Costa Rica amplía apertura económica tras panorama gris por el COVID-19

Internacional EL UNIVERSAL

Tras seis meses de pandemia de la COVID-19, Costa Rica puso en marcha este miércoles la mayor fase de apertura de actividades económicas frente a un gris panorama que pinta un riesgo de saturación del sistema de salud ante el aumento de casos de las últimas semanas.


Esta fase de apertura ha sido llamada por el Gobierno como "Costa Rica trabaja y se cuida", en la cual ha hecho un llamado a la responsabilidad individual de cada ciudadano para evitar un crecimiento exponencial de casos.

A partir de este miércoles podrán operar establecimientos como los gimnasios, cines, museos, las iglesias con un máximo de 125 asistentes, salones de eventos para no más de 30 personas, entre otros. Todos estos lugares deben cumplir con medidas de distanciamiento y protocolos particulares.

Los hoteles podrán operar a un 100 % de su aforo. Antes se les permitía un 50 %.

En la fase previa de apertura las autoridades ya habían autorizado a operar a las tiendas, los restaurantes, los centros comerciales, las cafeterías y ferreterías, entre otros.

Esta ampliación de la apertura se produce cuando Costa Rica está en una curva creciente de casos con más de 1.000 diarios, y con récord de cifras de hospitalizaciones, 509 este miércoles, de las cuales 237 están en unidades de cuidados intensivos.

La ocupación en las camas de cuidados intensivos habilitadas para pacientes con COVID-19 ya supera el 70 %, por lo que las autoridades han advertido del riesgo de una inminente saturación si la tendencia de contagios sigue al alza.

En total Costa Rica contabiliza 51.224 casos de COVID-19, de los cuales han muerto 543.

CAMBIAR LA TENDENCIA, LA DIFÍCIL TAREA EN MEDIO DE LA APERTURA

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, insistió este miércoles en que "el Gobierno hará su parte" pero que es necesario "comprometernos todos, como país, a cambiar la tendencia", para lo cual la actitud responsable de los ciudadanos es fundamental.

"Tenemos por delante meses dificilísimos, probablemente los más duros que ha vivido Costa Rica. Los expertos señalan que la guerra contra el COVID no se gana únicamente en los hospitales, sino en las comunidades, en los centros de trabajo, en las casas y sobre todo en la conciencia de cada persona", expresó

El Centro Centroamericano de Población de la estatal Universidad de Costa Rica advirtió que si el país no reduce la Tasa de Reproducción (Tasa R) del virus, el escenario de saturación de los hospitales es inminente para finales de septiembre..

La Tasa R indica el número promedio de personas que contagia cada infectado durante todo el tiempo en que es contagioso.

A finales de julio Costa Rica tenía una Tasa R de 1, lo que quiere decir que cada generación de casos es reemplazada por otra de igual tamaño, por lo que los casos no aumentan ni disminuyen en el tiempo.

Sin embargo, para finales de agosto la Tasa R se ubicó en el 1,15.

El estudio afirma que las restricciones de movilidad e interacción impuestas en agosto por el Gobierno "tuvieron poco impacto".

El informe expone tres escenarios. El primero es "neutro", que supone que el país mantenga la Tasa R de 1,15 y en el cual los casos diarios llegarán hasta los 2.100 a final de mes , con 1.100 personas demandando hospitalización, 360 de ellas en camas de cuidados intensivos. La cifra acumulada de fallecidos llegaría a 960.

El segundo escenario es el "optimista", en el cual la gente cumple las medidas preventivas y la Tasa R disminuye al 0,8. Con ello, el panorama es de un descenso moderado en el número de casos nuevos que llegaría a 900 diarios.

El tercer escenario es el "pesimista", que supone "una nefasta tendencia a aumentar la Tasa R a 1,5", lo que provocaría "un catastrófico aumento exponencial de la curva de nuevos infectados" hasta alcanzar los 4.200 casos diarios al 2 de octubre, según el estudio.

Desde el inicio de la pandemia Costa Rica se ha concentrado en aumentar su capacidad hospitalaria para atender a los pacientes graves.

En marzo, este país tenía apenas 24 camas de cuidados intensivos y 150 para pacientes moderados, exclusivas para la COVID-19.

En la actualidad esas cifras son de 304 y 986, respectivamente.

El presidente Alvarado enfatizó este miércoles en que la población debe asumir su responsabilidad y protegerse y advirtió que si la tendencia al alza de contagios se mantiene en las próximas semanas, el Gobierno volverá a aplicar fases de cierre de actividades acompañadas por restricciones a la movilidad.

Tras seis meses de pandemia de la COVID-19, Costa Rica puso en marcha este miércoles la mayor fase de apertura de actividades económicas frente a un gris panorama que pinta un riesgo de saturación del sistema de salud ante el aumento de casos de las últimas semanas. (ARCHIVO)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA