Trabajan en un Plan B ante la inminente desaparición del Fidecine

Espectáculos EL UNIVERSAL

María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), reconoce que todo apunta que el único apoyo económico con que cuenta la producción de películas nacionales, desaparecerá.


El Fidecine, que desde 2002 ha apoyado a una de cada cinco filmes realizados, se encuentra ahora en manos del legislativo con el aviso presidencial de desaparecer todos los fideicomisos.

La semana pasada Mario Delgado, coordinador de la fracción mayoritaria de Morena en la Cámara Baja, y quien se había comprometido en mayo a que no desaparecería, dijo el Fideicomiso sería evaluado.

"Todo indica que no se va a conservar este instrumento y, antes esa eventualidad, es trabajar el Plan B", dijo la funcionaria en una charla virtual seguida por integrantes de la comunidad cinematográfica.

"Esto significó que hiciéramos de manera puntual y cuidadosa un nuevo programa presupuestario del Imcine, adicional al que ya teníamos de subsidios, sujeto a reglas de operación, para que el presupuesto del fideicomiso pase a Imcine y podamos continuar con los apoyos al cine mexicano de la manera en lo habíamos platicado con los fideicomisos", explicó.

Destacó que el documento ya se encuentra en la Secretaría de Hacienda y debe ser Presidencia quien lo proponga para que sea votado y puesto en marcha.

Hasta julio Novaro preveía el cambio de Fidecine a algo que había llamado Focine, en el que dicho fondo podría operar con los recursos del ya extinto Foprocine y los del aún vivo Fidecine, para apoyar a proyectos de todo tipo.

En caso de que se acepte la propuesta de Imcine para manejar los recursos, detalló que se lanzarían convocatoria de apoyo a la producción para películas de ficción, documental, animación (por separado), óperas primas de escuelas de cine, cine para infancia de niños y niñas y cortometrajes por región.

"Si el legislativo decide extinguirlo (al Fidecine) tenemos ya lista la modificación a la ley, pero a favor del propio Imcine de tal manera que la tarea de dar, de manejar las convocatorias, de apoyo a la producción y exhibición, sea algo que esté en la ley", recalcó Novaro.

A pregunta expresa señaló que el recorte presupuestario propuesto por Hacienda, el cual quita más de 40 millones de pesos, queda en manos de los diputados, quiene deben dar visto bueno o modificar las cifras.

"Estamos negociando, hablando de nuestra necesidades. Por ahora el reto es cómo absorbemos el recorte de tal manera que los sustantivo no se vea afectado, pero está en manos de ellos", aseveró Novaro.

María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), reconoce que todo apunta que el único apoyo económico con que cuenta la producción de películas nacionales, desaparecerá. (ARCHIVO)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA