Muere por COVID-19 interno del Cereso

Durango EL SIGLO DE TORREÓN

A través de la Dirección del Centro de Reinserción Social (Cereso) número 1 de la ciudad de Durango, se dio a conocer que el pasado lunes falleció un hombre privado de su libertad a causa de COVID-19.


De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), esta persona tenía 52 años de edad y era de reciente ingreso.

Fue el pasado viernes cuando personal de la Policía Penitenciaria trasladó a a esta persona al Hospital General 450, para ser atendida por algunas molestias que presentó.

Debido a su condición de salud, se quedó internada con los protocolos de actuación correspondientes, hasta que ayer se reportó su deceso.

Las autoridades de salud informaron que la causa de muerte de este hombre fue COVID-19.

La SSP indicó que en el momento en que fue recibido en el centro penitenciario, como en todos los casos, el hombre permaneció en área de aislamiento.

En dicho espacio, las personas de nuevo ingreso permanecen durante un periodo de entre 30 y 40 días, para luego pasar con el resto de la población del penal.

Sobre el cerco sanitario que se implementó desde el pasado 17 de marzo en el interior del Cereso número 1, consistente en la cancelación de visitas de familiares, este se mantiene vigente.

De esta manera, se da prioridad al personal que labora en el lugar, así como a la población penitenciaria.

YA ESTABA ENFERMO

Entrevistada sobre el tema, Iliana Alvarado Salinas, subsecretaria del Sistema Penitenciario de la SSP, comentó que es muy posible que el fallecido haya ingresado al penal, ya contagiado de coronavirus.

El pasado fin de semana presentó síntomas como dificultad para respirar, por lo que se determinó su traslado para recibir atención médica al hospital ya mencionado.

El resultado positivo de la prueba se entregó el pasado domingo, mientras que su fallecimiento se registró durante la madrugada del lunes.

Derivado de esta situación, se implementará la aplicación de un muestreo a quienes ingresen al penal, con el objetivo de reducir el riesgo de contagio.

Esto contempla la aplicación de la prueba COVID-19, pues lo que menos se quiere es que haya un brote en el lugar.

Alvarado Salinas manifestó que no se han dejado de implementar las medidas preventivas en torno al Cereso durante los casi cuatro meses de contingencia y hasta ahora solamente se ha tenido un caso positivo y fallecimiento.

Hay más personal médico, la promoción del constante uso de gel antibacterial y jabón, así como la sanitización de todas las áreas.

Recalcó que se mantienen suspendidas las visitas de familiares a los internos de los centros penitenciarios de la entidad.

Es muy posible que el fallecido haya ingresado al penal ya contagiado de coronavirus. (EL SIGLO DE TORREÓN)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA