Descarrilan tren en conflictiva zona indígena de Chile

Internacional AP

Desconocidos atentaron el jueves con armas de fuego contra un tren de carga vacío que se descarriló en la conflictiva zona indígena de La Araucanía, en el sur de Chile, engrosando una larga lista de ataques incendiarios a vehículos y propiedades para presionar por la liberación de un líder mapuche condenado por asesinato.


La violencia en la zona mapuche se arrastra por décadas y en muchas ocasiones los atentados son reivindicados por grupos indígenas que exigen la devolución de tierras.

El descarrilamiento se produjo en las cercanías de Ercilla, 600 kilómetros al sur de Santiago, luego que desconocidos dispararon contra la cabina blindada del maquinista, que recibió algunas esquirlas en el rostro, informó la policía.

El ataque se suma a un atentado incendiario ocurrido en la víspera contra un radar de la Dirección General de Aeronáutica Civil, poco después de que desconocidos quemaron máquinas en un fundo de propiedad de una empresa forestal de La Araucanía, balearon un vehículo, la casa de un agricultor y una caseta de seguridad policial.

Los atentados en la región se cuentan por decenas el último mes y han terminado con varias escuelas rurales incendiadas.

El recrudecimiento de la violencia coincide con una huelga de hambre de Celestino Córdova, un machi o líder religioso mapuche que desde hace 86 días se niega a ingerir alimentos para exigir que lo liberen de prisión y poder cumplir en su comunidad una condena a 18 años de cárcel por el asesinato en un incendio de un matrimonio de ancianos en 2013. Otros ocho mapuches se plegaron a la huelga de Córdova.

Además, las sedes de cuatro municipios de La Araucanía permanecen ocupados pacíficamente por mapuches que exigen la liberación de Córdova y de los otros huelguistas.

La Corte de Apelaciones de Temuco, 700 kilómetros al sur de Santiago, rechazó el jueves un recurso de amparo en favor de Córdova, quien en 2018 realizó otra huelga de hambre durante 101 días, cuando exigía que lo dejaran salir de prisión para acudir a un "rewe" o altar para desarrollar una ceremonia religiosa ancestral.

La violencia en la zona se arrastra y en ocasiones los atentados son reivindicados por indígenas. (CORTESÍA)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA