21 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas

El juego del siglo

Arturo Brizio Carter
miércoles 05 de julio 2006, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

Está encima la primera Semifinal de la Copa del Mundo con el partido que enfrenta al anfitrión Alemania contra Italia, juego que tradicionalmente reviste una rivalidad que va mas allá de lo deportivo.

En 1970 el estadio Azteca lucía sus mejores galas para recibir este mismo encuentro en idéntica fase del torneo mientras en Guadalajara buscaban su boleto a la final Brasil ante Uruguay.

El árbitro designado para este importante partido representaba a México aunque era peruano. Se trataba de Arturo Yamasaki quién había llegado a nuestro país tres años antes contratado por don Guillermo Cañedo para elevar el nivel del arbitraje azteca.

El ?chino?, como se le conoce cariñosamente se encontraba en su tercer Mundial pues había asistido, representando a Perú, a los torneos de Chile 62 e Inglaterra 66 y estaba considerado como uno de los mejores jueces del orbe.

Alemania venía de eliminar a los ingleses en León en una especie de venganza por el robo sufrido en la final de Wembley apenas cuatro años antes y era el favorito sentimental del publico mexicano pues Italia había eliminado al Tricolor en Toluca ganando por goleada.

En este contexto, el partido se desarrolló con una lucha sorda en medio campo y empeoró al anotar el gol de la quiniela el equipo italiano pues fieles a su costumbre se echaron atrás y pusieron hasta el camión en la portería para defender su exigua ventaja.

El partido fue tremendo en el esfuerzo y cuando restaban segundos para terminar el tiempo reglamentario apareció el teutón Schnellinger y la mando guardar para determinar el tiempo extra.

Lo que vino después fue la locura; goles, volteretas en el marcador, fallas ante el marco y yerros defensivos , pifias monumentales del silbante y la victoria italiana 4 goles por 3.

Esto se conoce como el ?Partido del Siglo? y se le rinde pleitesía cada que se habla de alguna epopeya.

Cuando el partido agonizaba, Franz Beckenbauer sufrió una falta quedando lesionado en el césped. Yamasaki lo dejó en el suelo y no permitió el ingreso de las asistencias. Al terminar el tiempo regular, fue atendido y el técnico alemán, asistido de un interprete le dijo al silbante a gritos: ?Cuando un jugador alemán queda tirado, está lesionado en serio?.

Obviamente los germanos no pueden, hasta la fecha, ver ni en pintura a Arturo Yamasaki.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...