Reconocimiento facial se adapta a los cubrebocas

Finanzas AGENCIAS

Hasta hace algunos meses ver una persona con cubrebocas era sinónimo de desconfianza pues no podíamos saber cuál era la razón detrás del uso de este accesorio. Pero actualmente el efecto es contrario. Consideramos irresponsable a quien no lo porta. El problema de los tapabocas, además de que muchos se quejan de no poder respirar bien, es que entorpecen algunos sistemas, entre ellos, los de reconocimiento facial, por ejemplo, de los celulares. Es por ello que se está trabajando en soluciones.


Considerando que los cubrebocas todavía pasarán mucho tiempo entre nosotros y que, incluso, algunos países ya han vuelto obligatorio su uso, las inversiones en sistemas de reconocimiento facial con la intención de, entre otras cosas, mantener la seguridad y prevenir el crimen, ya no están siendo útiles lo que está llevando a plantear un nuevo tipo de tecnología.

En un artículo publicado en The Conversation, Paul Haskell-Dowland, Decano Asociado de Informática y Seguridad en Edith Cowan University, explicó que el reconocimiento facial implica el uso de la tecnología para identificar rostros humanos en imágenes o videos a partir de características faciales específicas como la distancia entre los ojos y las posiciones relativas de la nariz, la barbilla y la boca. Con dicha información, los sistemas crean una especie de firma facial para, por ejemplo, desbloquear un teléfono celular que se encarga de captar una imagen con la cámara y compararla con el perfil grabado. Este proceso es relativamente simple, pero se complica cuando se trata de identificar rostros en una multitud pues se requiere una base de datos significativa de perfiles con los que comparar la imagen principal.

Países como Australia, China y Estados Unidos ya han invertido en sistemas de reconocimiento facial por cuestiones de seguridad. En muchos casos dicha implementación ha sido criticada por señalamientos de falta de privacidad, pues los perfiles no siempre se obtienen de manera transparente y con la autorización de los usuarios. Pero más allá de ese debate, el uso de cubrebocas sí está afectando el funcionamiento de los sistemas.

EL PROBLEMA DE LOS CUBREBOCAS

Como los sistemas de identificación facial se basan en modelos matemáticos que evalúan las posiciones relativas de los rasgos faciales, cualquier cosa que reduzca la visibilidad de características clave (como la nariz, la boca y el mentón) interfiere con la tecnología. De hecho, es común que, por ejemplo, en una manifestación, quienes planean hacer destrozos usen algo que les cubra la mayor parte de la cara con la intención de no ser identificados.

Por ello es que, de acuerdo con el artículo, las autoridades están preocupadas ante la posibilidad de que, el uso masivo de cubrebocas, termine por inhibir su intención de usar esta tecnología para, por ejemplo, reconocer a un delincuente.

Al respecto, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de los Estados Unidos (NIST) coordinó un proyecto de investigación para evaluar cómo las máscaras impactaban el desempeño de varios sistemas de reconocimiento facial utilizados en todo el mundo y encontró que algunos algoritmos tenían problemas para identificar correctamente a las personas hasta en el 50% de las veces. Algunos algoritmos incluso tuvieron problemas para localizar una cara cuando una máscara cubría demasiado.

Además, actualmente no existen conjuntos de datos fotográficos de personas con cubrebocas que puedan usarse para entrenar y evaluar los sistemas de reconocimiento facial.

El problema de las mascarillas, además de no poder respirar bien, es que entorpece hasta el reconocimiento facial. (EL SIGLO DE TORRÉON)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA