, psicológica y social y no aceptar el potencial que tenemos los adultos mayores. Starbucks tiene en la ciudad de México un café atendido con mucho éxito solo por personas adultos mayores. La tienda de departamentos mas complicada podría funcionar de igual manera solo con personas de la tercera edad -y yo tomaría el reto de formar el equipo-. No servimos solo de “cerillos” -sin que ello tenga algo malo-.

A nadie sensato se le ocurre decir que Mario Vargas Llosa-escritor y político-, deje de escribir por tener 84 años, ni que Valentín Fuster -cardiólogo y escritor español, nacido en enero-, no imparta más sus diarias Lecciones de vidaporque ya va a cumplir 78 años, nique Santiago Muñoz Machado -jurista y académico español, también nacido en enero-, tenga que renunciar a su cargo de director de la Real Academia Españolao cerrar su despacho de Derecho Administrativo solo porque ya pasa de 71; o que Ignacio López Tarso, nacido en enero, deje de ser actor por el solo hecho de tener 95 años, o que Mario Molina -químico físico mexicano ganador del nobel de química en 1995-, deje la química porque ya cumplió 77. Ningún motivo hay para prescindir de alguien guiándose solo por el Registro Civil.

Hace algún tiempo, no mucho, alguien me preguntó cómo veía la situación de los mayores de 70 años en México. La respuesta fue lo que pensaba y sigo pensando. Que un buen día quienes nos gobiernan habían acordado declarar viejo por decreto al que aún no lo era y decidieron jubilarloy mandarlo para casa sin tomar en cuenta las nuevas condiciones en que muchas personas se convierten en adultos mayores.

Incluso, jubilar a los 70 años a un catedrático de Universidad, a un médico, a un juez, a un notario o a un abogado del Estado, o a un ingeniero, es un despropósito. La valía jurídica de un juez, como la docente de un profesor, de un profesionista, no puede medirse en modo alguno de forma tan simple. Como adulto mayor, lo único que hace falta es saber medir bien las distancias, no pedir lo imposible y estar dispuesto a disfrutar la vida.

Es muy probable que con la edad uno pierda en fuerza y vitalidad; pero ganamos en autoridad, reflexión y buen juicio. Lo proclamó hace muchos años Cicerón, un romano sabio. Pero aquella sociedad a la que Cicerón se dirigía era muy diferente a la de hoy, donde abunda el desprecio por los mayores porque ya no se necesitan sus conocimientos y se prefieran las computadoras.

En fin. No hay nada de malo en llegar a tener 70, 80 o más años. Yo creo que lo mmalo es no acertar a comportarse adecuada y resignadamente. La llave para ser feliz se encuentra en no aspirar más allá de lo razonable. Lo primero que el hombre necesita para envejecer es tener decoro, esto es, envejecer sin frivolidad, manteniendo la actividad y con los pies pegados al suelo. ¡¡¡Yo ya llegué a los 70!!!!

www.degerencia.com/jmgc

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA