12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

'Chamuco Treviño', toda una vida sobre el ring

El rudísimo habla sobre su larga carrera en el pancracio

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 14 de noviembre 2019, actualizada 8:08 am

Enlace copiado

Retomando nuestro Jueves Sensacional de Lucha Libre, presentamos a un lagunero que ha pasado 40 años sobre el cuadrilátero, con mucha calidad y amor de sobra por el deporte de los costalazos: el "Chamuco Treviño".

Entrevistado en la Arena Azteca, Joel Treviño González nos compartió que inició a luchar en el año de 1979, cuando debutó como "Chamaco Treviño", entrando de auxiliar en una lucha a la que acompañó a sus hermanos, Viento Negro I y II. Ellos fueron sus primeros maestros en el deporte de los costalazos, para luego recibir instrucción de los históricos Juan Flores "La Sombra" y el "Halcón Suriano", quienes le exigieron al máximo en lucha olímpica, intercolegial y grecorromana, entrenando arduamente dos veces al día, seis horas diarias, desde que tenía 11 años de edad, hasta que le llegó la oportunidad de debutar, con 17 años a cuestas.

INESPERADO DEBUT

"Ese día faltó el Asterión y yo supuestamente no estaba todavía preparado, fui a ver a mis hermanos y me hablaron de ahí de las gradas, dando la sorpresa que tuve el rendimiento que debe dar un luchador profesional. El promotor, que era Javier Dipp, me pidió que preparara mi equipo porque a la siguiente semana ya iba a estar programado en una función, yo no tenía ni nombre, ni nada, me mandaron a debutar a Matamoros, luego San Pedro y Lerdo, me preguntaron mi apellido y les dije que Treviño, me vieron muy joven y me pusieron "Chamaco Treviño", me quedé entonces con ese nombre de batalla", relató.

Comenzó Treviño una carrera en la que ascendió rápidamente, en base a calidad, constancia y disciplina, alternando sus actividades en el ring, con la labor en el creciente corporativo de Soriana, donde trabajó 14 años hasta que se independizó y ahora gana algo de dinero extra, vendiendo mercancía estadounidense.

Para 1982, Joel ya destacaba en el pancracio lagunero: "me llegó la oportunidad de debutar en la Arena Olímpico, era muy difícil luchar ahí, era como llegar a la Arena México, venía René Guajardo como promotor, muy estricto en el rendimiento de la lucha, pero tuve muy buenos compañeros como Brillante, Caballero Halcón y rápido escalamos, nos aventamos como un año en las luchas preliminares y en las segundas", rememoró.

HURACÁN RAMÍREZ, SU ÍDOLO

Fue al formar la tercia de "Los Asesinos del ring", que a Treviño le llegaron las grandes oportunidades: "junto a Gran Danton y Reptil, empezamos a ser estrellas, recibiendo a los luchadores de México, de gran fama, como Kung Fu, Kato Kung Lee, Doctor Wagner, Huracán Ramírez, quien era mi ídolo, yo lo veía como un artista del cine nacional, yo no podía creer que iba a luchar con él, porque era lo máximo, pero ya arriba del ring te transformas, eres como un súper héroe, se te quitan los nervios y le entras a competir para ser el mejor. Huracán se fue muy contento con mi trabajo e incluso me hizo la invitación a irme al DF, él me apoyaba, pero por muchas cosas, miedo, mi familia porque me casé muy joven, tendría que dejar mi trabajo, no me animé a irme, decisión de la que no me arrepiento, aunque algunos compañeros me reprochan; me faltó decisión".

/media/top5/1247146jpeg.jpeg

CAMBIO DE APODO

Con todo y que no se incorporó a las "Grandes Ligas", Treviño recorrió prácticamente todo el país, convirtiéndose en una figura muy importante en Monterrey, Ciudad Juárez y Tijuana, donde incluso dio vida a otros personajes. En su recorrido por la lona, tuvo la particularidad de luchar ante padres e hijos: "una vez luché con Doctor Wagner papá, en paz descanse, nos hizo garras a mí, a Danton y a Reptil, ni lo despeinamos, mis respetos, era un magnífico luchador. Para mi sorpresa, luego me tocó debutar a Doctor Wagner Junior, en la 23 y Victoria, lo cual es un orgullo para mí, todavía nos acordamos y nos da gusto recordarlo, eso fue cuando ya me decían "Chamuco Treviño", porque ya no tenía la edad para ser un chamaco y aparte me cambié de rudo, fue la misma gente la que decía que yo era muy malo, un chamuco y de ahí agarré el nombre", describió.

SE RETIRA EN DICIEMBRE

Cercano a cumplir los 60 años de edad, Joel Treviño ya vislumbra su retiro, el cual ocurrirá durante el próximo mes de diciembre: "me entristece pensar en mi retiro, pero tengo que hacerlo por mi salud. Tengo dañados dos discos de mi columna y ya me dan problemas, además de los ligamentos de las rodillas, me he caído cuando ando corriendo, afortunadamente no me ha pasado en la lucha, pero a mí me gusta darle el cien por ciento a la gente y sobre todo a la lucha libre, porque yo los respeto muchísimo, así que no quiero engañar a la gente y quiero dejar una buena imagen", sentenció el lagunero.

Será el 15 ó 22 de diciembre, cuando Chamuco Treviño hará su lucha de retiro en una magna función, teniendo como escenario la Arena Azteca, actuando junto al legado viviente que deja: Chamuco Treviño Junior, en lo que seguramente será una velada para recordar, en un cartel con elementos de la Alianza Metropolitana de Lucha Libre, que busca dignificar ese deporte en la región. Decirle adiós a la lucha no será fácil para Treviño, quien guarda gratitud a la disciplina que ha sido su vida: "le digo gracias a la lucha, me ha dado una profesión, amigos, maestros, una hermosa familia, todo lo que me ha dado, jamás se me va a olvidar".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...