La lagunera Hiromi quiere estar en la final de La Academia

Espectáculos

EL SIGLO DE TORREÓN

TORREÓN, COAH.- Apenas tenía un año y medio y ya cantaba con una cuchara como micrófono. A los cuatro, ya estaba segura que un día aparecería en la televisión. Y anoche, el sueño de Hiromi se hizo realidad.

Confiada en llegar a la final, la lagunera viajó para ser una más de los alumnos de la tercera generación de La Academia. Y esa seguridad es a causa de los muchos años de preparación profesional que Marla Hiromi Hayakawa Salas, tiene en su haber.

Porque según dijo doña Elsa Salas de Hayakawa, madre de Hiromi, antes de viajar a la Ciudad de México la joven mexicana nacida en Japón aseguró que “los laguneros van a estar orgullosos porque voy a llegar a la final”.

Hiromi tiene 21 años y estudia el octavo semestre de ingeniería industrial en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Laguna, en donde ha tenido la oportunidad de actuar en numerosas obras como parte del grupo de teatro.

Hasta ha compartido el escenario con actores como Humberto Zurita, Héctor Bonilla, Diana Bracho, Nuria Bages, Odiseo Bichir y Erick del Castillo, en réquiems que el Tec ha organizado a Sor Juana Inés de la Cruz, Octavio Paz y Juan Rulfo.

En teatro musical ha logrado destacar desde 1996 en obras como La Máquina del Tiempo, El Diluvio que Viene (en el papel de Clementina), José el Soñador (como narradora), Te Amo, Eres lo Máximo, Pero Cambia (actriz y cantante), ¡Qué Plantón! (como la cebolla) y en el grupo de teatro del Sistema ITESM, conformado por alumnos de todos los campus de esta institución. Estas presentaciones le han permitido a Hiromi pisar diversos escenarios teatrales en Torreón, Monterrey, la Ciudad de México, Durango, Aguascalientes, Chihuahua, Mazatlán entre otros.

Y no se puede pasar por alto su calidad interpretativa en los ensambles y conciertos musicales, el más reciente de ellos Ensamble Broadway, donde el público la aclamaba en canciones como Mañana de Anita la Huerfanita, No Sé Cómo Amarlo de Jesucristo Superestrella y Tiempos de Amor del musical Rent.

La Comarca Lagunera es considerada tierra fértil, semillero de talentos en todas las áreas de la sociedad y Hiromi demostrará la certeza de esta premisa, día a día en La Academia y en los conciertos dominicales.

DE SU VIDA

Sus amigos y familiares la llaman Marla, pero en La Academia optaron por su segundo nombre -Hiromi-, debido a que otra alumna también se llama Marla.

-Aunque nació en Fukuoka (Japón) el 19 de octubre de 1982, Hiromi tiene nacionalidad mexicana.

-Su padre, Alfonso Hayakawa Miyamoto, nació en Torreón, aunque sus raíces son del lejano oriente. Su madre, Elsa Salas de Hayakawa, es originaria de Chihuahua. Completa su familia una hermana menor, Elsa Kaori, de 19 años.

-Doña Elsa asegura que no sólo fue una bebé muy esperada sino que también muy deseada, ya que tuvo que someterse a diversos tratamientos para poder embarazarse. La cigüeña finalmente llegó cuando la pareja Hayakawa Salas radicaba en Japón, debido al doctorado que don Alfonso realizaba por aquellas tierras.

-No obstante, ellos decidieron que su hija sería mexicana y por eso la registraron en la Embajada de México en Japón.

-Sus estudios de primaria los realizó en el colegio Alemán, luego pasó a la secundaria La Luz (del sistema ITESM), y bachillerato y profesional en el Tecnológico de Monterrey.

-Desde pequeña ha participado en las corales de las instituciones en las que estudiaba y desde 1996 forma parte del grupo de teatro del Tec, que le ha dado la oportunidad de demostrar su capacidad artística en el canto, la actuación y el baile.

-En un curso de verano en los Estados Unidos conoció al saltillense Jesús Alberto Esquivel de la Rosa, su novio desde hace siete meses.

FUENTE: Investigación de El Siglo de Torreón

Una chica seria

Dice doña Elsa de Hayakawa que Hiromi no iba nerviosa, pero sí muy segura de llegar a la final: “Esta vez La Laguna no va a quedar fuera tan rápido, fue lo que dijo antes de irse”.

Hiromi es una joven muy seria, pero en cuanto sube al escenario se transforma y demuestra todo su talento, motivo de muchos buenos comentarios por parte de sus maestros y del público.

No obstante, doña Elsa comenta que el mejor consejo que le dio a su hija fue estar abierta a las críticas: “Le dije que se acordara que iba a tener críticas, que la iban a regañar, que no siempre todo iba a estar bien”. Aún así, la alentó para que participara y se mostrara cómo es porque está segura de su capacidad.

A Hiromi le gusta mucho ir al café con sus amigos y también reunirse en casa de alguno de ellos para hacer una carne asada o pedir pizzas. Pero cada que tiene oportunidad, aprovecha para dormir, una de las cosas que más le gusta hacer según su mamá.

Doña Elsa está consciente del gran cambio que va a tener su hija, tanto en lo profesional como en su desarrollo personal, pero confía en la madurez de Hiromi para enfrentar lo que venga.

Noticias relacionadas
Además lee