Protestan contra Gobierno en Bielorrusia

Internacional EFE

Decenas de miles de personas salieron a protestar en Minsk en víspera de la importante reunión que mantendrán este lunes en la ciudad rusa de Sochi los presidentes de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, y de Rusia, Vladímir Putin.


"¡No olvidamos! ¡No perdonamos!", gritaban los manifestantes, muchos de ellos envueltos en banderas rojiblancas, símbolo de la independencia y del movimiento de protesta.

Por quinto domingo consecutivo los bielorrusos marcharon pacíficamente en la capital y en otras ciudades del país, desafiando a la policía y al Ejército, que acordonaron las principales plazas y edificios administrativos.

PROTESTA DOMINICAL

Según medios internacionales, el grueso de los manifestantes en la capital intentó avanzar por la Avenida de la Independencia hacia la residencia de Lukashenko, aunque los cordones policiales se lo impidieron.

La seguridad en el centro de la ciudad y, en particular, en el Palacio de la Independencia, lugar de trabajo del presidente, fue reforzada por vehículos blindados militares, mientras se podían ver tiradores de élite desplegados en la azotea del edificio.

Como en anteriores ocasiones, la policía tomó horas antes el corazón de Minsk y cerró todos los accesos, pero no pudo impedir el avance de las columnas con los manifestantes desde distintas partes de la ciudad.

Algunas fuentes estimaron en 150,000 los participantes en la marcha -entre los que figuraban familias enteras y mujeres con niños pequeños en un ambiente festivo-, que al igual que las anteriores no había sido autorizada por el Ayuntamiento de Minsk.

Las autoridades también intentaron obstruir el flujo de manifestantes al centro de la ciudad al cerrar hasta siete estaciones de metro, incluido la Plaza Lenin y Oktiábraskaya.

DEMANDAS DE LIBERACIÓN

Además de la renuncia del presidente y la convocatoria de nuevas elecciones, los manifestantes exigieron la liberación de los miembros del presidium del consejo coordinador opositor, entre ellos María Kolésnikova, que se negó a ser expulsada del país y ahora se encuentra en prisión.

Kolésnikova, que ha sido trasladada al centro de reclusión de Zhódino, acusó a los agentes del KGB que la secuestraron hace una semana de amenazarla de muerte.

Al romper su pasaporte, la opositora fue detenida y ahora es investigada en el caso penal incoado contra el consejo opositor por intentar tomar el poder y amenazar la seguridad nacional.

Según medios internacionales, el grueso de los manifestantes en la capital intentó avanzar por la Avenida de la Independencia. (AP)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA