18 de febrero de 2019 notifications search
menu
Deportes

La arbitro Virginia Tovar sacude al futbol mexicano en su debut


lunes 23 de febrero 2004, actualizada 11:22 am


Irapuato, Gto.- El futbol mexicano vivió ayer una jornada histórica con el debut de la primera mujer arbitro, Virginia Tovar, que expulsó a dos jugadores y señaló un penalti en su primer partido en el máximo circuito.

Tovar, de 35 años, impartió justicia en el duelo del Irapuato que ganó por 2-1 al América, éste último uno de los clubes más difíciles para cualquier árbitro en el futbol mexicano.

El mexicano Cuauhtémoc Blanco, que se queja habitualmente de las decisiones arbítrales, se comportó pero al final, ante la derrota de su equipo, si mostró desacuerdo con el trabajo de Tovar, aunque sin malas palabras ni actitudes.

Tovar, quien ya había pitado en la fase de ascenso y tenía un amistoso entre dos clubes grandes en el 2000 como experiencia, se movió bien en sus diagonales, estuvo cerca de las jugadas y mostró sin dudar, seis tarjetas amarillas, dos rojas y marcó un penalti.

El argentino Diego Garay, del Irapuato y autor de un gol, recibió la primera tarjeta amarilla de Tovar, que después amonestó a Raúl Salinas por una falta en el área que fue castigada con un penalti, convertido por el ecuatoriano Edison Méndez.

La mujer árbitro expulsó al costarricense Ronald Gómez (Irapuato) a cinco minuto del final y en al 90 le mostró la roja al mexicano Jesús Mendoza, en los momentos más difíciles de su trabajo ante la desesperación del América por buscar el empate.

Los jugadores tuvieron un comportamiento ejemplar y discutieron poco las decisiones de Virginia Tovar, en el partido jugado en el estadio “Sergio León Chávez” de Irapuato.

El debut de Tovar como la primera mujer que pita un partido tuvo el añadido de que su hermana Isabel Tovar aplicó como juez de línea en el encuentro entre los Pumas de la UNAM y los Jaguares de Chiapas.

Tovar, quien tiene varios años como árbitro, ya había dirigido un partido de equipos de primera división, el que disputaron el Celaya y el Puebla en el Torneo “Cuna del futbol” mexicano en su edición del año 2000.

Al mando de una mujer

Los nervios sólo le permitieron desayunar jugo de piña, huevos estrellados y un café... En el vestidor se acordó de su compadre Cruz -asistente internacional-, quien hace tiempo le obsequió una moneda acompañada por una oración... objetos inseparables desde entonces... "dame la posibilidad de estar al límite y tomar las decisiones atinadas".

Después rezó un Padrenuestro y se echó la moneda a la bolsa. También llevó consigo sus aretes y una cadenita dorada con un corazón que le obsequió su esposo (Armando Rojas). El nerviosismo quedó atrás en cuanto saltó a la cancha.

"Ehhh!... fuiiii", fue el grito que capturó el momento histórico.

Primero, a las 13:35, salió a calentar, perseguida por una veintena de fotógrafos, después, a la hora del partido, el acoso siguió. "No sean malos -pidió a los camarógrafos en su camino al escenario- dennos chance de bajar".

Hubo regalos por doquier, como el arreglo floral entregado por el club Irapuato, "de parte de la afición fresera"; o la caja de cristal encapsulada que le ofrendó Germán Villa, junto con un reconocimiento también de vidrio: "Virginia Tovar, el Club de Futbol América le desea una próspera y exitosa carrera como árbitro profesional".

Mauricio Solís frenó a Navia y fue el primer faul que pitó a los siete minutos.

Vio de cerca –minuto 26- el gol de Diego Garay y no dudó al señalar el penalti –minuto 33- que cometió Raúl Salinas sobre Bejines.

Edison Méndez hizo efectiva la ejecución que puso en peligro el invicto de 13 juegos del América. De ahí, más amonestaciones, como la aplicada a Eduardo Fuentes por frenar a Navia. "Pin... vieja pen..." gritó alguien por ahí. Y el golazo de Reinaldo Navia, al 41, para meter a su equipo en la pelea.

Hasta el medio tiempo llegó el obispo José de Jesús Martínez Zepeda, originario de Tepeji del Río, aunque residente de la capital. Allá por el rumbo de Santa Ursula, donde batallaba cada que había partido. "Están ganando las mujeres en todos los ámbitos, la igualdad entre unos y otros", dijo el obispo.

Atrás de una portería, media docena de cabezas de pollo lanzadas por los "Hijos de la Mermelada" y desde un palco, la pancarta: "Guautémoc, Irapuato te saluda".

Y es que Cuauhtémoc volvió a polarizar las "mentadas", las burlas "Cuasimodo, Cuasimodo" y los "vivas". Aunque también hubo algo para Vicky Tovar... "Pin... vieja pen...", cuando no le marcaron una falta a Blanco, que prefirió reclamar al abanderado antes que a Virginia.

Al final Virginia Tovar expresó: "Yo creo que gané", a manera de resumen, no por la victoria fresera de 2-1 sobre las Águilas, no por la pérdida del invicto americanista, sí por su actuación en la cancha.

"Me pareció un muy buen partido. Estoy muy contenta, pero prefiero que ustedes califiquen mi trabajo", agregó la mujer árbitro, rodeada por una flota de reporteros en el improvisado reducto destinado para las entrevistas.

"Mi hermana está trabajando como asistente y ya como árbitro es diferente, porque eres la máxima autoridad. Se comportaron muy bien los jugadores y les agradezco".

-¿Hiciste historia? -Sí, la verdad muy contenta por haber sido yo.

Pero ahora, "debo pelear por ganar la continuidad en primera división y seguir trabajando. No me sentí nerviosa, sino contenta, motivada, porque tenía a todos los medios, los espectadores..." El debut la motiva a revelar sus sueños: "Me gustaría arbitrar en el Azteca o estar en un clásico o en un Mundial varonil".

Y a los jugadores, "les agradezco a todos, se portaron muy respetuosos conmigo".

-¿Será porque eres mujer? -Podría ser, probablemente sí. Se portaron a la altura. A lo mejor cuando tenga 30 partidos se comporten de otra forma.

Desde un principio le sorprendió la designación. "No me esperaba este partido, pero estoy contenta de que se haya dado", comentó.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...