Torreón miércoles 28 de may 2003, 11:22am - nota 5 de 13

Nueva tendencia la producción de tomates en invernadero / Matamoros, Coah.

Por:


MATAMOROS, COAH.- La producción de tomate a través de invernaderos será la nueva tendencia en el agro mexicano y permitirá una producción nueve veces más de lo que se produce por el sistema tradicional, afirmó Pedro Cano Ríos, jefe del Programa de Hortalizas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

En una oficina atiborrada de libros, carpetas y papeles diversos, se encontraba el investigador, quien manifestó que cuatro años de investigación y trabajo, están dando como resultado integrar un paquete tecnológico donde su última fase, será la de obtener una producción de tomate inocua, “exenta de todo tipo de insecticidas, fungicida y fertilizantes artificiales”.

“En Inglaterra, la mitad de su producción agrícola es hortícola. En México los productores seguramente tenderán a producir en invernaderos, en macetas y bolsas de plástico, como sucede ya en países desarrollados, otro ejemplo también es Japón”, comparó el investigador.

Determinó que ortodoxamente en México y particularmente en la Comarca Lagunera, no se acepta una producción a través de invernaderos pues se piensa en un producto netamente artificial, debido a las sustancias utilizadas para su siembra.

Unos anteojos metal dorado dejaron ver una mirada decisiva cuando afirmó que la buena noticia para los productores de tomate no tardará más de dos años al momento en que se pueda constituir el proyecto, “pues estamos trabajando para ofrecer un tomate cercano a lo orgánico, libre de sustancias artificiales”.

Y es que según el investigador, lo anterior se trata de una producción casi natural ya que se aplican insecticidas y fungicidas orgánicos, “la siembra del tomate como otros cultivos, se ven afectados por la mosquita blanca de la hoja plateada; entonces, el control biológico es una alternativa en el que resaltan los hongos entomopatógenos –verticillium lecaní, paecilomyces, fumoroseus y beauveria bassiana- organismos que se pueden incluír en el manejo integral de la planta”.

Según Cano Ríos, lo anterior permite evaluar la efectividad de los bioinsecticidas, “así como Amistar, que también es un producto orgánico, dirigido a controlar enfermedades del tomate como es el tizon temprano, cenicilla y mohofoliar”.

“Estamos trabajando con esos insecticidas y amistar, por lo que seguros, podemos decir que la producción de tomate por invernaderos, tendrá la misma calidad que la que se logra en el campo, y con mayores beneficios”.

De acuerdo a los estudios de Cano Ríos, en el campo se obtiene un rendimiento de 20 a 25 toneladas de tomate, y a través del invernadero, podremos conseguir una producción de 220 toneladas por hectárea; cosecha de alta calidad a nivel experimental que se puede llevar a los Estados Unidos, lo cual arrojará grandes beneficios al productor mexicano”, puntualizó.

¿QUÉ ES EL LICOPENO?

El licopeno es un pigmento soluble en grasas, al cual deben su característico color rojo los tomates, sandías, y pomelo rojo entre otros. Licopeno, al igual que el más conocido b-caroteno, forma parte de la gran familia de los carotenoides, compuesto que no forma el hombre en su organismo, sino que los tiene que obtener a través de la alimentación (lo sintetizan plantas y microorganismos).

¿Qué beneficios trae el consumo del LICOPENO?

Posee antioxidantes, y actúa protegiendo a las células humanas del “stress oxidativo”, producido por la acción de los radicales libres, y que es uno de los principales de las enfermedades cariovasculares, del cáncer y del envejecimiento.

¿Cuál es el mecanismo de acción del LICPOENO?

El “stress oxidativo”, es causado por la acción de los radicales libres, que son moléculas extremada-mente inestables y, por lo tanto, con gran poder reactivo, que se forman en nuestro cuerpo por el contacto con el oxígeno y actúan afectando a las membranas celulares y atacando el material genético de las células.

¿Cuál es la fuente del consumo de LICOPENO?

El cuerpo humano no es capaz de sintetizar licopeno, por lo que su aporte es a través de la dieta. Existen fuentes naturales de licopeno como el tomate, la sandía, la guayaba y el escaramujo, pero la fuente más importante es el tomate, así como los productos derivados del mismo, como las salsas, zumos, sopas, ketchup, tomate frío.

Investigadores confirman el hecho que el licopeno es absorbido mucho mejor (hasta 2.5 veces más) si se consume como salsa que como fruta natural o zumo, debido a que el licopeno se absorbe mejor a través de las grasas y aceites, y a que, durante el proceso industrial, se rompen las paredes celulares del fruto, que son las que dificultan la absorción del licopeno.

FUENTE: Investigación de El Siglo de Torreón

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 284 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT