Una vida de altruismo

Nosotros EL SIGLO DE TORREÓN

Desde los 10 años Carlos Jalife García sabía lo que quería, ayudar a los demás. En 1955 el hijo de don Salvador Jalife y Cecilia García, inició su largo camino altruista al ser parte de la Cruz Roja, pues siendo un niño dio sus pininos en esa institución contestando el teléfono. De sus años ahí las experiencias que lo marcaron fueron muchas, tuvo la oportunidad de colaborar en acontecimientos como las inundaciones del 68 y 91, la carrera ciclista de La vuelta a La Laguna, además de diversas excursiones, servicios de emergencia, entre otras actividades que le forjaron el carácter y lo capacitaron para ocupar cargos posteriores en la benemérita institución.


Dentro de la Cruz Roja ocupó cargos como oficial, secretario, ayudante de servicios especiales, sub jefe del cuerpo de socorristas y presidente del consejo directivo. Junto a su esposa Susana, quien fue presidenta del Comité de damas, realizaron gran trabajo en la institución, como la ampliación y remodelación del edificio principal del hospital. Él se encargó de la construcción de forma honorífica.

En 1970, Jalife García ingresó al Club Sertoma de Torreón. Fue presidente en el periodo de 1974-1975 y logró la máxima presea: Club de honor de oro con presidente, secretario y tesorero distinguidos. Permaneció en sus filas hasta el año de 1994.

En 1975 y 1976 fue presidente ejecutivo de la campaña de recaudación de fondos a favor de la Escuela Técnica Industrial, donde por medio de la rifa de una casa que él construyó logró juntar los recursos para adquirir equipo que necesitaban los alumnos.

En ese mismo periodo formó parte del patronato del Albergue tutelar para menores infractores, donde consiguió una mejoría en la atención, alimentación e instalaciones.

Para el año 1978 ingresó al patronato de La casa de la beneficencia de Torreón A.C., ahora conocida como La casa del niño, donde logró la construcción de un nuevo inmueble y fue presidente de la campaña El litro de plata, que diseño administrativamente.

Carlos Jalife García fue integrante del primer patronato del Teatro Isauro Martínez y uno de los actores principales para que se llevara a cabo la rehabilitación del teatro en 1982.

Cabe recordar que para el 75 aniversario de la ciudad de Torreón en 1982, el teatro, considerado uno de los más hermosos del mundo, abrió sus puertas luego de estar cerca de seis años recibiendo trabajos de rehabilitación. Sin embargo, todavía para ese año, el recinto no estaba 100 por ciento terminado y tenía obras suspendidas. Junto a Javier Garza, Javier Willy, Pepe Amarante, Sonia Salum, realizaron trabajos titánicos para culminar la remodelación, además de la construcción del Centro Cultural del Teatro Isauro Martínez.

Su servicio a la comunidad no paró ahí, pues también formó parte del Patronato del Cuerpo de Bomberos, del Patronato Lagunero de Arte y Cultura y del patronato para la remodelación de la Biblioteca Municipal de Torreón.

Fue socio fundador de PAPRO, en 1986 ingresó al consejo Consultivo de Seguridad Pública, además en ese año organizó una colecta para remodelar el edificio del Instituto México.

Un año más tarde ayudó al Centro de Salud Mental organizando un maratón de televisión y una campaña llamada En busca de un hogar, cuyos recursos fueron destinados a comprar una casa en la colonia Aviación donde a la fecha la institución sigue operando.

También promovió la constitución de un patronato que se encargaría de la remodelación de La Casa del Cerro. Y en 1992 orienta al patronato Encendamos una luz. Además formó parte del COPLADEM, el Consejo Estatal de los Organismos no Gubernamentales y el Comité Municipal de Protección Civil.

No conformé con ayudar a la sociedad, Carlos también se desarrolló como empresario y formó seis empresas dedicadas a la construcción.

Su trabajo le valió el reconocimiento del Ayuntamiento con la presea Medalla de Oro Torreón y fue declarado Ciudadano Distinguido el 15 de septiembre de 1993. Mientras que el Gobierno del Estado lo reconoció con la presea Impulsores de Coahuila.

El Club Rotario Campestre le dio el título de Socio Paul Harris con botoncillo y medalla de oro, por la efectiva y excelente labor desarrollada en beneficio de la comprensión y las relaciones de amistad entre los pueblos del mundo.

Del Club Sertoma de Torreón recibió la presea Premio servicio a la humanidad. La Cruz Roja le concedió la condecoración de perseverancia por sus 30 años de servicios desinteresados y le otorgó el grado de comandante general de tres estrellas, además del grado de Medalla de oficial de la orden de honor y mérito, la medalla y el grado de Gran Cruz, las cuales recibió en el año de 1998. También acumuló múltiples diplomas de reconocimientos.

Las obras que en vida realizó Carlos Jalife García hoy forman parte de la historia de esta ciudad.

Carlos Jalife García falleció el pasado 3 de septiembre. (CORTESÍA)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA