CONTEXTO LAGUNERO

Columnas Finanzas JUAN MANUEL GONZÁLEZ

Hay mucha gente que se siente cansada

y sola en su trabajo. En un análisis llamado

General Society Survey efectuado en el año 2016, se compararon los resultados con otro estudio similar efectuado veinte años antes y se encontró que se duplicó el número de personas que reconocen estar sumamente exhaustos en su trabajo. cerca del 50% dicen que casi siempre están exhaustos en su trabajo. Estos resultados estadísticos son alarmantes y representan aumentos dramáticos comparados con más de dos décadas atrás. Y aún hay más: existe una significativa correlación entre sentirse exhausto en el trabajo y sentirse solo, entre más exhaustos, se sienten también más solos.

Uno pudiera pensar que este tipo de soledad en el trabajo es por un aislamiento social pero no es así, es el resultado de estar exhaustos emocional y físicamente. En el libro The Happiness Track (La Ruta de la Felicidad), de Emma Sepälä podemos encontrar que el 50% de las personas -en todas las profesiones y en todas las organizaciones-, se encuentran física y emocionalmente exhaustos.

Y no es por una carga excesiva de trabajo; la soledad es algo muy reconocido en estas personas.

Este problema es muy dominante en todas las profesiones y en todos los niveles organizacionales.

La soledad en el trabajo, independientemente de si es causada por aislamiento social o por estar exhausto, tiene serias consecuencias en las personas. La soledad tiene un fuerte impacto en la longevidad y en la salud física y psicológica. La Universidad de California confirmó en un estudio que, mientras la obesidad reduce la longevidad en un 20%, el consumo excesivo de alcohol la reduce en un 30% y el fumar la reduce en un 50%, la soledad la reduce en un 70%.

En efecto, otro estudio sugiere que la soledad aumenta la posibilidad de problemas cardíacos -los problemas cardíacos son una de las principales causas de muerte en países desarrollados- en un 30%. Por otra parte, sentirse integrados y en conexión social con los demás puede fortalecer nuestro sistema inmunológico, alargar nuestra vida y disminuir la ansiedad y la depresión.

Como pueden dar fe los que la han experimentado, la soledad es un sentimiento emocionalmente doloroso, incluso, en nuestro cerebro se registra como un dolor físico. Las repercusiones sociales de este mal impactan directamente nuestra productividad en el trabajo debido a que provoca que la gente deje de estar comprometida con su empresa. La Escuela de Negocios Smith, de la Universidad Queens en Canadá y la Organización Gallup han determinado el alto costo que representa para las empresas la ausencia de compromiso en sus empleados: casi un 37% mas de ausentismo, 49% más accidentes de trabajo, 16% menos utilidades y un 65% menos en el costo de las acciones de la empresa a través del tiempo.

Hay varias recomendaciones para contrarrestar el aumento de las personas solitarias y exhaustas en el trabajo, estas recomendaciones se enfocan en la reducción de estrés, la práctica de la plena conciencia (mindfulness) y la reducción de la carga de trabajo. Estas recomendaciones consideran el cansancio en el trabajo como una condición individual. Pero el estar exhausto y sentirse solo, sugiere que existe una mejor conexión humana con el trabajo puede ser la clave para que los empleados no se sientan exhaustos.

Después de todo, el factor más importante para la felicidad en el trabajo reside en mantener relaciones sociales positivas con los compañeros de trabajo. El compromiso con el trabajo está directamente asociado con relaciones sociales positivas que involucran sentimientos de valor, bien soportados, respetados y seguros. El sentirse socialmente conectado proporciona a las personas mayor bienestar psicológico el cual se traduce en mayor productividad y mejor desempeño. Aumenta la autoestima, la confianza, la empatía y la colaboración.

Es conveniente impulsar una cultura de inclusión y empatía. La empatía en particular puede aminorar considerablemente el hastio y la soledad en el trabajo porque promueve la resiliencia, lo anterior lo demostró Jane Dutton, profesora de la Universidad de Michigan.

Promover en los empleados las “redes sociales de desarrollo” -pequeños grupos de trabajo con los compañeros con los que rutinariamente se esta en contacto en el trabajo- para obtener sugerencias y consejos o incluso soporte emocional. En la gran mayoría de las empresas, estos grupos de trabajo se forman solos por casualidad, pero las empresas pueden ayudar a fomentarlos proporcionando coaches o mentores que los faciliten y dando las facilidades de tiempo para ello.

Los desafíos y retos para las empresas son altos cuando se trata de evitar que surjan empleados exhaustos y que se sienten solos.

Estos problemas les cuestan a las empresas de Gran Bretaña miles de millones de dólares cada año y a los Estados Unidos le representa un costo de salud de cientos de miles de millones de dólares anualmente. En las empresas mexicanas es seguro que el costo también es muy elevado. Es tiempo de que los gerentes, directivos y lideres de las empresas mexicanas tomen acciones para dar la batalla a estas epidemias.

jmgzzc@gmail.com
Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee