LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA

Nosotros

LAS NORIAS SÍ RUEDAN


Me acuerdo de la casa de mis abuelos que ya había quedado dentro del área urbana, pero seguía siendo la clásica casa de rancho, con patio y traspatio, rodeadosde arcos muy coloniales y lleno de árboles frutales… y en medio de todo aquello, una noria.

La noria estaba clausurada habiendo sido derrotada por los servicios de agua y drenaje que mandaban el agua entubada y luego mandaban un recibo que debía pagarse mensualmente según lo que marcara un medidor instalado al efecto.

Pues la noria, clausurada y debidamente cubierta con una tapa de madera, me causaba una impresión algo misteriosa. Por entre las rendijas de la tapa podía yo ver aquel inmenso pozo y me preguntaba quién diablos había tenido el valor de lanzarse a hacer un pozo tan redondito y profundo.

Allá, muchos metros abajo, veíamos mis primos y yo el espejo del agua y a pesar de que estaba prohibido, tirábamos una piedrita que se tardaba mucho en llegar al fondo y luego nos llegaba el reverberante sonido al caer la piedrita en el líquido.

Muchos años después recordaba yo aquella noria, cuando escuchaba al cantante español Camilo Sesto que decía en una canción: estoy harto de rodar como una noria.

La frase me causaba mucha curiosidad porque yo estaba seguro de que las norias no ruedan, porque en realidad es un pozo que se queda ahí para siempre, sin moverse. Esa curiosidad agitó mis neuronas investigadoras y buscando en el diccionario me encontré con una definición que no esperaba.

Resulta que la noria no es el pozo sino el mecanismo que en su versión más primitiva era un tronco colocado sobre dos soportes y al cual se le adapta una manivela. Dándole vueltas a esa manivela se enrolla o desenrolla una cuerda que es la que sostiene el recipiente, muy probablemente una cubeta que es la que va a contener el agua.

Desenrollando la cuerda la cubeta desciende, entra al agua y al volverla enrollar (a la cuerda, ni modo que al agua) hace subir la cubeta con el preciado líquido.

Joan Corominas, en su diccionario etimológico, relaciona el origen de la palabra noria con el verbo gruñir, seguramente por el gruñido o rechinido del mecanismo al operarse.

¡Qué curioso!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios.

donjuanrecaredo@gmail.com Twitter: @donjuanrecaredo

ME PREGUNTA: Gaby López: ¿Es correcto llamar plasma a un televisor plano?

LE RESPONDO: No es correcto, los televisores de plasma hace mucho tiempo que dejaron de fabricarse.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA: La muerte sólo es importante en cuanto nos hace pensar en la vida.

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA