¿A qué edad los niños pueden tener un perro?

Mascotas DANIELA ESCOBEDO DENA

Aunque los perros son considerados el mejor amigo del ser humano, cuando se trata de hacerse responsable de ellos es casa es importante tener en cuenta ciertos parámetros para evitar problemas de socialización entre la mascota y los niños pequeños.


Según la Fundación Affinity, los beneficios en el desarrollo infantil en relación niño-mascota se traducen en aprender sobre responsabilidades, cariño, respeto, comunicación, además de manifestar beneficios en la salud, según el epidemiólogo del departamento de Ciencias Médicas y laboratorio de Ciencias de la Vida, quien señala que los niños con un perro en casa sufren menos enfermedades respiratorias.

Sin embargo, es importante fomentar un vínculo entre ambos, donde se le inculque el respeto por los animales, el factor más importante en este caso es la edad del niño. Según DogHero, se recomienda comenzar con las siguientes actividades en distintas etapas:

Antes de los tres años: Los niños se encuentran en una etapa de desarrollo inicial y autoconocimiento, por lo que no están preparados para ver a una mascota como responsabilidad, sino que las consideran un juguete.

A partir de los cuatro años: Los niños pueden encargarse de algunas tareas, como su alimentación y limpiar ciertas áreas de su casa. Las mascotas que requieren menos atenciones, como un gato, una tortuga o un hámster son recomendadas en esta etapa.

A los 6 años: Es es el excelente momento para tener un perro, ya que el niño es capaz de aceptar responsabilidades como pasearlos, jugar con ellos y bañarlos. A partir de esa edad les pueden dar comida agua e incluso involucrarse en tareas como cepillarles el pelo, siempre y cuando sean vigilados por un adulto.

Entre los 7 y los 11 años: Se encuentra en condiciones de realizar tareas más complejas que indican mayor regularidad, como cambiar su agua, medir la dosis de alimento y lavar su plato.

A partir de los 12 años: Pueden hacerse cargo de los cuidados diarios de su mascota, así como hacerse responsable de sus paseos y tener noción de sus visitas al veterinario.

Es recomendable que desde pequeño se le aclare la importancia del respeto que debe haber entre ellos; una forma de acercarlos dándoles tareas a realizar al niño en relación al perro para que procuren un sentido de satisfacción cuando lo logren.

Recuerda que la decisión de dar un cachorro a un niño implica un gran compromiso, ya que debes ayudar al niño a desarrollar responsabilidades y consciencia.

Aunque los perros son considerados el mejor amigo del ser humano, cuando se trata de hacerse responsable de ellos es casa es importante tener en cuenta ciertos parámetros para evitar problemas de socialización entre la mascota y los niños pequeños. (ESPECIAL)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA