Golpea pandemia a los que menos ganan en EUA

Internacional AP

Diez meses después del comienzo de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, los trabajadores que menos ganan siguen llevando la mayor carga de las pérdidas de empleos, una característica inusual y dura de la recesión que ha vapuleado la economía.

Usualmente en una recesión, los despidos afectan una vasta gama de sectores -tanto aquellos con trabajadores de ingresos altos y medianos como aquellos con bajos ingresos-, con todos los consumidores reduciendo gastos. Los economistas esperaban que lo mismo iba a ocurrir esta vez.

En lugar de ello, gran parte del resto de la economía se está recuperando, aunque lenta e irregularmente. Las fábricas, aunque no recuperadas totalmente, han estado produciendo y añadiendo empleos cada mes desde mayo. Las ventas de viviendas han subido 26% comparadas con el nivel de hace un año, impulsadas por personas con recursos que pueden trabajar desde casa y buscan mayor espacio. Esa tendencia, a su vez, ha fortalecido empleos de altos ingresos en banca, seguros y bienes raíces.

Pero en diciembre Estados Unidos perdió empleos por primera vez desde abril. Y los despidos se concentraron grandemente en las industrias que han sufrido más porque incluyen contactos en persona que ahora son casi imposibles: restaurantes, bares y hoteles, foros deportivos y salas de conciertos.

Con el virus transformando los hábitos de los compradores, los economistas piensan que una porción de esos empleos en el sector de servicios no regresará una vez la economía recupere su estabilidad. Esa tendencia casi seguramente ampliará aún más las inequidades económicas que han dejado a millones de familias imposibilitadas de comprar comida y pagar alquiler.

"Esas diferencias... en pérdidas de empleos entre los trabajadores de altos y bajos ingresos son casi sin precedentes en las recesiones en Estados Unidos en los últimos 100 años", dijeron en un estudio reciente Brad Hershbein, economista del Upjohn Institute for Employment Research y Harry Holzer, economista en la Universidad Georgetown.

En la superficie, el reporte de empleos del gobierno federal el viernes fue lúgubre: la economía perdió 140,000 empleos. Fue el sexto mes consecutivo en que las contrataciones bajan respecto al mes previo. El desempleo siguió varado en 6,7%, aún elevado.

Lea la noticia completa aquí

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA