Policía de Argentina logra aumento salarial

Internacional AP

El gobernador de la provincia de Buenos Aires anunció un aumento salarial para la policía en un intento por silenciar la protesta de la fuerza que ya lleva cuatro días en reclamo de mejores ingresos y condiciones de trabajo en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.


Los aumentos se reflejarán en el salario neto que recibirán los uniformados, en los fondos que reciben para comprar sus uniformes y en las horas extras, dijo Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, la más poblada e importante del país.

El anuncio se produjo luego de que en la víspera las autoridades provinciales y el gobierno nacional afrontaran manifestaciones de miles de uniformados de la fuerza, la más numerosa del país con unos 90,000 agentes, en las inmediaciones de las residencias del gobernador y del presidente Alberto Fernández en las afueras de Buenos Aires.

Los policías se quejan de sus bajos salarios, de que pagan el alcohol en gel y otros insumos sanitarios de su bolsillo y que los compañeros de los agentes infectados no son aislados adecuadamente. Al mismo tiempo exigen móviles policiales sin desperfectos técnicos y capacitación y entrenamiento permanente.

Kicillof anunció que unos 39,000 oficiales de la policía bonaerense "pasarán a percibir un salario de bolsillo de 44,000 pesos (unos 559 dólares)" y que también habrá aumentos para "toda la jerarquía".

En la actualidad, los oficiales de menor rango reciben 34,000 pesos (unos 430 dólares) al mes, en un contexto de inflación y crisis económica agravada por la pandemia.

Por otro lado, se destinarán 5,000 pesos (63 dólares) por mes para la adquisición de uniformes, lo que más que cuadriplica la cifra vigente en la actualidad, y se aumentará el valor de las horas extras a 120 pesos (1.5 dólares), tres veces más que lo que los agentes cobran en la actualidad.

Los agentes del servicio penitenciario también serán beneficiados con estos aumentos.

Los agentes analizarán en las próximas horas el anuncio.

El reclamo de la policía bonaerense generó un temor en el gobierno por el posible efecto contagio en otras fuerzas de seguridad.

Para poder hacer efectivas estas subas, Fernández anunció la víspera una quita de más del 1% de la distribución nacional de impuestos destinada a la Ciudad de Buenos Aires para dirigir esos recursos a la provincia, medida que no ha sido bien recibida por las autoridades capitalinas.

Los agentes del servicio penitenciario también serán beneficiados con estos aumentos. (EFE)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA