Los ganadores en la pandemia

Finanzas AGENCIAS

Con la crisis sanitaria por el COVID-19 y los efectos económicos en los mercados financieros, se revalorizaron los productos básicos que forman parte de la vida cotidiana, como el jugo de naranja, el café, azúcar, arroz y el oro. Estos alimentos y metales forman parte del grupo de materias primas o commodities como se les conoce en los mercados de futuros en donde se negocian.


El consumo de estos productos en la pandemia ha permitido que algunas industrias no salieran tan impactadas, pues la gente no dejó de comprarlos y aumentó su consumo, lo que significó empleos e inversiones. Las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) son las que aprovechan más estos commodities para sus productos, como por ejemplo el cacao, como materia prima para producir chocolate. También los referenciados al ganado para las compañías de alimentos que venden pollo o carne para las hamburguesas fueron muy solicitados durante la cuarentena, por medio de aplicaciones móviles.

En la BMV los inversionistas también pueden incluir estas opciones en su portafolios. Rich explica que hay instrumentos de inversión en los que se replican los movimientos de los precios de los commodities en los mercados financieros. Por ejemplo, si alguien estuviera interesado en comprar oro luego de que subió su precio, lo puede hacer de manera indirecta. En lo que va del año, su cotización presenta un crecimiento de 27.3% por la incertidumbre de la pandemia y ante las tasas bajas en Estados Unidos.

Los inversionistas se refugian en este metal precioso para preservar el valor de sus activos. Comprar monedas en oro, expone, implica salir y guardarlo, y cuando uno lo quiera vender, su valor no cambia uno a uno, como en el mercado de valores. Lo mismo sucede con una joya de plata que se atesora en los hogares, destaca.

Algunas de las Afore invierten el dinero de las pensiones de sus afiliados en diversas mercancías. Datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) indican que los activos de los 67.1 millones de cuentas que manejan las administradoras sumaron 4.2 billones de pesos, equivalentes a 17.7% del Producto Interno Bruto (PIB).

Al cierre del primer semestre de 2020, la cartera de las sociedades de inversión de las Afore destinaba 51.9% del total del ahorro pensionario de los afiliados a valores respaldados por el gobierno federal.

En deuda privada de empresas nacionales está invertido 15.9% y en acciones de empresas que cotizan en bolsas de valores internacionales hay 18.1%. También invierten en fideicomisos relacionados con proyectos inmobiliarios, conocidos como Fibras, y en deuda internacional. Una proporción muy pequeña la destinan a mercancías, con 0.5% del total, rubro en el cual hay una plusvalía a favor de los afiliados a las Afore de mil 63 millones de pesos.

Existen 1.3 billones de pesos del ahorro pensionario de los mexicanos que se encuentran en inversiones para el desarrollo de empresas mexicanas de distintos tamaños que pertenecen a diversos sectores de la actividad económica, y muchas seguramente están relacionadas con los commodities. La inversión de las Afore en títulos no gubernamentales para el financiamiento de actividades productivas en el sector de alimentos fue de 35 mil 303 millones de pesos al cierre de junio del presente año, y en siderúrgicas, por 66 millones de pesos.

Las Afore también están invirtiendo en el papel que emiten en el mercado de valores las empresas productivas del Estado, que son las que de alguna forma tienen que ver con los commodities del sector energético. Al cierre del primer semestre del año, en papel de deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) hay invertidos 59 mil 936 millones de pesos del ahorro de los mexicanos que están en alguna de las Afore.

Brillan reservas en oro

México se ha beneficiado con el incremento de precios de algunos commodities, como por ejemplo el oro. Una parte del valor de las reservas internacionales del país está expresada en ese metal precioso.

Actualmente el saldo de las reservas es de 193 mil 267 millones de dólares, muy cerca del máximo histórico que alcanzaron en enero de 2015, con 196 mil millones. La posición en oro de las reservas aumentó de valor, al pasar de 6 mil 113 millones de dólares registrados el año pasado a 6 mil 822 millones en junio de 2020. Incluyen depósitos y swaps de oro.

En términos de volumen, representan 3.86 millones de onzas troy de oro fino. México es el país con la mayor tenencia de oro de reservas en América Latina en cuanto a monto, con 3.5 % del total de sus activos internacionales. Le sigue Brasil, con 3 mil 861 millones de dólares en oro, aunque representa 1.1 % del total de sus activos. Argentina tiene 3 mil 533 millones de dólares expresadas en el metal, y es 8.3 % del total. Si bien Ecuador posee mil 353 millones de dólares en oro, significan 51.2 % de sus reservas internacionales. En el plano mundial, China tiene el mayor monto, con 110 mil 760 millones de dólares. Destacan Suiza, con 59 mil 204 millones de dólares en reservas, o 6.2 % del total, y Japón, con 43 mil 499 millones de dólares expresados en oro, o 3.1 % del total, de acuerdo con datos del FMI.

Con la crisis sanitaria por el COVID-19 y los efectos económicos en los mercados financieros, se revalorizaron los productos básicos que forman parte de la vida cotidiana, como el jugo de naranja, el café, azúcar, arroz y el oro. Estos alimentos y metales forman parte del grupo de materias primas o commodities como se les conoce en los mercados de futuros en donde se negocian. (EL UNIVERSAL)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA